lunes, 28 de diciembre de 2009

Nº2 - La Mala Educación, de Pedro Almodóvar

ESPECIAL

Por esas películas que se toman de diferentes maneras...
Cinco películas. Cinco estilos diferentes. Cinco fuentes de aún más modos de leerla.

Echenles un vistazo en estos días. Desde ayer hasta el 31 de Diciembre, el sitio les presenta estas grandes fuentes de lectura. Bebed!

Nº2 - La mala educación (2.004)


Dirigida por Pedro Almodóvar
Con: Gael García Bernal, Fele Martínez, Lluis Homar, Javier Cámara.

Nuevamente hay una reflexión sobre el cine dentro del cine, recurso que Pedro Almodóvar vuelve a utilizar como con ''Átame'' y que utilizará años más tarde con ''Los abrazos rotos''. Digo nuevamente, pues con ''Los Soñadores'', estaba clara la intención de mostrar (como costado artístico y demostrativo) esas películas que se predispusieron antes o durante el movimiento de la nueva ola. Sin embargo, en la cinta española, el cine dentro del cine está aún más marcado. Como en ''Los abrazos rotos'', hay un guión dentro del guión, actores entre otros actores y una historia que contar sobre otra historia que contar. Y casualmente en la historia que dentro de la historia se quiere contar, hay un personaje con intenciones de hablar.
Como en la mayoría de los largometrajes de Pedro Almodóvar, la temática LGBT (que hace referencia específicamente a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, y que aparece marcada en la nouvelle vague de ''Los Soñadores'') es el plato fuerte, que la puede considerar una película complicada para todos los públicos. Pero aún así el cineasta no se conforma con hacer polémica desde la sexualidad. Interviene duramente en la política, y a través de ella en la religión. La mala educación, y esto lo dejo como mi suposición, puede hacer referencia a la controversia de dos niños homosexuales ''pecando'' no sólo contra la Iglesia, sino también contra la política.
El catolicismo prohibe terminantemente la homosexualidad. En ese entonces, la España franquista (una dictadura que abarcó, tengo entendido, gran parte del siglo) ofrecía como sistema educativo el nacionalcatolicismo por parte de la Iglesia (que con la dictadura se transformó y ganó poder político), con (claro) la corrupción como el as de su manga. La Iglesia se deja llevar por el poder (y que quede claro que la infancia de los muchachos quedó en 1980, años MÁS TARDE de la finalización de la Dictadura) y comete actos terribles, como la violencia y el abuso físico, sexual y psicológico. No hace directamente referencia al franquismo, sino a la era posfranquista, a la transición donde la rebelión parecía estar permitida.
Toda esta masacre gira alrededor de un sacerdote salvaje, un abusivo que parecía gozar de su independencia. Y de su poder. Si se la ve desde el costado político y desde lo religioso, se puede tomar como un producto de discusión, para la polímica y la censura (palabra clave del régimen). Como un regalo al gobierno que, si censura lo que él hace, hace efectivamente lo que no se hace desde 25 años. Igualmente ha sido censurada. Aclaro.
El control de la sociedad, principalmente la sociedad dependiente (niños) lo tiene la iglesia. El abuso del poder, la sed. Almodóvar toma este tema con una calidad fantástica. No sólo no teme las respuestas de la gente, sino que logra introducirse más en un sistema nefasto ya enterrado; cava en la tierra y saca lo que la gente teme decir, pero que bien quisiera.
Como película que influye directamente en la sexualidad, puede quedar anulada por el mismo absurdo de rellenar una película sin historia con escenas de sexo. La doble intención es esta, no es el sexo una excusa, ni mucho menos la intervención de la historia. Al contrario, son dos grandes complementos que en efecto, logran absorber las ambiciones de Almodovar. Creo que hay, detrás de esta película, una seriedad o un formalismo y un informalismo muy marcado. La descontrolada aventura de un actor haciendo todo por un papel. La seriedad de ''su'' pasado y la reflexión de una vida que ni siquiera es suya, pero que está escrita (y descrita) en La Visita, la película que invade el escenario de La Mala Educació en la segunda mitad.
Puede tomarse como una película de misterio y crimen. Hay misterios, nada es lo que parece, hay muertes en el medio, existe un tiempo marcado. Más de veinte años en los que suceden cosas realmente trascendentes para las vidas de estos chicos. Dos niños que buscaban la libertad sexual en un contexto imposible de superar.
Tan sólo la grandeza de un director de calidad como éste, puede reflejar los lamentos del no haber podido cumplir con el objetivo formal, y de no haber podido cumplir con sus intenciones informales. Indudablemente, una película para recordar, debatir, discutir; la gran polémica de una verdad que ha sido enterrada para el bien del todos. La tierra ha sido removida por una (o dos) personas con ganas de HABLAR.

· El actor que hace de Paquita, una cómplice travesti de Gael García Bernal cuando está vestido de mujer -quien pretende tener sexo, robar y escaparse- es Javier Cámara. Un actor que más de una vez demostró su capacidad para jugar con la sexualidad. Es (presumo) uno de los actores que a Almodóvar más le debe gustar. Ha participado en unas cuantas películas suyas, aportándole carisma y gracia al drama más trágico.
· Gael García Bernal logra no sólo convencer al público de que es una mujer (realmente, tiene una cara especial), sino que logra trabajar con el perfil de tres personajes diferentes. Realmente, una actuación de lujo.
· Es memorable la canción que canta Zahara, la travesti famosa de la que más tarde, Ángel quiere aprender. ''Quizá'', es una canción que tiene unos cuantos años y una de mis preferidas. El escenario, en conjunto, conserva el estilo clásico de ''Todo sobre mi madre'', otra película suya donde el verbo y el travestismo juega un rol esencial.
· El orden político de la época se ve reflejado en la simetría de los niños estando en la Iglesia. La buena conducta, la capacidad intelectual y la formación ética eran tres cuestiones esenciales para la época y para la sociedad. Las formaciones y trabajos físicos al aire libre, o las camas parejas mientras todos duermen.


Fotos

1- Los chicos ''pecando'' contra el orden.

2- Fele Martinez, gran personaje.

3- El irreconocible Gael García Bernal, como Zahara en los 80s.

4- Ángel discute con Enrique. Sin lugar a dudas quiere trabajar en el rol de Zahara Montiel.

La Mala Educación es una película que debe ser vista por su calidad argumentativa, por su historia y la fortaleza que tiene la misma minuto a minuto. Es una confesión de lo que ''no se puede''. Una historia grande.

Recomendable