miércoles, 6 de enero de 2010

Criatura de la noche: vampiros.

Criatura de la noche: vampiros.


Nuevamente mi teoría es apoyada. Las películas de terror europeo cumplen con los requisitos del mismo género, y en este caso esta gran historia de amor, confianza y temor, alza el estilo como corresponde.
La historia se desarrolla en Estocolmo, precisamente en lo que acá, en Argentina, es un verano agotador. Casualmente Suecia está invadida por el mismo invierno, cuerpo que suma a la frialdad del argumento, una tensión clave. Un joven aturdido, golpeado tanto física como psicológicamente por sus compañeros de clase, con graves problemas personales (probablemente provengan de la separación de sus padres), sale de su casa con un cuchillo y atraviesa el árbol fantaseando que éste representa el cuerpo de quien tanto lo hiere. O de quien lidera a quienes lo hieren. Tiene un perfil psicológico de introversión, posible violencia y locura, pero poco a poco logra extender su cuerpo a través de su casa. Conoce a Eli, una muchacha de doce años sumamente extraña que acaba de llegar al puebo acompañada de un hombre mayor. Tiene rasgos que la hacen diferente, y esto es lo que impacta a Oskar, el niño. Así comienzan una relación de amistad y amor, conociéndose e intentando ganarle al temor de lo que puede ser una relación peligrosa.
Como telón de fondo tenemos a una Suecia helada con sangre quemando el hielo. La llegada de esta introvertida pareja parece coincidir con una serie de asesinatos misteriosos.
Uno podría hacer análisis de esta estupenda historia. Podría remarcar cada minuto como un gesto diferente para llevarnos a la reflexión. Tapar las ventanas con un cartón, salir de noche y fallar en cada intento de asesinato, parecen ser tres cuestiones que a los personajes los perjudican. Por eso el espantoso título de la traducción argentina y los primeros minutos de la película, ya parecen mostrarnos de qué está hecha ''Déjame entrar'', una novela de terror sin sustos pero con una tensión adrenalínica y superior a toda experiencia norteamericana.
Criatura de la noche: vampiros, nos somete a una experiencia inigualable, a una conmoción profunda, al existencialismo en cuatro dimensiones. Los silencios de la película coinciden con los de la sala, y minuto a minuto, los personajes parecen estar dentro de nuestro cubículo. Hay una tensión, una rigidez en ambas partes, sostenida en casi dos horas de película, una atmósfera tan siniestra y tan aterradora sin la necesidad de estar forzada por efectos sonoros ni apariciones misteriosas.
Los jóvenes muchachos son actores impresionantes. Nos enamoran y transmiten no sólo el temor de dar un paso más, sino el profundo amor u odio que pueden llegar a sentir en diferentes circunstancias de la historia. Claro que los mismos envuelven a otros personajes, donde el modo de justificar sus presencias en la película parecen cubrir las imprecisiones que tienen los mismos, viéndose desdibujados y desafortunadamente desaprovechados. Claro está que cuando estamos frente a una obra maestra de esta categoría, los actores no nos deben preocupar demasiado. Es una película de terror serio, que sugiere un sinfín de cosas, desbordándose de los límites del mismo género y cavando entonces en el drama romántico, superando infinitamente a la misma Crepúsculo y sus secuelas, superando también a otra interesantísima película de este año: ''The Orphan'', donde hay más de una coincidencia que, sinceramente, dudo sea casualidad.
Hay que imaginarse mirando esta película una y otra vez, analizando minuto por minuto. Cada pequeño gesto lleva a una misma verdad. No existe lo contradictorio, ni lo inexplicable, es -por pertenecer a un caso sobrenatural- una historia de sumo realismo, donde todo pensamiento y acción está limitado por lo que realmente puede llegar a pasar. Desde un comienzo sigiloso donde vemos caer la nieve hasta un final glorioso, donde a través de cada objeto podemos intuir la dirección de ese móvil.
Una película 4D, es perfecta. Nos puede gustar, o no; nos puede agotar, aburrir, pesar. Pero si tiene cuatro dimensiones (llamandole tercera a la profundidad física de los cuerpos y cuarta a la profundidad humana), como ''La naranja mecánica'' de Kubrick, ya viene cargada con la perfección técnica y argumental, con la delicadeza sublime de una dirección fascinante (en este caso, de Thomas Alfredson), donde nos vemos suspendidos del mundo por un largo lapso, como hipnotizados por algo superior, enamorándonos del arte que rara vez, viene de la mano de este género.
La tensión sostenida, los silencios concentrados, el temor y la intervención en lo que los personajes piensan, el fresco y extenso espacio, el hielo tornándose rosado, la soledad y la amargura, la locura, la confianza en el otro, la vejez y la desesperanza, la sed, la venganza y el amor. Todo junto, en 115 minutos de verdadero terror.
Q: ¿Qué más se puede pedir?
A: ''Let me in'', será la remake norteamericana a estrenarse en Octubre de 2.010. Está claro que será pésima, pero quizá sea una sorpresa (todo puede esperarse). Tan sólo espero que conserve la calidez y el clima de la historia (que no sólo tiene que ver con el hielo); aunque es demasiado complicado rogarles que no hagan ningún efecto sonoro medio freak, porque claro, es Estados Unidos.
Puntuación: 9/10 (Excelente)

Aclaración: específicamente para quienes dicen que ''Twilight'' es una copia de ''Let the right one in'' (o Criatura...)
El libro Crepúsculo, se publicó en el año 2.005.
El libro Déjame entrar, se publicó en el año 2.004.
La película de Crepúsculo se estrenó en Nov/Dic de 2.008, llegando acá a Argentina el primero de enero del 2.009.
La película Criatura de la noche, que acá en La Plata se estrenó recién el primero de enero del 2.010 (y en algunos lados, el 3 de Diciembre), en Suecia se estrenó en enero del 2.008 en el festival de Göteborg y luego el 24 de Octubre. Antes.
No es una copia, pero de considerársela así... deben rotar las películas, porque Crepúsculo -mal que les pese- vino después.

2 comentarios:

Cibe dijo...

Hola, Rodrigo:
Esta es, efectivamente, una película magnífica, cuyos protagonistas son niños, pero con una historia para un público adulto.
Vale, es lenta, casi sin diálogos, todo lo que se quiera, pero todo ello está manejado de modo magistral.
Recomiendo leer el libro, donde se dan bastantes detalles que no están en la peli, aunque, al ser el escritor también el guionista (John Ajvide Lindqvist), es fidelísima a la novela.
Con respecto al remake... Ya lo dijo Stephen Fry: "Una idea original. No debe ser tan difícil. La biblioteca debe estar llena de ellas."
Hasta otro comentario cinéfilo se despide,
Cibe.

plared dijo...

Una pelicula que cuando la vi, me sorprendio con ese ambiente frio glaciar que solo saben imprimir a su cine..los paises nordicos.

Genial adaptacion de una novela en la que no se da ninguna moraleja, ni tan siquiera se entra a juzgar motivaciones o actos. Cruda y fria, distante y heretica, una pequeña joya que nos regalo ese cine mal llamado pequeño.

Por cierto, la version americana era bastante inferior a esta, pero si no la comparas con ella. Salio una pelciula bastante decente. Saludos