miércoles, 2 de febrero de 2011

El avispón verde.

El dueño del periódico The Daily Sentinel ha muerto misteriosamente. Su hijo, no muy afectado por la muerte del hombre al que ha odiado toda su vida, debe hacerse cargo de las propiedades de su padre. Junto a un sirviente que hace buenos cafés, buenos automóviles y buenas armas, ambos formarán un ideal de justicia e intentarán combatir para conseguirla. Pero se verán enfrentados a otro sujeto sin escrúpulos, un mafioso y máximo exponente de las operaciones delictivas y pandilleras de la ciudad, que desea poseerla en su totalidad. Una propuesta protagonizada por Seth Rogen (el títere que sólo hace buenas películas bajo la dirección de Judd Apatow) algo menos que mediocre, con muchos errores, mínimos aciertos y algún otro elemento destacado. De cualquier modo, es un largometraje de aventuras (si se quiere) muy poco recomendable.

The Green Hornet.


Trailer subtitulado al español.


Crítica.

Primera película que veo de este año 2011 y no ha sido (de cualquier modo, es algo obvio) un muy buen comienzo. Quien me conoce sabe que doy muchas vueltas para decir las cosas, las pienso mucho, pero en esta ocasión quiero ser directo. Lo más directo posible. La película es mala. El guión es malo. El elenco es malo. La trama es mala. Y más allá de que haya una serie de pequeñísimas cosas que, de alguna manera, son relativamente satisfactorias, no hacen más que dejar en evidencia la falta de calidad de esta olvidable película.
Nuevamente sorprende ver la cara de un prestigioso director detrás de un fraude. Tim Burton, Robert Schwentke y Florian Henckel Von Donnersmarck han probado el año pasado que pueden hacerse enormes películas un día y, al siguiente, hacer uno o más desastres. Michel Gondry, director de "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos" y "La ciencia del sueño", dirige esta comedia sin gracia, esta cinta de acción sin nervio, un romance sin amor e incalculable ruido a lo largo de una película sin nada que ofrecer, más que dos horas que (y no me permito usar la palabra "entretenimiento") no aburren al espectador.
La respuesta quizá esté en el guión. Seth Rogen es uno de los encargados de darle vida, palabra y movimiento al Avispón Verde, un sujeto que de un día para el otro decide hacer un caos en la ciudad, creyendo que de eso se trata la justicia (película que seguramente motivará a muchos adolescentes a ponerse capa y máscara, y así salir a romper patrulleros, quemar casas) e ignorando sus consecuencias. Un sujeto completamente ignorante acompañado por un hábil mecánico (aunque demasiado sumiso) conforman un dúo dinámico que no sólo busca combatir el crimen (o estimularlo) sino que además buscan el amor de una secretaria (que no aporta absolutamente nada a la historia, más que ser tema de discusión en una pelea absurda -y física- entre los dos muchachos).
El resto de los enfrentamientos entre pandillas son insoportables (con una mirada medio computarizada, tomando como punto de fijación las armas, todo como un videojuego) y por desgracia, no son pocos. Por fortuna, viene a "salvar" la película el ganador del Oscar Christoph Waltz (no me explico su presencia en semejante fraude), un inescrupuloso asesino que siente que ha pasado de moda y busca principalmente convertirse en una especie de antihéroe, con un disfraz, una frase que decir antes de matar y un color característico. Se ve fuertemente influenciado por el Avispón Verde para esta transformación, que claramente lo debilita (el resto, es fácil de imaginar).
Pese a todo, y aunque el personaje no tenga demasiado encanto, el actor logra darle ciertos guiños que lo hacen mucho más atractivo que el dúo de matones imbéciles, y su presencia en escena (sea Chudnofsky o Bloodnofsky) le permite mantener un nivel regular a un argumento que se hunde. La película no decae en ningún momento, porque estoy seguro que en prácticamente ningún momento de la historia puede decaer más, y se ve salvada por alguna que otra ingeniosa situación o aparición.
En un momento, los dos protagonistas conversan sobre el futuro y el pasado. Una vida desperdiciada, o mejor dicho, dos. Un hombre que ha heredado un periódico de su padre (un Tom Wilkinson que regala la mejor escena de la película, y que es precisamente la primera), a quien odia. Otro hombre que ha servido cafés durante toda su vida. Y el avispón verde hace referencia al futuro de su compañero. Si no prefiere ser un asesino a ser un sirviente. Que de ese modo, si el título de un "libro" es "asesino..." en vez de "sirviente...", el es capaz de leerlo. Y luego se retracta (porque es un idiota e incapaz de leer inclusive su propio diario) y habla de que sí es capaz de ver una adaptación cinematográfica. Personalmente, le recomiendo que se abstenga de verla: yo he visto una adaptación cinematográfica sobre un "asesino y ex cafetero" y estoy totalmente arrepentido de ello.
Puntuación: 3/10 (Mala)

2 comentarios:

Emilio Luna dijo...

No puedo opinar, aún no la he visto. Aunque he leido sobre ella y no precisamente bueno. El Gondry más impersonal supongo. Ya de un inicio sorprendió su elección de esta producción.

Esta nueva corriente de superhéroes extrafalarios si que me gusta, aunque creo que Rogen no da el pego para este tipo de personajes. Un saludo Rodrigo

sofia martínez dijo...

De pronto estas historias de “superhéroes” caen en lo absurdo, lo exagerado y exaltan demasiado las cualidades del protagonista. Con El Avispón Verde creo que fueron muy mesurados en esos aspectos, es creíble y no se cae en la exageración. Me gustó mucho a pesar de no ser de mis géneros favoritos la recomiendo.