sábado, 20 de marzo de 2010

El corredor nocturno

El corredor nocturno.


Otra errónea copia del cine americano. Entretenimiento interrumpido por las ganas de hacer algo demasiado grande. Argentina ha agotado todas sus fórmulas. Intentos desesperados para hacer de su cine, algo bien americano, sólido, caro (o que al menos aparente serlo) y comestible. Pero uno debe imaginarse al hombre de las cavernas intentando manejar un computador recién traído de Asia. Moderno, aunque básico sea. O bien puede romperlo con un palo, o tirarlo en un rincón y, probablemente, usar su subdesarrollada cabeza para de alguna forma, ''reciclarlo''.
Hay cosas que no se pueden manejar, y este intento de repetir la fórmula de matrimonio en la cima, al que se le suma un psicópata destructivo, puede llevarnos a centenares de títulos. Uno de ellos, fue la gran cinta ''Butterfly on a Wheel'', acá llamada ''Acorralados'', con Pierce Brosnan y Gerard Butler. No es idéntica, pero sí que la historia tiene más de un punto en común. Y muchos más. Un hombre tiene intenciones ocultas, o no tanto y juega con la cabeza de este matrimonio que se cae a pedazos. Detrás de la historia hay engaños, hijos y trabajo. Así, el esposo debe prepararse para acabar con el villano, o de no poder con él, unírsele. En esta versión estadounidense, la tensión es fuerte, realmente se cree, la historia emana cinismo, locura y el misterio tiene muchas vueltas interesantes. Un personaje con pánico a las alturas, al que se le cree realmente. Un verdadero actor, que puede hacer real una situación bastante inusual, pero no por eso inalcanzable.
Leonardo Sbaraglia interpreta con algo de emoción al personaje protagónico, un obsesivo por el trabajo e interrumpido por algo fuera de su rutina. Miguel Ángel Solá, el ''villano'' o no tanto, quiere hacer negocios con él. Pero bueno, el hombre está demasiado ocupado. Y lo persigue con filmaciones de su familia (un poco de crueldad la habría vuelto una suerte de ''Cache''), acosando a su mujer y otras tantas ideas. En el fondo, vemos caer a más de uno de los trabajadores de la empresa de la que participa Sbaraglia (y tiene un puesto importante, aparentemente, por haberse hecho cargo personalmente de conseguirlo, bajando a quien se lo impedía); de ahí, el temor, la paranoia, la reflexión, todo bruscamente forzado, casi sobrenatural.
Una película chata por donde se la vea. Los personajes son como alfombras viejas: delgadas y desgastadas. A excepción de un protagonista al que se le siente la desesperación (no siempre; digamos, en el momento en que se transforma en un perro por 4 metros de aceleración), el mismo Solá carece de carisma, de entusiasmo, de maldad, de intención. Ni hablar de Erica Rivas, una mujer imperceptible e intrascendente. Es el motivo perfecto para convertir a este lamentable cortometraje en una suma de horrores que la llevan forzosamente a la hora y media, sin dejarnos demasiadas ganas de nutrirnos de este cine nacional que parece estar ''innovando''. Va cumpliendo estrictos ciclos dentro del abanico de géneros. Desde una película de suspenso, a un intento de thriller psicológico (donde se pudo haber trabajado más la acción, la reacción; la desesperación, la paranoia y probablemente la locura), con momentos dramáticos y otros tantos intentos de policial. El hombre, increíblemente, lo sabía todo. Sabía qué había sido de la vida de ambos, por lo que probablemente ya había ingresado a la casa y había vigilado a la familia. Claro, nadie sabe por qué, o cómo. Esa parte de la historia ya estaba solucionada. Tampoco hay inscriptas tantas causas, ni tantos porqués. Sabemos que probablemente sea un hobby, como claramente lo especifica Solá, pero simultáneamente no le encontramos sentido (sólo el del cínico entretenimiento) y lo notamos débil. Luego, vemos todo el esquema listo, con todas las piezas ubicadas, y nos alejamos de la idea del entretenimiento. Puede haber segundas (o terceras) intenciones, pero uno llega al final de la película habiendo descartado todas las ideas. Todo villano tiene un motivo por el cual hacer el mal. Éste, ni siquiera tiene el motivo de goce.
El curso de la historia va perdiendo fuerza. El final, no deja siquiera satisfacción. La pretende. Deja de ser una película de observadores para ser un fracaso más en el pasaje. Una fusión de excusas sin tanto fundamento, un conjunto de ideas con pocas salidas (o nulas), una dura representación de la cinematografía argentina. Sabemos que las producciones nacionales tienen algo de incompleto. ''El Secreto de sus ojos'', creo, el único logro del año, tenía una historia bien construida, con pasión y venganza en medio. Hay una escena que hasta parece copiada, sobre el sometimiento. Un desastre. Esta desafortunada historia no puede leerse ni desde lo racional, ni desde lo humano. No puede interpretarse, ni creerse; toda acción y toda reacción carece de un antes y un después. Este rejunte de androides desplazándose velozmente por una plaza o por unas cuantas oficinas, parece ser, a diferencia de la triunfadora, o un largometraje muy mal hecho, o una pesadilla apocalíptica y eterna.
Puntuación: 3/10 (Mala)

3 comentarios:

Monchovader dijo...

hola, no he visto esta pelicula, cuanto tiempo sin comentarte

me gusto tu seleccion de las 25 mejores peliculas del 2009, la cinta blanca y un profeta son muy buenas, yo igual las pongo entre lo mejor del año pasado

en mi blog hay una especie de concurso aunque no lo sea como tal en el que todos los compañeros blogueros estamos poniendo nuestros gustos para conocernos mas, yo te nomine para que hagas lo mismo en tu blog, espero que pases y puedas hacerlo, se llama juego de los tops, espero poder seguir frecuentando por aca, no me desaparecere por mucho tiempo

StrongGirl dijo...

Hey guapo como te va la vida? no se nada de ti :-(, eso lo haces para que entre a tu blog para comentarte, seguro :-p. Que va, si yo soy visitante habitual, aunque en silencio XD
Por cierto, este diseño está mucho mejor! yo cambiaria alguna cosita pero no te lo digo que luego te enfadas :-p
Besos!

tiempo_de_volver dijo...

no la he visto.. bueno en realidad he estado completamente desconectado de todo esto.
quizá no sabias, pero soy de Chile y el terremoto y posterior tsunami me tuvo sin luz durante 13 días y sin agua unos 20 días. gracias a Dios estoy bien..
espero ponerme al día con algunas películas ahora que todo se está normalizando un poco por acá (el centro de mi ciudad quedó devastada por el tsunami :/)

un abrazoo :)