miércoles, 3 de marzo de 2010

El imaginario mundo del Doctor Parnassus.

The imaginarium of Dr. Parnassus
Para demostrar que con un poco de ingenio, este largometraje puede superar su claro nivel de mediocridad, ''El imaginario mundo del Dr. Parnassus'' parece ser la receta justa para culpar a James Cameron por gastar tanto por tan poco y/o a Peter Jackson, por quemar un libro bellísimo hasta la última página. Se necesitaba recrear un mundo que pudiese contener todas estas anheladas chucherías, y el meticuloso trabajo de una gran excusa resultó no ser tan malo como se supuso. Terry Gilliam, es el director de ''12 monos'', una buena opción con Bruce Willis (bueno, no lo hace quedar tan mal) y de un fraude llamado ''Los hermanos Grimm'', con el fallecido Heath Ledger. Con la frente en alto y llena de maquillaje, magia y color, esta película mezcla los deseos de la gente (aquellos que según Coraline debemos temer) con la urgente necesidad de engañar a quien, de quererlo, puede arrancarnos de la faz de la tierra. Sí, de poderes ni hablar. A lo último, todos podemos, o no; un interrogante del que entramos y salimos como una puerta giratoria. La última media hora es un bodrio que sólo Larry Gopnik puede entender claramente. La desesperación por hallar una salida a semejante desastre narrativo, parece ser una delicada carta de disculpa a la que se le añade, dudo que intencionalmente, una redención fiel a los sentidos por parte del personaje principal. Todos los errores vienen con un acierto, y eso hace que ni la película sea un gesto extraordinario de cine extravagante, ni que sea para el cachetazo. Un producto moderado y pese a todo material, bastante sencillo. Interesante opción para fanáticos del color, la fantasía y el absurdo, que -para no promoverla como una película catastróficamente cuadrada- parece cargar consigo algo de buen gusto y por fortuna, buen humor. Con un elenco entre simpático y patético: un Christopher Plummer que exhibe una de sus últimas interpretaciones (lo quiera o no) de un modo sensible y creíble (pese a todo, es posible), un Tom Waits que parece ser el personaje menos logrado y más desaprovechado y para el remate, un cuarteto de muchachos que interpretan al mismo personaje. No perderé tiempo repitiéndoles el porqué, pero sí vale la pena aclarar que de haberse comenzado esta película de cero, sin el difunto actor, su carrera habría acabado perfectamente con una de las mejores 15 interpretaciones masculinas de la década. Aún así, ha quedado oscuras frente al carismático y gestual Johnny Depp, al aventurero y misterioso Jude Law, al cruel pero simpático Colin Farrell. Una pena, considerando que una gran porción de quienes vayan a verla, lo harán por un actor que pierde brillo escena a escena.
La historia se centra en un circo, organizado por el Dr. Parnassus, un hombre capaz de poner su mente en blanco para que personas puedan conocer el mundo de sus sueños a través de su mente, y físicamente a través de un espejo roto, que los lleva al más allá que tanto desean. A éste, le acompaña un hombre bajo de estatura (quien aporta las mayores dosis de comedia), su hija Valentina y quien está profundamente enamorado de ella, un hombre inútil que parece nunca decir las cosas claramente. La invasión de innecesarios y excesivos flashbacks llega cuando Parnassus comienza a relatarle a su hija el porqué de su repentina tensión. Ha recibido la visita del Diablo, y tiene tres días para ganarle en una apuesta que puede salvar la vida de su hija, a quien ha apostado muchísimos años atrás. Pero sin animarse a hablar, y sin demasiadas opciones, conoce(n) a Tony, un hombre que parece ser un mensajero, alguien que pueda ayudarles a ganarle al Diablo. Parnassus, con sus miles de años (realmente, si no los tiene Parnassus, los tiene Plummer) y toda su gente, se une a esta batalla contra el demonio, un intento de villano carismático a pocas pulgadas del ridículo.
Una película de aventuras y fantasía, de dos horas de duración, con notorios altibajos que hacen de su ritmo uno siniestro, enfermizo e irregular. En líneas generales, bien interpretada, con imágenes circenses que parecen recurrir inteligentemente a la parodia del trabajo grupal hecho con poca dedicación. Los espejos rotos, la torpeza de los personajes y los conflictos con la policía o con el mismo pueblo, todo en conjunto, como un plato tibio de humor inglés en buenas proporciones. La narración ''mágica'', a la que le faltaba un colorido ''once upon a time'', es un desastre. Inicialmente, cuando hay demasiada oscuridad y uno puede ver que la película conserva algo de madurez, es pasable. Cuando se acerca a la mitad de película, uno anhela que Plummer no le cuente nada más a su hija. Cuando las dos horas están en su punto culminante, todas las situaciones y toda la red que éstas han formado, parecen obligarnos a permanecer observando lo que sucederá. Realmente insoportable.
Frente a una narración irregular y bastante tediosa, vale destacar el impecable manejo de cámara en las calles de Londres (no voy a hacer mención de los espacios sobrenaturales, repletos de americanismo pero a su vez, de euros), algo que nos muestra con tomas sucesivas, que la película puede llegar a resultar ilesa tras el derrumbe de lo que el dinero, la ambición y la necesidad ha construído y planeado inicialmente. Se añade a la pequeña nota, un manejo impecable de la técnica, una dirección artística asombrosa, poderosa, que nos compra bastante. Las dos horas del conjunto acaban en alto, con un buen final que prueba lo que desde la mitad de la película ha podido preveerse: aunque no se quiera, toda la historia y el desarrollo de los personajes tienen una amplia tendencia a la caricatura. Pese a muchos rumbos innecesarios, exageraciones y exceso de la implacable inteligencia de Gilliam, conserva el público y no lo hace padecer (tanto).
Puntuación: 6/10 (Buena)

1 comentario:

Anónimo dijo...

TUVE EL GUSTO DE VERLA EN EL CINE , POR SU MAGIA Y COLORIDO, PERO ME HA DECEPIONADO MUCHO .. Y SI ME LO ESPÈRABA UN POCO ... HEATH HIZO UN MUY BUEN PAPEL ( SIEMPRE SOBRESALE )..AL IGUAL EL TRIO QUE LO REEMPLAZO, SOBRE TODO DEPP, QUE NO HACE FALTA QUE HABLE AL ACTUAR, ES INCREIBLE ... BUENO , HOY ME VOY A VER " ALICE .. " .. ASI QUE LUEGO HARE MI CRITICA Y ESPERO TAMBIEN LA TUYA .. SALUDOSS DE GROBANITA ..