viernes, 2 de abril de 2010

Dos hermanos: una película buena onda. Nomás.

Dos hermanos

Me es sumamente difícil juzgar esa película, o mejor dicho, este estilo de películas. La causa principal es que Daniel Burman es uno de los directores a los que más admito. Sus películas me fascinan, desde el aspecto crítico y desde lo personal. A ésto se le suma el haber visto ''El primer día del resto de nuestras vidas'' hace poco y horas más tarde, la película de Burman restante, ''Derecho de familia''. La primera, un relato complejo y sumamente irónico de la familia. Francia vuelve a dominar el marcador. Para mí, horas más tarde, Argentina y su derecho de familia ha enviado a MI pantalla grande un producto bello de ver y de sentir. No es necesario compararla con la francesa, pero sí uno puede comparar a Burman con Burman. Su obra máxima, ''El abrazo partido'', ha dado orígen a un estilo muy personal que se prolonga con ''Derecho de familia'' en 2.006 (una comedia dramática que maneja muy bien las emociones, principalmente la complicidad en las miradas para generar más gracia y no hacer un drama tan heavy), ''El Nido vacío'' en el 2.008 (una historia que parece plantear más la soledad de los padres que la vida de los hijos en relación a ellos) y ahora con ''Dos hermanos'' en el 2.010.
Dando un salto enorme desde la relación de paternidad a la hermandad, comete uno de los más grandes delitos que se recuerden en el género: combinar el aburrimiento con una historia de familia que da para todo y se queda en la nada, siendo tan sólo una pésima exhibición sentimentalista, un intento de convencer, reir y/o llorar.
Repleta de grietas en lo interpretativo y de enormes exageraciones, ''Dos hermanos'' es un producto libre y barato, pudiéndose comparar más a ''Esperando la carroza 2'' que con el resto de las comedias nacionales. Los primeros veinte minutos parecen ser la proyección del goce de la mediocridad argentina. Los otros ochenta directamente son insoportables. El cruzar los roles y ubicar a Antonio Gasalla en un lugar más dramático, y a Graciela Borges en el cómico (por así decirlo, la película no es ni cómica, ni dramática), no está nada mal. De la fórmula, sólo Borges sale viva, destacándose no por interpretar bien a Susana (la hija fría, calculadora e interesada; ebria, sin filtro, etc..) sino por estar lo suficientemente capacitada actoralmente como para sostener un fracaso tan grande, y sostenerlo bastante bien (no hace maravillas, pero su mirada crítica y su incapacidad de moderación crean un perfil entretenido y algo dinámico).
La historia muestra a dos hermanos vinculados por una relación de odio-amor (principalmente odio, aclaro) que son obligados (de alguna manera) a vivir juntos al otro lado del río. Él es un dominado, desde el primer minuto, con una notoria apariencia homosexual, una vida acabada y al borde del fin. Característicamente, él puede ser el padre de su hermana y esposo de su propia madre que muere al inicio de la película. Ella es una mujer de trabajo, a la que poco parece importarle la familia, apasionada por el alcohol y la buena impresión. Uno naturalmente puede resumir el resto de la película como ''una cinta de aventuras barata dedicada a narrar la intolerante (o intolerable) relación de dos hermanos en conflicto'', con un final flojo y previsible, para rematar una trama absurda.
Como si ésto fuese poco, la ausencia de Mirtha Legrand la hace protagonista. Los personajes la nombran unas seis veces en toda la película, están entusiasmados por verla aparecer, la ven a través del televisor y la elogian a más no poder. Una santa, una ''remadora'' del conflicto, elegante, importante... No digo que no lo sea, al contrario, pero... ¿Acaso esperan ser invitados, los actores y el director, en el primer programa y ser felicitados por la Diva? Así parece. Sólo ha estado ausente el ''dedicada a Mirtha Legrand''. De cualquier modo, hay un grave error de cronología y Mirtha tiene que ver. El programa inicia y de inmediato ambos hermanos van a oir las conversaciones de la casa de al lado. Cuando acaban de estar sus oídos apoyados a un vaso, uno le dice al otro ''el programa acabó''. Y dudo que hayan pasado 2 horas, más aún cuando de fondo se puede oír el programa. Un error que muestra la desprolijidad y la baja calidad del largometraje. Uno de tantos.
Por breve que sea, se hace larga. Para los que están entusiasmados y mueren por ver esta ''gran'' comedia dramática, les digo: este producto es increíblemente mediocre, denso, tonto, absurdo, inmaduro, barato y aparentemente orgulloso de sí mismo. Un elenco para el cachetazo, un guión que es básicamente un rejunte ecológico de terribles conceptos, de insultos, prejuicios y otros recuerdos hirientes para lanzar durante el extenso período. Falsa, superficial y estricta. Una película con claros fines comerciales, una presentación de apariencia exquisita que trae consigo una bochornosa posdata. Todo lo que uno ve en ''Dos hermanos'' es, ni más ni menos, que una enorme falla del cine nacional. Decir que es peor que ''Esperando la carroza 2'' no es poco, y sí, verdaderamente lo es. Rescatar del paquete un par de escenas (el solitario funeral o el final de Edipo Rey, que debió ser el final de la película) para calzarlas en la balanza con un resto horroroso, con momentos absurdos realmente pesados (vamos a señalar, por ejemplo, la conferencia de prensa del embajador de Brasil, la escena en que ambos se ponen a escuchar las conversaciones de la casa de al lado y se recriminan cosas durante 10 minutos, o en la que él le dice de todo a ella mientras duerme para justificar lo que he dicho con respecto al guión, una interminable catarata de insultos desmedidos), todos ellos son momentos patéticos, tristes, tediosos, molestos, que otros pueden interpretar como la completa capacidad del cine nacional. Ésto está lejos de ser todo lo que el país puede hacer, Argentina tiene mayor capacidad. Sin embargo, algunas historias parecen disfrazar nuestra técnica y hacerla confusa. A veces, más de uno puede preguntarse si lo que el país puede hacer, es películas como ésta o películas buenas.
Aclaración: si quieren ver algo bueno de Burman, vean todo... menos ésta.
Puntuación: 3/10 (Mala)