lunes, 28 de septiembre de 2009

La huérfana.

La Huérfana


Tras una oleada de decepciones (grandes) en lo que respecta al género del ‘’terror’’ (las comillas tienen un valor muy particular en mis críticas: apréndanlo), días atrás me di el lujo de visitar las instalaciones del cinema Ocho, para ver una película que según el periódico, prometía muchísimo. Sin demasiadas expectativas a pesar de los 9 puntos y la grandeza que le dieron los críticos, concurrí inocentemente a las instalaciones del cinema la plata para encontrarme con una de las más grandes sorpresas del año.
El 2.009 demuestra ser, hasta el momento, un año lamentable para el cine a nivel internacional. Pero hay excepciones, que marcan la diferencia. Y ''La Huérfana'', una película cuyo adelanto me ha mostrado escenas sumamente trilladas, acaba mezclando inigualablemente los géneros del thriller, el drama, el suspenso y el terror, para crear una combinación muy particular, con altos y bajos (por supuesto, tampoco es un milagro) que elevan el contenido de la película a un nivel satisfactorio.
La historia se enfoca en la vida de un matrimonio, que tras la pérdida de un hijo (el tercero que tendrían), deciden ir a un instituto para la adopción de un hijo.
Yo no sé mucho del mecanismo de adopción, aunque me ha sorprendido cuán increíblemente rápido puede adoptarse a una muchacha de… 9 años. No me convenció, aclaro.
Tienen una gran relación con una de ellas, una artista que se cree diferente y que se cierra de su grupo, de las fiestas, de las cosas ‘’infantiles’’ que sus compañeros de ‘’prisión’’ pueden armar… Logra que ellos se encariñen con ella y acaben adoptándola, para –ya en casa- generar un caos que dividirá ideologías… revelación que llevará a la ruptura de la armonía familiar. Todo esto, con secretos, pasiones y cosas ocultas, mucho más serias de lo que parece prometer una película de clase… baja (porque, tampoco es una maravilla ni tiene una calidad impecable, ¿No creen?).
La palabra clave de la película: MANIPULACIÓN. Quizá sea, porque más allá de que la niña endemoniada (la versión femenina del muchacho de la Profecía, aunque mucho más inteligente, más carismática, más sensible, más irónica, más madura…) nos robe el alma durante 120 minutos de largometraje, el personaje (Esther, la de los sucesos extraños que nos muestra el adelanto) manipula a su propia familia (bueh, ni siquiera lo era) para conseguir el amor y la contención que necesitan –por ejemplo- quienes padecen problemas de drogadicción o, en su defecto, quienes padecen problemas mentales. No sólo eso, consigue mediante miembros jóvenes de esta familia, dominar y enfrentar a su gusto y placer, a los padres adoptivos.
Motivos tiene, y de sobra: ocultos en un pasado que no explica reacciones suyas: desde su ‘’diferencia’’ hasta ciertos brotes psicóticos que la hacen aún más extraña.
Sin lugar a dudas esta película, que con aproximadamente dos horas de duración no aburre en ningún momento (eso es positivo, cuando hay películas que con menos duración ‘’duran’’ mucho más…), se convierte en lo mejor que he visto en el año hasta el momento.
Peter Sarsgaard, quien hace un tiempo me ha sorprendido con un protagónico magistral en ‘’Muerte en Galia, realiza una labor impecable, llena de sensibilidad, de pasión y de la chispa justa para un personaje de su talla (que, claro, debe creer y caer en la red de manipulación que le ofrece su queridísima y nueva hija). Vera Farmiga, bien, suficiente. Isabelle Fuhrman, una revelación total, una interpretación intensa y cautivante. Una elección muy acertada, una muchacha muy bella y justa para el papel que le toca interpretar. Esos aires de delirio y locura, sumados al despliegue de pasión constante, hacen de Esther momentáneamente (y espero que dure), un ícono del cine donde la manipulación es la protagonista (recuerdo ‘’Juegos Sádicos’’, película que le recomendé a una amiga días atrás).
Con respecto a los altos y aspectos favorables de ‘’La Huérfana’’, creo que desde las interpretaciones, hasta la calidad del guión y las escenas iniciales de la película, contribuyen a que la película se disfrute sin juicios mientras se mira. La pesadilla de Vera Farmiga, está increíblemente lograda, y es una fantástica escena (porque el terror no significa crear una escena que asuste repentinamente y que el pestañeo de la cámara de lugar a un campo verde con hadas y polvo mágico, sino crear una tortura prolongada, al punto de hacernos sufrir y de sentir realmente el pesar de la protagonista). Una de las películas que ha logrado transmitir el sufrimiento de los sucesos, fue ‘’Arrástrame al infierno’’, uno de los campos de juego más maravillosos del año, donde se exponen la superstición, la sobrenaturalidad y la creencia. En cambio, ‘’La huérfana’’ nos muestra una historia mucho más natural, creíble y sin lugar a dudas, irritablemente manipuladora. Otras escenas inmensas son la del maquillaje y la conquista, o la del acto sexual en la cocina, seguida por la charla explicativa de mamá santa e hija a punto de contaminarse. Forman claramente, lo más sorprendente de esta sucesión de virtudes. Luego, aquellas escenas donde el mal está presente, están muy bien logradas. Los muchachos (la sordomuda y el hermano, cuya función fue algo… extraña… -no me transmitió absolutamente nada-) están bien, principalmente ella; él, sólo ha debido quedarse quieto mientras se le practicaba una de las técnicas que Sidney Lumet mostró en ‘’Antes que el diablo sepa que estás muerto’’ y probablemente otros directores en otras películas.
La explicación biológica que se le da a una cuestión esencial de la película, la rapidez de los trámites de adopción o la escena final, no me convencieron del todo. Del final esperaba muchísimo más y del resto, esperaba directamente algo distinto.
Se agradece que no se haya intentado lograr lo imposible: una historia de terror con un argumento tan natural y tan delicioso, que sólo daba para suspenso con momentos dramáticos y de clima muy bien obtenido.
Realmente, una grata sorpresa que, más allá de no ser algo extraordinario, ni una pieza dorada, se mantiene entre lo mejorcito del 2009, con humildad y una presencia madura (no sólo para el público adolescente que sólo quiere sangre, sexo y muchísimo ruído).
Puntuación: 7/10 (Notable)