martes, 1 de diciembre de 2009

Suspenso tratado con un poco de cariño

La venganza de la casa del lago.

Probablemente, críticos sereros con el cine de terror como yo, hubieran dicho que fue bastante buena porque no podía estar envuelta en el género. Yo lo diría. La venganza de la casa del lago, fue para mí una gran sorpresa. No sólo porque trabajó Sara Paxton (!), sino porque logró permanecer con firmeza a partir de una base original, ingeniosa y mucho más moderna. En lugar de mostrar, en este juego de gatos y ratones a la familia aterrorizada, mostró los puntos débiles de los malhechores y el poder de una familia estratega, con todos los medios a favor (jugaban de locales, sabían las cosas antes que el resto supiera que ellos lo sabían, etc). Yendo por partes, diríamos que la primer mitad resguardó cuidadosamente los tópicos de cuasi terror adolescente (drogas, sexo -o tentativas-, tonteos, etc) y que la segunda, se dedicó pura y exclusivamente a hablar de la venganza (partiendo de una muerte que obviamente no se iba a concretar). Este modo de manipular al público, es decir, de hacernos recurrir urgentemente a la idea de reconocer con facilidad a los buenos y a los malos de la película, suele estar embarrado por películas cuyos argumentos no logran hacer peso en esta cuestión: no se lo permiten. Cuando la historia es suficientemente interesante y el poder de la imaginación de los realizadores es bueno, puede lograrse esta manipulación, puede trasladarnos, puede movernos.
La muchacha de familia va a la casa del lago, sumergida en un bosque silencioso -en medio de la nada-, y en una de esas ganas de salir decide visitar a su amiga, a quien hace tiempo que no ve. Culpas y arrepentimientos pasan de largo, desafortunadamente, y posteriormente se pasa (muy rápido) al destino obvio (el de la droga, está más que claro), pero las dos muchachas (y un tercer muchacho 'amigo' de ambas) se ven interceptadas por los parientes de este misterioso joven (que demuestra inocencia desde su primer plano) y son atrapadas. De aquí nace el juego, en el que los hombres seducen y logran poseer involuntariamente a las mujeres. Esto queda como la imagen de la más espantosa tortura, entre cuchillos, balas, intentos de escape y un bosque testigo de todo.
Como cualquier carrera, en la que todos queremos llegar de primeros, se lanza fugazmente (muy fugazmente) una segunda parte majestuosa: claramente 'la venganza de la casa del lago', en la que la familia, sabiéndolo todo (y con todas las ventajas) espera con la mayor tranquilidad posible la llegada de los 'malos' (que minutos antes habían pedido sutilmente un lugar para permanecer durante la noche).
Estos juegos son deliciosamente originales. Primero. Está claro que nunca (o casi nunca) vemos a los 'buenos' esperar a los malos y haciéndoles sufrir (al menos, no hasta el final de la película). Segundo. La estructura de cada trampa y la escena final (yo vi la versión sin censura, no sé si estará en la común), son gestos de buen cine. Tercero. Muchas escenas son tan exquisitamente bizarras que producen, risas. No todas lo logran.
Una película que de seria no tiene nada. Incluso, está rodada sin demasiadas vueltas, con la naturalidad del cine de suspenso, con la gran diferencia de que ésta, posee bajo la manga uno de los argumentos más comestibles de los últimos años, dentro de ese maltratado género. Eso, es lo que la hace divertida, espontánea y sumamente original.
Ahora bien, no todo lo que brilla es oro. Puedo destacar el argumento de esta película sobre otras y todo lo bueno que he mencionado. Sin embargo, no puedo hablar de escenas bien interpretadas porque los actores son, básicamente, marionetas estúpidas cumpliendo (algunas) con lo suficiente o (claro, otras) directamente bajando el nivel. Sara Paxton, una belleza con piernas, logra bastante. Transmisión de la desesperación, sensualidad (sobre todo) y una inocencia que la disfraza de la reina virgen, de pies a cabeza, como niña mimada/protegida/nena de papá/resguardada/etc. El resto, bueno, trabaja más o menos bien (el padre, principalmente), pero tampoco logran demasiado.
Todo lo que puede extraerse de este producto, se debe a la sangre y a la crudeza de cada muerte; el entretenimiento pochoclero adolescente digno de una butaca (o dos, o tres, o cuales sean), la sexualidad (el elemento siempre presente en este tipo de películas SAM16/18 (con espectadores de 14 para arriba, que disfrutan de lo prohibido y de lo emocionante con una sonrisa), etc.
Recomendable; ni mejor, ni peor. Tan sólo diferente...
Puntuación: 6/10 (Buena)

No hay comentarios: