sábado, 22 de enero de 2011

Biutiful

Uxbal tiene una vida bastante particular. La desgracia parece acecharlo, así como la muerte. "Biutiful" es un repaso de su vida, sus últimos días, y como la vida diaria está relacionada inexplicablemente con la cultura ajena. Sí, es de la mejor manera que puede presentarse una película con escenas de temática sociocultural, completamente de sobra. Aún así, esta divina tragedia de Alejandro Gonzalez Iñárritu, sobre un hombre de familia venido a menos, y que cerca de partir al otro mundo experimenta emociones para él inéditas, le ha otorgado (justamente) el Premio a la Interpretación Masculina, al español Javier Bardem en el Festival de Cannes. La película forma parte de las nueve películas extranjeras más cerca de quedar entre las cinco nominadas finales. Recomendable (para DVD).

Biutiful.


Trailer en su versión original - Audio Latino.


Crítica.

"Biutiful". Un título que ya parece referirse al tema del idioma, que es el máximo esponente de la temática cultural. Y curiosamente, es lo que mejor le sale a Alejandro González Iñárritu. Lo digo refiriéndome a Babel, claro, una de las mejores películas del año 2006 junto a "El Laberinto del Fauno", "La Vida de los Otros" y "Secretos Íntimos". Ha logrado construir hace 5 años, una historia sobre el modo en que las civilizaciones están unidas por las cosas malas. Y cómo el lenguaje supone, por momentos, un nexo conflictivo en el desarrollo de cada una de las diferentes sociedades. Biutiful intenta, más o menos, lo mismo. Carga más o menos la misma complejidad, acentúa problemáticas socioculturales y además, es un retrato pesimista sobre la vida misma. A "Biutiful", y es ésto lo que marca la diferencia, le suma poesía, pero le quita un poco de todo lo demás.
La historia viene a ser una versión dramática y por momentos insoportable de "Un hombre serio", sobre una serie de desgracias y reflexiones negativas sobre la vida misma. La conclusión es la importancia de la vida, y cómo a pesar de todo, es algo importante. Son diez círculos que rodean a este personaje en un viaje hacia el paraíso, en una tragedia divina. Está bien, en este caso, Uxbal (el personaje de Bardem) no tiene ningún guía prehistórico y debe afrontarlo todo solo. Porque está solo. Está muerto en vida y vive acechado por la muerte, viéndola venir cada vez más. La verdad sobre la salud es un cachetazo que le hace tomar otro modo de vida.
Durante casi dos horas y media, nos muestra un trozo de la conflictiva vida de Uxbal, un personaje genialmente construido e interpretado por Javier Bardem, un actor incomparable. Le pone toda la carga dramática (hasta añade los excesos a su personaje para que sea creíble) que Uxbal necesita para que el resto de los espectadores (además de cada uno de los personajes, que son espectadores de su vida) sientan compasión por él.
Toda esta faceta de la película, sobre la decadencia de un ser humano desgraciado, desafortunado, está bastante bien hecha. Si de algo no se la puede criticar es de ser hipnótica. Porque es realmente atrapante y nos pone como testigos de algo increíble, algo que por momentos cruza la línea de lo sobrenatural (con el tema de los fantasmas, el camino de los muertos; un costado místico más aproximado a "21 gramos" que a "Babel"). Lo que me choca realmente, me irrita, es que Iñárritu no se luzca en lo que mejor le sale, que es enfocarse en temáticas sociales y culturales. Conecta la vida desencantada de Uxbal a una comunidad asiática, y a una mujer de color, todos con ciertos conflictos que los caracterizan como otros conflictos a otros seres humanos. Y ahí es donde falla. Tiene tan poca fuerza narrativa, tan poca credibilidad por momentos, que se hace completamente innecesaria. Es, en muchos momentos, un estorbo. Son escenas que, más que la sensación de culpa (que es algo insignificante frente a tanta desgracia) generan cansancio, aburrimiento. Particularmente creo que esas escenas, que son muchas y bastante largas (hasta una relación homosexual de dos asiáticos, muy poco trabajada), pueden recortarse tranquilamente sin perjudicar el ritmo de la vida del personaje protagónico.
Sí tienen peso los personajes que conviven con él en un circuito familiar. Sus hijos, que generan emoción. Su "esposa", que genera complejidad con su desequilibrio psicológico - emocional. El resultado es bueno.
El predominio de la oscuridad, de escenas con poco sentido (que luego acaban consiguiéndolo) y una musicalización que parece calcada de "Babel" (un inconfundible Gustavo Santaolalla, ganador del Oscar en el año 2006 y 2007 por "Secreto en la Montaña" de Ang Lee y "Babel", de Iñárritu, respectivamente), son tres elementos que dan algo de tonalidad a la historia. Más allá de que ni la musicalización sea demasiado buena, ni las escenas con poco sentido sean favorables, ni el predominio de la oscuridad sea algo legible, están bien ligadas a la historia en sí. Historia con falta de sentido. Historia con poco de festividad, de música, prácticamente muda, tétrica. Historia oscura y turbia. Toda la vida de Uxbal está ligada a la técnica, está bien pensada. Tiene coherencia. Bueno, después de todo, es Iñárritu.
Puntuación: 5/10 (Floja)