viernes, 14 de enero de 2011

Noches de Encanto.

Alice decide darle un giro significativo a su vida, viajando desde Iowa hasta Los Ángeles. Buscando trabajo, se cruza con el Burlesque Lounge, lugar encargado de dar uno de los más apasionantes espectáculos. Ella ingresa con ganas de formar parte del grupo de artistas, pero apenas consigue un lugar atendiendo mesas. Así, utilizará su carisma y su carácter para ir escalando, y así conseguir deslumbrar a todos con su talento. Pero el lugar, cuya propietaria es Tess, está a punto de ser tomado, por falta de pago. Ahí toda esta familia de artistas deberá ingeniárselas para tomar una decisión por el bien de todos. Un inteligente musical, una película regular; combinación perfecta para cine. Recomendable.

Burlesque.



Trailer subtitulado al español.



Crítica.


Y los diamantes, una vez más, son los mejores amigos de una mujer. Es que esta frase siempre nos lleva a aquel famoso molino rojo ("Moulin Rouge", Baz Luhrmann), a recordar a una Nicole Kidman desprendiendo de sí una luz interior y alumbrando todo lo que está enfrente. "Burlesque" consigue un logro increíble: siendo consciente de que no es ninguna obra maestra, es capaz de reproducir en nuestras mentes algunos de los nombres más grandiosos de la historia del musical cinematográfico. Y estamos hablando de grandes nombres. De Cabaret, aquel lugar con fines de placer para olvidar todo lo malo de afuera (en aquel caso, la guerra). De Moulin Rouge (no sólo con el número musical "Los Diamantes son los mejores amigos de una mujer", sino también con su villano, un hombre que pretende apropiarse del lugar, y también de esa mujer que trabaja ahí, mostrando su talento). De Chicago (imitando un poco su estética). Y así, muchos otros grandes (y hasta pequeños) musicales.
Steve Antin, director de Burlesque, debuta con una película que brilla sola. No es que se trate de ninguna joya, aunque sí está bien mantenida por un elenco para el encanto. Por un lado, Cher. Por otro lado, Christina Aguilera. Dos voces completamente opuestas, si se quiere, pero ambas son sensacionales. El Burlesque (que es el símbolo de todo teatro de revista, con talento, playback y hasta las más tontas maldades entre artistas para robarse el prestigio de la otra) une a estas dos enormes mujeres a través de su talento. La voz de Iowa, la campesina, que llega de golpe a Los Ángeles a probar suerte y es menospreciada al ir a pedir trabajo en este lugar, con el que realmente sueña, hasta que todos oyen su voz. Más o menos lo que muestra (sin ningún cabaret, estamos hablando de la transición rural-urbana) Hannah Montana (con perdón para cualquier mínimamente fanático de Christina Aguilera, o de cualquier otra persona considerada artista) en esa despreciable película.

La película es de ésas que te elevan hacia algún lado. Uno no sabe bien hacia dónde está viajando, pero como espectador, tiene algo (mucho o poco) de fe en ella. Como musical, es indiscutiblemente bueno. Las canciones son fantásticas; las coreografías, exquisitas. La combinación de novedosos sonidos pop-jazz-blues con canciones para nada novedosas (como alguna que otra de Madonna, o hasta de la propia Aguilera) acaba siendo satisfactoria. Todo maneja una coherencia, tiene buena voz detrás (claro, tenemos a dos estrellas del pop, que por desgracia -y no entiendo por qué, cosa que me irrita indescriptiblemente- no actúan juntas en escena -y le arruino la sorpresa para quien ha ansiado verlas cantando algo) y una gran presencia delante. Insisto, como musical, tiene todo lo necesario: tiene estilo, talento, atractivo.

El problema viene cuando uno la ve desde la historia. Cuando uno logra ganarle a la luz del sol, ve algo no tan brillante. Ve algo simplemente esférico. Y algo así sucede. El atractivo del musical muchas veces logra tapar ciertos errores (mínimamente, podemos llamarle así), pero no todos. Y muestra que la película es frágil, que no tiene un argumento sólido, que sus personajes no paran de contradecirse, que la historia parece demasiado irreal, que los actores pueden cantar bien pero no actúan. Vemos como un prometedor elenco es desperdiciado (tenemos a un Stanley Tucci "copiado y pegado" de "El Diablo viste a la moda") y como los protagonistas (Cher/Aguilera) muestran vulnerabilidad en la interpretación. Exceptuando una escena más o menos dramática que casi arranca a la joven cantante una lágrima, pero que es más realista que cualquier otra escena con lágrimas que fluyen como ríos, el resto no funciona del todo bien. Los actores vibran entre lo interesante y lo patético (debo mencionar la escena en que Christina Aguilera llega a Los Ángeles, y hace señas con las manos para demostrar que está perdida) y rebajan la categoría del Burlesque.

El guión repara algún que otro daño. Es un trabajo poco admirable. Y lo poco admirable está estrechamente vinculado con algunos rebotes humorísticos, sumamente ingeniosos (básicamente en la relación amorosa) que compensan (o mejor dicho, no ridiculizan del todo) la falla de los actores.

Como musical es bastante más que bueno. Como película, es algo más que mala. Pero la oferta es tentadora: nada de departamentos, simplemente olvidarse del mundo exterior por dos horas, oír a dos artistas muy talentosas esparcir su calidad por toda la pantalla, y dejarse llevar por unos asombrosos números musicales (como "Bound to you" y "Show me how you burlesque").

Puntuación: 5/10 (Floja)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta mucho esta película especialmente porque soy fan de Christina Aguilera, verla actuar y cantar es todo un agasajo. La he visto en el cine y apenas en la web y me volví a emocionar con las canciones como la primera vez, mi parte favorita las coreografías.

sofia martínez dijo...

La historia de una chica que quiere triunfar y salir adelante eso es básicamente en los que se centra la historia de Noches de Encanto , lo verdaderamente atractivo de esta película no es eso, sino las actuaciones musicales que intervienen en la narración, vale la pena ver este musical, es atractivo y fresco, además de que actúa una de mis artistas favoritas: Cher.