sábado, 27 de marzo de 2010

Watchmen: ¿Quién vigila a los vigilantes?

Watchmen

Las películas basadas en novelas gráficas (que muchos asociarán al término ‘comic’, aunque no precisamente quienes lo escriben o grafican) han crecido de categoría. Hace unos años, el término giraba alrededor de una concepción taquillera, con sólo intenciones de convocatoria masiva. Pero los últimos años, nombres como Alan Moore o Frank Miller, han sido responsables de esta transformación, desde uno de los guionistas más famosos de la novela gráfica contemporánea (no olvidemos que fue responsables de los hilarantes diálogos de V de venganza) hasta Frank Miller, encargado de la novela gráfica ‘’The spirit’’ y de dirigir ‘’300’’, y ‘’La ciudad del pecado’’. Menciono 2 entre tantos, por ser apellidos populares que al fanático o al ‘’no tanto’’ le pueden llegar a sonar familiares.
Hoy en día, tras la llegada de películas como ‘’V de venganza’’, ‘’El caballero oscuro’’ y ‘’The spirit’’, ha quedado claro que los largometrajes van más allá de la necesidad desesperante de recaudar. Cargados de gran inteligencia, y generalmente de tanques antigubernamentales, parecen pretender darle un giro de 180º al concepto, dándole mayores dosis de humanismo y de alguna forma, evitar que al género se lo asocie con la fantasía, el heroísmo, etc.
Watchmen, por humana que sea, no se escapa de la fantasía y juega con las realidades paralelas. La creación de los Watchmen (inicialmente ‘Minutemen’) parte desde una historia verídica con escapes directamente relacionados con el pasado de cada uno de ellos. Desde la segunda guerra mundial en la década del 40, la revolución de la sociedad americana en los 60, la política de Kennedy, la guerra de Vietnam, la re-elección de Nixon y finalmente el punto culminante de la guerra fría en el final del año 1.985. Toda la realidad está puesta a prueba con vínculos que arrastran a los personajes a tener un pasado sólido y creíble. Vale decir que con la revolución, los Minutemen pasaron a tener otro nombre, que el Dr. Manhattan fue convocado por el gobierno para ir a la guerra de Vietnam y que a finales de la década del 70, los Watchmen fueron censurados por el mismísimo presidente Richard Nixon.
Integrantes perturbados de la anterior liga justiciera, integrantes asesinados, hijos de integrantes o recién llegados, los Watchmen están compuestos hacia el año 1.985 por seis personajes. El Dr. Manhattan, un hombre que vive una realidad paralela en el planeta Marte y comienza a tener visiones sobre el inminente caos global (es azul y es el ‘rey de la física’, por así decirlo), Silk Spectre II (o Espectro de Seda II, hija de una mujer retirada que guarda un secreto importante para ella y su hija), Nite Owl II (otro que usa la máscara que ha usado un héroe censurado años atrás). Ozymandias (el hombre más inteligente y probablemente el más rico del mundo), Rorscharch, un hombre violento de pasado tormentoso que desea vengarse del mundo y lo mira desde atrás de una característica máscara que jamás se saca y finalmente The Comedian, un hombre perteneciente a la antigua liga, que abre la película con su violento asesinato. Las razones son desconocidas para nosotros. Podían ser razones políticas (que fuesen contra él, solamente) o que quisieran matarlos a todos. Por ignorar las causas, Rorscharch busca al resto de los superhéroes e intenta que se protejan o se unan a él para detener la posible ola de violencia. Mientras tanto, vemos la posibilidad de una guerra nuclear que podrá, en cualquier momento de la película o de la historia, dejar acabado al mundo que todos conocemos.
Durante los 160 minutos de película, seguimos la vida, el pasado, los pensamientos y los sentimientos de cada uno de los personajes. Básicamente al principio, cada uno de los 6 e incluso los que formaron parte de la antigua liga, mostraron facetas de sí mismos que podrían ayudarnos a comprender sus posteriores actitudes. La vida del Dr. Manhattan y su transformación, de no haber estado desarrollada en la película, nos habría prohibido interpretar su decisión final. La historia de The Comedian, para mostrarnos que el mundo no es como parece, que los demonios pudieron haber sido santos. La pasional historia de dos seres ‘excluidos del mundo’ por los secretos y los engaños, que se vieron en situaciones tan humanas como extrañas. Y así, los porqués de Ozymandias, la justificación de por qué, realmente, era el hombre más inteligente del mundo. Los sentimientos de Rorscharch, el personaje más interesante, conflictivo y completo de la película, con un pasado de degradación y enormes deseos de venganza.
Esta película tiene una duración muy grande, que en ningún momento lleva al aburrimiento. Si no estuviesen, quienes la habrían categorizado de larga, estarían diciendo que no pudieron seguirla o comprenderla, que familiarizarse con los personajes fue algo imposible. El lado positivo de la larga duración del largometraje, es lo que enseña la misma historia. El tiempo pasa para todos, incluso para superhéroes que se ven fuera de su era. La censura ya les arrancó las esperanzas y la sociedad perdió la imagen esperanzadora para ellos. Cada uno siguió su vida normal, por su lado, necesitando que cuestiones como ésta vengan a golpear sus puertas.
De algún modo, lo que caracteriza a LOS VIGILANTES como largometraje y novela gráfica (la mejor que leí en mi vida, pese a que no pude leer demasiado), es que ningún hecho o comportamiento pierde causa. Puede entenderse no sólo como un retrato del paso del tiempo, ligado a la historia y a seis casos hipotéticos, sino además como un estudio psicológico de seis almas atormentadas por el pasado, por la injusticia social, política y por los simples errores del azar.
La partida de The Comedian viene seguida por el renacer de los superhéroes retirados, por el resurgimiento de secretos guardados durante décadas. Y a esto, el intento colectivo de desenmascarar la verdad del asesinato y del posible fin del mundo. En el enfrentamiento entre Estados Unidos de América y la Unión Soviética, el desenlace parece significar, lejos de la destrucción total y del pesimismo que ello implique, una opción extraordinaria para alejar el terror y postergar, al menos por un tiempo, la catástrofe.
Si vamos al caso, el planeta está necesitando de erupciones volcánicas, tsunamis, inundaciones y cada vez más devastadores temporales para darse cuenta de que el calentamiento global está azotando al planeta con mayor velocidad. Que lo que uno creía imposible, el fin del mundo, merece una pequeña reflexión. ¿Y si no lo es?
La película tiene la capacidad de atraer a una gran amplitud de públicos. Es una película madura, pero que pueden disfrutar jóvenes y, pese a ser de ciencia ficción, algunos cuantos mayores. Como película es muy buena. Como adaptación es extraordinaria. Captar la esencia de cada personaje, sus conflictos con el mundo, con la gente. La apariencia física y psíquica, la sensación que sus actitudes pueden producirnos. Este tipo de cosas hacen que el público sienta real lo que pasa. Que toda esa oscuridad y ese vértigo del que nos provee la cámara de Snyder, puede llevar a que el espectador se familiarice con la historia. No debemos olvidarnos de la enorme cantidad de escenas que ligan al triunfo o al fracaso de los héroes como humanos. El entierro de The Comedian con la canción ‘’The sounds of silence’’, cortado por la tele transportación de Silk Spectre II a la casa de su madre. Vínculo que tiene sentido 120 minutos más tarde, en la ‘’confesión marciana’’ del Dr. Manhattan en un globo de oxígeno. La relación sexual entre Nite Owl y Silk Spectre II, con una música lenta para admitir gloria. El enfrentamiento entre el hombre pequeño y Rorscharch en la cárcel, el 3-0 o todo lo que tenga que ver con el pasado de The Comedian. El chiste de Pagliacci al compás de la caída del cadáver desde el piso más alto del edificio. La recriminación del comediante al Doctor, cuando la ira lo hace cometer un error. ¿Por qué no cambiaste las cosas? / No te importan los seres humanos. Y evidentemente, de esto se trata la decadencia del superhéroe: la incapacidad de reconocer en sí mismos, cuestiones humanas.
Claro que hubo cuestiones absurdas que pesaron. La remera amarilla manchada con kétchup o un villano que carece de carisma. Quizá hubiera añadido alguna dosis de amor/odio, que nos permitiese acentuar la categoría de villano como tal, o como un héroe salvador de nuestra momentánea existencia. Por fortuna, este extenso largometraje de ciencia ficción fácil de juzgar (mal), es (por no ser como película, algo sobresaliente) un entretenimiento brillante para todas las edades; una reflexión de la vida, de la justicia; de la apariencia; la acción, la reacción; el error y el desacierto. Watchmen es un gran acierto donde se la vea, una adaptación irreprochable, una joyita del género y políticamente, una patada al gobierno, (y) a las masas sueltas de lengua.
Aclaración: imperdible la presentación (unos 5 minutos con la historia del mundo y de cada Minutemen/Watchmen, la sucesión Spectre y las Lesbian Whores). Más de uno (fanático, seguro) dirá que la adaptación es una porquería. No diré que no lo es. Saque sus propias conclusiones.
Puntuación: 8/10 (Muy buena)