lunes, 12 de abril de 2010

Day night, day night.

Day night, day night.


Una intensa y sofocante ópera prima de la mano de Julia Loktev. Por desgracia, al día de la fecha, su único largometraje ha sido éste. ''Day night, day night'' se ha convertido en líder, o en una de otros tantos, en el extraordinario trabajo de dirección y en la interpretación protagónica femenina de Luisa Williams. Este fue el año en que el elenco de ''Cuatro minutos'' o la dirección de Florian Henckel von Hammersmarck en el film ''La vida de los otros'', se destacaban sobre cualquier otro producto en el año. Por la enorme capacidad humana de reflejar ciertas temáticas, me es inevitable considerar, por co-producción que sea, a esta película de orígen alemán.
Con la tilde europea, aunque la marquita se la haya llevado Estados Unidos (ésta es una co-producción de Alemania, Francia y los Estados Unidos de América), la película narra sin tantas vueltas la ejecución de un atentado terrorista previamente planeado, el proceso operativo, la preparación psicológica y finalmente la ejecución, que consiste nada más y nada menos que en la explosión de un cuerpo bomba, un suicidio del que tenemos pocas pistas. Básicamente, no sabemos si es voluntario o involuntario. De ser lo primero, no sabemos qué circunstancia la llevó a tomar esa decisión. De ser lo segundo, no sabemos si ella está bajo presión humana o forzada por alguna clase de ideología. Si está cegada por deseos de venganza. Todas las hipótesis no pueden comprobarse, al menos con el inicio de la película y este objetivo es el segundo empujón que nos hace perseguir a la historia, a una protagonista que inicia caminando dentro de un aeropuerto y recibe un llamado que le dicta órdenes, las cuales ella va siguiendo al pie de la letra.
''Day night, day night'' tiene un brillante e invasivo uso de la cámara para atravesar barreras y suceder a la introspección, proceso en el cual uno, como espectador interviniendo en la mentalidad de la muchacha, intenta estudiar el clima, examinarlo claramente y extraer conclusiones que nos hagan afirmar la teoría. Por eso mismo puede decirse que está filmada como un documental, acercándose al trabajo ganador del Oscar ''Man on Wire'' en el que se desarrollaba paso a paso un crimen como algo en lo que uno, como espectador (e ignorante de cualquier causa) se puede apoyar. Además, la interpretación de Luisa Williams es una de las mejores de la década. Básicamente porque resguarda consigo la intimidad de sus razones, haciendo público su costado frío, el posesivo que la lleva por x razón a cometer el crimen (o no). Por otro lado, porque en su cara puede notarse el sufrimiento, el dolor, la ansiedad. Su capacidad de expresión, corporal o gestual (cuando es acosada por un muchacho en la calle neoyorquina, por ejemplo), hace que este documental no solo tenga una realidad imponente, sino además que parezca una filmación de algo que verdadera y simultáneamente está ocurriendo.
Este thriller, a la larga, puede considerarse pasional. La historia, desde una perspectiva (hipotética) más humana, débil y profunda, puede decirnos que se trata de un atentado que ella se hace a sí misma, esperando una señal de amor que finalmente la haga arrepentirse. La indecisión con la que carga es exactamente la misma con la que nos lanzamos a un final estremecedor, lento, oscuro y escalofriante. Y durante todo el proceso vemos a una mujer que pese a su indestructible convicción, tiene miedo de lo que vaya a pasar y sabe que no habrá retorno de lo que haga.
El mayor problema de esta película recae en la falta de osadía y en la pérdida del dinamismo. Lo que falta en la historia es algo grande e intenso que pueda estimularnos, y aunque todo motivo pueda traducirse lógicamente, el entretenimiento puede decaer o resignarnos frente al panorama amplio e impreciso de la protagonista. Curiosamente, hay salteados elementos que pueden aproximarse a lo ideal, a lo extraordinario, a lo europeo. Cosas pequeñas que, por no ser concretas (básicamente vemos a una mujer rodeada de hombres cuyas caras están tapadas), hablan de los posibles motivos que ella tiene para acceder a ser el cuerpo bomba. Uno nunca deja de dudar, piensa que en realidad ella ha sido forzada por los hombres. Sin embargo, pequeños gestos como ver a ella pidiéndoles a cinco hombres de caras cubiertas que cenen con ella, hacen que la película tome una dirección más humana y cálida, pese a la frialdad de los sucesos en general.
Si uno la interpreta desde este punto de vista, puede convertir un documental en un thriller pasional tan humano como europeo. Y sí, existe la multiplicidad de temáticas para que más de uno se vaya con ideas diferentes a la mía. El cine debate, que nos hace hablar, analizar e interpretar, realiza una fantástica propuesta. ''Day night, day night'' es una película íntima, traumática, hostil, imperfecta pero finalmente encantadora.
Puntuación: 7/10 (Notable)

1 comentario:

Olvin Otero dijo...

Esta película la he buscado en la web, con las ganas de volver a verla. La pude ver en cable hace unos años y encantó.

Saludos.