domingo, 27 de diciembre de 2009

Nº1 - Los Soñadores, de Bernardo Bertolucci.

ESPECIAL.

Por esas películas que se toman y entienden de tantas maneras...

Cinco películas. Cinco estilos diferentes. Cinco fuentes de aún más modos de leerla.



Echenles un vistazo en estos días. De hoy al 31 de Diciembre, el sitio les presenta estas grandes fuentes de lectura. Bebed!

Nº1 - The Dreamers (2.003)



Dirigida por Bernardo Bertolucci.
Con: Eva Green, Michael Pitt, Louis Garrel.

Esta película en el 2003 pasó bastante de largo; incluso, llegó al DVD y hasta en algunos videoclubes fue considerada una película con contenido erótico. Fue excluída del listado para ir ''al cuarto de los adultos''. Sin embargo, aunque la tapa revele que tiene contenido para mayores de edad, jamás debió ser considerada erótica porque en efecto, no lo es.
La profundidad a la que esta película llega, va más allá del arte erótico, que la misma sexualidad. Alcanza, como en ''A través del universo'' (y admito que la debí dejar fuera del conteo porque habla de lo mismo) a llegar al corazón de la misma historia, a la revolución denominada Nouvelle Vague, o la nueva ola, donde los cineastas franceses se levantaban contra las reglas opresoras que censuraban toda temática políticamente inconveniente, que censuraban ciertas cuestiones a la hora de grabar y componer.
Son dos jóvenes, hermanos, cuyos padres se van de vacaciones. Conocen a un estudiante neoyorquino, ambos se enamoran de él y deciden albergarlo en su casa. Los tres se van involucrando poco a poco en esta rebelación, aunque lo que no reconocen, es que están en presencia de una revolución con todas las letras, algo indudablemente mucho más grande.
La desnudez tratada con calidad siempre suena artística. Ya en ''El último tango en Paris'', del mismo director, quedó demostrada con unos cuantos silencios y la presencia de algunos espejos reflejando las imágenes de la ciudad de París, que las escenas con contenido erótico pueden ser vistas con ojos ajenos al prejuicio, a la conceptualización barata.
La edad de la inocencia los desequilibra; evidentemente, el conocimiento de sí mismos, sumado a la euforia revolucionaria que desconocen, son factores que los hacen despegarse de la rigidez de ser dominados por sus padres. La inteligencia del muchacho neoyorquino, que regala a los padres de estos hermanos una imagen esclarecedora de lo que puede ser el mundo perfecto, queda opacada por la feroz contracción que las ideologías conjuntas de los anfitriones sufren día a día.
¿Qué puede significar arriesgarse a cruzar el Louvre en determinado tiempo? ¿Ganarle al cine? ¿Ganarse a sí mismos, a su confianza? ¿Que la unión hace la fuerza y que entre tres se puede? ¿Que no importa qué sino con quién? ¿Que el susto y la timidez pueden llevarnos a hacer cosas estúpidas? ¿Que la recompensa será grande?
¿Qué puede significar un ''te quiero'' para estos chicos? ¿Una manifestación pura del amor verdadero? ¿Una expresión afectuosa oculta en una falsedad, en una hipocresía? ¿Por qué ella aborrece una respuesta como ''yo también'' a esta expresión? ¿Por qué teme al término ''mucho'' detrás de dicha expresión? ¿Se refiere al temor a la abundancia o la carencia de un amor necesario? ¿Se refiere tan sólo a un término tan usual como sí misma? ¿Habla de sí misma como una mujer sencilla? ¿O más compleja de lo que cree?
Como el tiempo lo destruye todo (Le temps dètruit tout, Irreversible, 2002), ellos se pierden en él. Incluso, los casi 30 días de fantasía vuelan para ellos, para nosotros, se encuentran con una realidad atravesando la ventana de su habitación, mientras duermen juntos. ¿Qué mejor imagen de la pasión, que una en la que las personas se pierden en el túnel del tiempo? ¿Qué mejor impresión para un espectador, que ver a tres personas compartiendo una cama, dormidos pensando en el mañana, imaginando qué puede estar pasando en la calle? ¿Qué más tensa sensación para el espectador, que ver la quietud de tres seres revolucionarios mientras la misma se desata? ¿Qué inquietud más grande y que disconformidad, que ver cómo ellos toman la decisión de sus vidas?
El hambre. Tomar la nouvelle vague como alrededor de dos siglos antes se tomó la revolución francesa, implica: hablar de sociedades desiguales, de problemas con la economía (una familia que no vive tan mal, asume que no tiene para comer), de desorden, de censura, de una política orgullosa y fuera de serie. Minuto a minuto, pareciera que el director es un personaje más. Es un neoyorquino en busca de motivos para liberarse. De gente para lograrlo. Una de las películas en las que él mismo se dibuja, como un autobiográfico inmerso en un escenario histórico, en medio del caos, en medio de lo que podría ser un buen argumento para iluminarnos durante casi dos horas. Un festival a favor de la libertad de expresión, mientras se pueda; querer es poder.
Imaginen. La calle, reflejo de la historia misma. El levantamiento. El caos. La muerte. La libertad. Más de una carta en juego en la película que puede significar un gesto de liberación, una película con fines artísticos, una película que cuenta ligeramente la historia, una película para adolescentes, una película erótica. Puede significar, como en ''Cinema Paradiso'' el amor al cine. Puede significar, como en ''A través del universo'' el amor a la revolución. Puede significar, como en ''Moulin Rouge!'' (película cumbre en el cine donde el arte bohemio se desata, y en Francia pero años previos), el amor al amor.
Bertolucci es, más allá del telón y más allá de los personajes, una especie de soñador que disfruta de la libertad de poder manejar este tipo de contenidos. Contra la política. Contra la cultura. Contra la censura. Bernardo, hombre orgulloso, un soñador, un cineasta.

· La Casa a la que va Michael Pitt, es la fuente de la libertad; él se da cuenta de que puede hacer lo que quiere. La libertad que los hermanos necesitan, él también la necesita; la aprovecha con suma confianza, se va adaptando a este modo de vida, se deja influenciar por más y más oportunidades de conseguirla hasta excederse, hasta ir contra sus propios principios, por amor a lo que él quiera amar.
· Los gemelos son falsamente llamados así. Los gemelos no pueden ser de distinto sexo. Pero son hermanos unidos por el mismo corazón y la misma ideología. La metáfora, en lugar de llamarlos gemelos, debería llamarlos siameses. Nada los separa sin matarlos. Desconozco si es problema de la traducción.
· Las referencias a las que hace esta película son increíbles. Se recuerda, a través de flashes (para ellos, juegos) toda la primer mitad del siglo. Ellos mismos se ponen a prueba: ¿Son capaces de recordar? Y juegan con ello, con pruebas que lo llevan al amor físicamente manifestado.
· La musicalización es extraordinaria. La mer. Tout les garçons et les filles. All the world is green. The spy. Imposible olvidar el desnudo de Eva Green, mientras Garrel persigue a Pitt. Luego, logra agarrarlo y lo retiene, mientras ella (al ritmo de La Mer, de Charles Trenet) va desnudándolo. Encuentra, luego, su fotografía al lado del miembro. Y todo se torna peligroso, aunque se sucede con la capacidad que el descubrimiento natural les ofrece. Otra pieza mágica es New York Herald Tribune, en el primer tercio del capítulo: la nostalgia en breves notas.


Fotos
1- Corriendo a través del Louvre, el museo francés que aloja las pinturas más importantes de la historia del arte plástico.

2- Al ritmo de La Mer, Louis Garrell retiene a Michael Pitt; Eva Green se desnuda.


3- El huésped muestra sus habilidades artísticas, indicando los misterios que esconde la naturaleza: haciendo referencia -entre otras cosas- a la proporción matemática en la que ciertos elementos tienen como arista, una medida semejante o idéntica. El mundo perfecto.

4- Los espejos toman protagonismo en el cine de Bertolucci. Los tres personajes son visibles, aún de espaldas a la cámara. Su sensibilidad, sus diálogos y sus rostros reflejados son lo suficientemente creíbles para hacer de la escena, algo real, honesto, en cuatro dimensiones.

Los Soñadores es una película que debe ser vista por su sensibilidad, por sus interminables vueltas de tuerca, por la solidez del argumento; es como un viaje a través del cambio físico, un desarrollo sublime de cuestiones más serias de lo que parece.

Muy Recomendable.