domingo, 16 de enero de 2011

Red Social.

Mark Zuckerberg crea The Facebook, una red social en el otoño del año 2003 que en siete años, se ha convertido en un imperio, y su propietario en el billonario más joven del mundo. Esta película, dirigida por David Fincher [Seven, El Club de la Pelea], narra los episodios que llevaron a Mark a crear dicho programa, pasando por ciertos aspectos claves de su personalidad, sus amistades, enemistades y, claro, sus complicaciones legales. Basada en el libro de Ben Mezrich "Multimillonarios accidentales", que es el resultado de una serie de investigaciones, y de testimonios de algunos de los personajes más cercanos a Zuckerberg, incluyendo uno de los que lo ha demandado: Eduardo Saverin. Una película casi perfecta. Muy Recomendable.

The Social Network.


Trailer subtitulado al español.



Crítica.

Quien me conoce de verdad, y quien sigue realmente este sitio, sabe cuál es mi opinión sobre David Fincher. No voy a escribir ni un sólo párrafo acerca suyo. Simplemente me limitaré a decir que hay una película suya que es excelente. Y es ésta. Una adaptación de la novela de Ben Mezrich "Multimillonarios Accidentales", que debe gran parte de su estupenda naturaleza al guionista Aaron Sorkin. Una historia, como dice el título completo de la novela, sobre un genio, sobre el talento, sobre el dinero, sobre el sexo (desde la falta de él, hasta cómo puede una red social estar vinculada al "surgimiento de algo") y la fundación de Facebook.
La película, narrada a modo de autobiográfico, aunque no tan dañino como el libro (estamos hablando de un texto con el que ha cooperado Eduardo Saverin, sujeto que ha demandado al fundador de Facebook, y que seguramente lo debe odiar con el alma), observa con gran atención el lazo que hay entre la vida social del protagonista (Mark Zuckerberg, interpretado muy bien por Jesse Eisenberg) y la vida tecnológica, que a la larga es la misma. La introducción muestra éso: como uno es capaz de plasmar en una pantalla su propia vida, o gran parte de ella. Algo actual: personas desconocidas pueden seguir la vida de otro a partir de los estados de Facebook, por ejemplo. Y así, "Red Social" es una máquina que parece no acabar de decir verdades sobre una sociedad de consumo tecnológico masivo. Muchas de estas verdades son logro de la adaptación, pues se impone cierta subjetividad, cierta opinión, que va más allá de lo que se dice en el libro.
Esta película es técnicamente impecable. Tiene un trabajo de edición destacable, una banda sonora sobresaliente, una fotografía interesantísima. Todo ésto, sumado a un guión de primera (que además de contar, y dar su propio juicio sobre la historia principalmente con el final, mezcla momentos cómicos con escenas serias, y el resultado es algo más que notable), y a un elenco al que se le cree algo (tiene actores buenos, principalmente Andrew Garfield, pero que por momentos no pueden con su personaje), hacen momentáneamente de esta película, la mejor oferta de todo el año. Es, pese a todo, una película sencilla. Un retrato sobre la vida universitaria, la importancia de las fraternidades, de la visión del otro, del "pertenecer a", etc. Zuckerberg, se encarga de independizarse y pertenecer a sí mismo. Muchos lo queremos por ser egoísta, soberbio, genio, y por tener personalidad. Otros confundirán personalidad con conducta social, y dirán que no tiene personalidad porque es incapaz de relacionarse con el resto de los seres humanos. Ok, es una máquina, pero personalidad le sobra. Ha roto lazos con esas mínimas personas que le han tenido en cuenta como ser humano, y él se ha abrazado aún más a su blog.
Durante la primera hora, vemos como una persona es diferente al resto de la sociedad, hace la suya, es demandado, no le importa nada perder el dinero mientras no pierda el prestigio (y éso es lo que lo hace diferente al ya legendario Daniel Plainview, personaje protagónico de "Petróleo Sangriento" de Paul Thomas Anderson); aún se torna más interesante en su encuentro con otra máquina como él. Es Sean Parker, un empresario en bancarrota, pero aún así "todo un sabio", que lo hipnotiza al fundador de Facebook. Interpretado por Justin Timberlake, esta otra máquina muestra no sólo cómo "entre personas de la misma especie se entienden", sino además cómo las personas menos influenciables por el resto de la sociedad, pueden verse influenciadas (ok, hasta cierto punto) por alguien de su misma clase. Éso demuestra superioridad, dominio. Es una película que habla mal de Facebook (sobre cómo devora la cabeza de la sociedad) y, con la misma intensidad, habla bien de Facebook (sobre cómo un proyecto, con gran inteligencia detrás, ha conectado cientos de paises y millones de personas; y sí, es algo para el elogio). En síntesis, propone todas las herramientas para el juicio. Juzga, también. Pero da al espectador la libertad de sacar sus propias conclusiones, a través de muchísimos puntos de análisis. De conectar de diferentes maneras con todos los personajes, con su respectivo comportamiento; de conectar con la historia (lo cual no es fácil, por el prejuicio que ha tenido, básicamente) y de conectar con la red social, que es el imperio que rige a casi un 10% de la población mundial.
Puntuación: 9/10 (Excelente)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si la película es interesante porque refleja la historia de este fenómeno mundial, pero me parece un intento más de mostrar el origen de un éxito, una película pequeña, se puede ver nada más. V

David C. dijo...

Fascinante película. 9/10 o quizá un poquito más.