miércoles, 13 de enero de 2010

Enamorándome de mi ex: simpática comedia.

Enamorándome de mi ex.


Nancy Meyers, quien ya se ha ganado una buena posición en el mundo de las comedias románticas (bueno, algunas más románticas que otras), regresa a la pantalla grande con ''Enamorándome de mi ex'', una película en la que dirige a tres cómicos: Meryl Streep, Alec Baldwin y Steve Martin. Streep tiene tendencias dramáticas, aunque ha demostrado en películas como ''El diablo viste de Prada'' tener talento para la comedia. Y mucho.
Comenzó su carrera con ''Juego de gemelas'', una comedia medianamente buena con exceso de casualidades justificadas por el amor. Luego siguió con ''Lo que ellas quieren'', una comedia popular, simpática, pero bastante flojita. En el 2.003, comenzó con la oleada de películas buenas de verdad. ''Alguien tiene que ceder'', una fantástica comedia con Jack Nicholson y Diane Keaton; ''El descanso'', en el 2.006, una bellísima película romántica con Kate Winslet, Cameron Diaz y Jude Law; y ahora ''Enamorándome de mi ex'', una película no-tan-mala con un elenco de lujo.
Como en todas sus películas, se relatan las historias más descabelladas de la sociedad. Si el intercambio de parejas vía internet (y el enamoramiento) era poco, enamorarse de un ex parece aún más complicado (pues, como lo dice el título original, lo es). Meryl Streep, tiene un negocio gastronómico y ve partir a sus tres hijos, habiéndose divorciado diez años antes. Pero gracias a la graduación de su hijo, vuelve a tener un encuentro con su ex esposo (sí, Baldwin) mucho más íntimo de lo imaginado. Así, él (que está casado con otra) y ella (sola, con tendencias a formar una relación con su arquitecto, Steve Martin) comienzan una relación que les permitirá descubrir nuevas sensaciones.
Streep es una actriz exitosa que ha estado más nominada que nadie (dentro de la actuación) a miles de premios. Ahora bien, ni en Julie & Julia ni en ésta realiza interpretaciones extraordinarias. Es más, debo admitir que todos los logros que consigue Streep son apoyados por el mismo guión de Meyers; ella hace una actuación media satisfactoria, sin más. Baldwin, en cambio, aporta gestos y reacciones muy interesantes. Una muy buena combinación de actores, al que se le suma Martin con una actuación medio floja pero más decente de lo que suele caracterizarle, para dar al público un espectáculo de risa asegurada.
Ya en ''Juego de gemelas'' se ha experimentado con los encuentros entre todos los personajes, dentro de un hotel. John Krasinski, no sólo ha sido la revelación absoluta de la película (y el personaje más cómico de todos), sino también el protagonista de una de las escenas más divertidas y reveladoras dentro de, claro, un hotel. Las situaciones que aparecen en esta película, ya han sido experimentadas en otras películas de la misma mujer, los enredos y los cruces entre parejas vuelven a repetirse (o a sugerirse, como en el baile de la fiesta). Aún así, causan gracia.
El planteo de esta película es sencillo. Una mujer de edad comienza a sentir energía a causa de su relación clandestina con su ex esposo. Tras diez años de separación, se encuentran y comienzan a sentir una relación limpia, nueva, auténtica. Comienzan a sentir, como nunca, la verdadera relación que los ha dejado años atrás. Así, ella comienza a experimentar para ver hasta qué punto puede soportar la pasión o el engaño, a la medida que penas y alegrías vienen y van, a través de sus hijos, de su pareja, de su affaire con el arquitecto, etc.
Nancy Meyers también se ha encargado del guión, e indudablemente ha compuesto una gran comedia, llena de momentos para reirse a carcajadas, de ocurrencias fantásticas, con personajes muy precisos (como Krasinski, de quien aún me sorprendo). Toda su experiencia de vida y obra, desarrollada en diálogos muy buenos que permiten seguir a la historia, y seguirla sin aburrise demasiado (tiene sus bajas, pero el entretenimiento está bien sostenido por tres, cuatro humoristas).
La película queda ampliamente abierta. Desde un final nomás sugerente hasta personajes que quedan suspendidos en la nada (demostrando así cuán innecesarios han sido, y es el caso de las amigas de Streep, sólo puestas para hacernos reir con sus gritos chismosos), parece que no está tan cerrada como en ''El descanso'', ni tan inteligentemente sugerida como ''Alguien tiene que ceder''. Es, de las cinco suyas, una de las más flojitas, pero pese a no ser tan buena ni tan mala, es de lo más cómico del año..
Hablando de la mujer, nuevamente (el descubrimiento juvenil de un pasado y una familia, la mujer en pareja, la mujer madura en una relación, la mujer que nota el cambio y ahora, la mujer que prolonga el divorcio), realiza un enfoque interesante al balance del amor, de cómo sin presión puede disfrutarse más. Por momentos parece una película que avala los divorcios, pero a su vez apoya incondicionalmente a la felicidad personal. Algo materialista, pasional, más sexual que romántica, sin tanto acento en lo que verdaderamente importa (desconozco si quería mostrar que las relaciones humanas hoy en día están dirigiéndose a eso, o si tan sólo fue su propia confusión, si se encerró en su propia trampa). No sé si el problema soy yo, o Nancy Meyers no ha logrado representar sus verdaderas intenciones. ¿Algún traductor disponible?
Puntuación: 6/10 (Buena)

El mensajero: más portadores de malas noticias.

El mensajero.


Como si George Clooney fuese poco, apto para despedir a miles de personas alrededor de todo el mundo en ''Amor sin escalas'', al héroe de guerra Will Montgomery se le ha encomendado la difícil tarea de unirse a Tony Stone para ambos, encargarse de llevarles a las familias los más duros mensajes que pueden recibir como testigos fieles de una guerra crudísima (la de Estados Unidos e Irak, básicamente de los hombres que han sido enviados a Irak para combatir en el campo de batalla), que sus hijos, hermanos, parejas, o quienes sean, han sido asesinados.
Ben Foster, un gran actor que suele hacer papeles de alcohólico, drogadicto o delincuente (Bajo amenaza, con Bruce Willis; Juegos prohibidos, con Justin Timberlake, Bruce Willis, Anton Yelchin y Emile Hirsch), nos presenta una historia altamente conmovedora, a la medida que va involucrándose en el tema, que va sintiendo la pena que pueden sentir los familiares del fallecido, ya que él ha sido un héroe sobreviviente y guarda en su corazón un suceso trágico que está contenido por sus propias emociones y pensamientos. Woody Harrelson, actor de amplia trayectoria que ha sido nominado al Oscar por la película ''Larry Flint: la entrevista del escándalo'', y que ha aparecido en películas como ''Noches mágicas de radio'', ''Propuesta indecente'', se encarga de ser el experto en estas cosas, quien apoya a su compañero y lo ayuda a seguir todos los pasos para informar, para ser portadores de noticias muy trágicas, que pueden ser tomadas desde el otro lado con diferentes reacciones perjudiciales para ellos y para Estados Unidos.
Así, una relación de amistad y aprendizaje va naciendo, a la medida que ambos van adquiriendo de sus experiencias grandes lecciones de vida. De la misma sociedad se puede aprender, del respeto, del dolor, de la pérdida o de la misma culpa. Todos estos sentimientos tan abstractos y tan bélicos como en ''Hermanos'', una reciente actualización, van persiguiendo el dinámico curso de un dúo al que nadie quiere ver, en una guerra tan estática a la que norteamerica como cineasta se dispone a darle un gran mensaje, o en mejores medidas, un reflejo de lo que el gobierno ha estado haciendo hasta el año pasado, donde aparentemente las cosas han comenzado a cambiar y para bien de la sociedad, con la esperanza de que no sean tan sólo palabras de un político ambicioso.
El argumento está desarrollado a modo de mosaico. Cómo una misma situación puede perjudicar a varias comunidades, cómo puede atormentar a varias familias, cómo puede hacer vibrar varias casas, cómo puede transformar las vidas de varias personas. Muestra en casi dos horas los diferentes modos de responder a una pérdida, lo cual ha de justificar lo que realmente pasa dentro de una puerta. Sentimientos de odio profundo hacia los estados unidos y los servicios militares, sentimientos de odio profundo a este dúo frío (porque es necesario que lo sean) y portador de la desgracia mayor, sentimientos ocultos y falta de confianza, sentimientos de impotencia, de observar el futuro como algo oscuro y lleno de soledad, sentimientos de firmeza forzada, donde uno tiende a fingir estar bien para que el resto no esté mal. Y a veces, la falta de frialdad puede hacer de estos portadores seres sensibles que quieran ver qué hay detrás de esas puertas, a partir de reacciones inusuales, y de este modo entrar figurativamente a su casa, y por qué no, a su pasado.
El director de esta cinta es Oren Moverman, un debutante con suerte o talento. Ha creado una atmósfera tan dramática como la que deben proporcionar los verdaderos dramas, esos que queman desde adentro. Una película cuyas emociones atraviesan la pantalla para atrapar al espectador sin dejarlo escapar, y a veces haciéndolo llorar o conmoverse con la naturaleza de ambos personajes y de todas las familias alrededor del mundo que sufren pérdidas que muchas veces no pueden entender, que no puede ningún soldado justificar conforme a lo que la gente del entorno quiere. Junto a Alessandro Camon, han elaborado el guión de esta película. Es el segundo trabajo de Camon, tras una cinta italiana (Il Bandito K.). Moverman, por su parte, ha trabajo con el guión de la película ''I'm not there'', sobre la representación en la personalidad de varios seres, de las etapas de vida del músico Bob Dylan. Ambos están, por así decirlo, empezando. Buen comienzo.
El clima de esta película es atroz, como debe ser en una película de guerra. Quizá su más grande pecado es reservarse demasiado, y en lugar de ser frontal elabora diálogo a diálogo sutiles críticas al gobierno y al servicio militar estadounidense; igualmente, así se logra llegar al corazón del público con historias profundas, de salvaje emotivismo, de remordimientos que constantemente llevan al pasado de dos almas frías; todos tienen un corazón, aún así todos aquellos portadores que trabajan contra lo que la gente quiere, pero que efectivamente, debe saber.
Woody Harrelson ha logrado una interpretación prodigiosa, que no ganará muchos premios por estar desafortunadamente debajo de Christoph Waltz (Bastardos sin gloria). Aún así, su labor es meritoria y digna de aplausos. Es un actor que me gusta muchísimo, incluso me han encantado sus escasas escenas en ''Sin lugar para los débiles'' de Joel y Ethan Coen. En esta halló la posición que le correspondía, una posición que difícilmente pierda su lugar entre los nominados de las próximas entregas (BAFTA, Oscar,..). Por el momento, se agradece que dentro de un elenco de lujo, haya actores como Foster o Harrelson que tengan ganas de actuar con el corazón.
Puntuación: 8/10 (Muy buena)

Hermanos: una fiel copia de grandes ambiciones danesas.

Brothers


Stanley Kubrick, ya se encargó de mostrar con ''Full metal jacket'', cuáles son los límites de un hombre atormentado por el contexto bélico y básicamente, por la sociedad misma. Una gran estrategia para una introducción fantástica, de cuarenta minutos de duración, que sirvió de guía para perfiles de muchos personajes bélicos, principalmente para las grandes películas de los 90s ''Rescatando al soldado Ryan'', ''La delgada línea roja'' y la espectacular ''La caída del halcón negro'' del 2.000. Basada en una película danesa del mismo nombre, ''Brothers'', de Jim Sheridan (Mi pie izquierdo, En el nombre del padre), persigue los misterios ocultos en la psicología de quienes van a combatir a guerras y sufren el haber visto muertes y, en muchos casos, haber matado. Es imposible dejar de compararla con la obra original, una película que demuestra minuto a minuto ser europea por no dar tantas vueltas y mostrar imágenes crudas sin temor. La original tiene, a diferencia de esta obra norteamericana (que, atención, es muy buena), una carga emotiva muy fuerte que se complementa con momentos de altísima tensión para dar un espectáculo brillante.Tobey Maguire logró despegarse de Spiderman con ''The good german'', una de las mejores películas de espionaje que he visto en mi vida (sí, es de Soderbergh, cómo no); Maguire, demuestra tener un buen perfil como actor dramático fuera de lo que puede ser estar disfrazado de un hombre-araña con poderes. O como sea. Jamás las vi. Gyllenhaal y Portman ya están bien involucrados en el estilo. Aún así, Maguire sobresale increíblemente. Creo que ''Brothers'' es una de las pocas películas en las que es imposible lucirse. Tienen que ser actores muy malos para no sacarle algo de jugo a estos fabulosos rostros y corazones. Más aún, cuando hay tanta sensibilidad humana en el aire, cuando cada gesto traduce una sensación más profunda de lo que parece. Esta característica apoya al hombre araña para captar la atención de su público, principalmente en los últimos 40 minutos donde este retrato de complejos familiares llega a su clímax. En este caso, este nominado al globo de oro interpreta a un marine que se ve involucrado voluntariamente (más que voluntariamente) en la guerra, en Afganistán. Ha dejado a su esposa y a sus dos pequeñas hijas solas en la casa; a sus padres y a su hermano en la vida pasada. Pero una mañana como cualquier otra, su esposa (Portman) recibe la noticia de su muerte, y todo su mundo, sus planes, se derrumban rápidamente. Así, el cuñado de la recientemente viuda (Gyllenhaal) se traslada a la casa de ellos, para sostener la relación con su cuñada y sus sobrinos, tras la terrible pérdida. Pero la colisión de personalidades tan fuertes desencadena una cascada de emociones y sentimientos intensos que llevan a la reflexión. En medio del intento de superarlo todo, la vida da un giro de ciento ochenta grados lo necesariamente fuerte como para reestructurar el caos en la familia. Esto forma los cuarenta minutos finales de la película, que abarcan situaciones de tensión tan fuerte, que la culpa, el remordimiento, la pasión, las emociones y la mera necesidad de contenerlas se vuelven protagonistas de este gigantesco drama familiar con un lejano contexto bélico. Las relaciones entre hermanos han tenido, en estos últimos dos años, respuestas muy extrañas. ''Pride and glory'' fue un fracaso, sobre dos hermanos policías. ''We own the night'', de estilo similar (si mal no recuerdo dirige James Gray) no fue tan popular (al menos en Argentina). ''I've loved you so long'', es excelente y tuvo una respuesta interesante, pero tampoco demasiado trascendente. Con ''brothers'' se toma un poco de cada uno de estos argumentos para estructurar sabiamente los lazos humanos, condimentando cada una de las situaciones y de los diálogos. Son demasiados errores los que comete el hombre, y son demasiadas las reacciones que él mismo puede tener. El dolor, el arrepentimiento, el odio, la paranoia, la culpa; todo gana fuerza y dirección hacia lo que puede ser un final trágico.La escena del cumpleaños de la hija del marine es clave para despegarse de la estricta contención. Dos personajes en la película están tan tensos como nosotros, y uno de ellos busca a través de la irritabilidad, descargarse como corresponde. No sólo tiene un realismo enorme, sino que además añade minutos para prolongarlas con otros momentos tan fuertes como los previos, a la altura de la obra maestra original.El encargado del guión es David Benioff, quien ha trabajado dos veces con uno de mis directores favoritos (Marc Forster; trabajó con él en ''El umbral'' y ''Cometas en el cielo''), logra conseguir el efecto de la fuente original, acentuando las escenas donde todo sustantivo abstracto toma valor y se forma en pantalla: todo aquello que tenga que ver con la complicada relación de preferencia entre el padre y sus hijos, la transformación de la guerra de un hombre y sus dos hijas, el engaño, la desesperación y la soledad. Todos estos acentos no están porque sí, y el pensar en que han sido intencionales me demuestran que definitivamente en el cine hay buenos pensadores que saben hacer de ciertos momentos, sucesos grandes y atrapantes. A pesar de que me haya gustado más la danesa que la norteamericana, debo admitir que por ser remake tiene una magia especial; es una película encargada de enfocar aquellas desgastadas relaciones, esas complicadas acciones e inminentes reacciones que afectan el curso de una familia que se ha de conformar con lo normal, con lo cotidiano (pese a que, repito, es extremadamente fuerte y aún así débil en comparación); es un estímulo reactivo para los portarretratos cinematográficos familiares, una buena posibilidad de limpiar toda la suciedad que algunos fiascos han dejado años atrás.

Puntuación: 8/10 (Muy buena)