lunes, 14 de febrero de 2011

Fuera de Ley.

Tres hombres se vuelven a reunir tras cuatro años, bajo la dirección de Rachid Bouchareb. Formaron parte del elenco de "Indigènes", premiada en Cannes, y ahora forman parte de "Hors-la-loi", película nominada al Oscar que se sitúa años después de la Segunda Guerra Mundial (contexto en el que se desarrolla Indigènes). Con las manifestaciones revolucionarias que pretenden la independencia argelina de Francia, tres personas que han vivido los años siguientes a la finalización de la Guerra Mundial de diferentes maneras, se reencuentran con un enfoque diferente sobre la revolución, aunque con un único punto en común: la libertad. Protagonizada por James Debbouze (el joven de "Angel-A", "Háblame de la lluvia", que usualmente hace de tontuelo o ingenuo), esta es una interesante crónica sobre el suceso, con inesperados aciertos y un dinamismo indiscutible. Una buena película sobre violencia y libertad. Recomendable.

Hors-la-loi.


Trailer subtitulado al español.

(Por problemas con el servidor, no se puede anexar el trailer de la película)


Crítica.

Y contra todo pronóstico, esta película fue nominada al Oscar. No vi las 65 seleccionadas (habré visto 12 o 15) para discutirlo, pero por el momento, no podría estar más de acuerdo con la elección. En primer lugar, porque es una película que reúne más o menos todas las cosas que le gustan a los Estados Unidos, en materia de cine. En segundo lugar, porque es una buena película. Y finalmente, porque tiene todas las cosas que uno no puede imaginarse viendo el póster. Forma parte del quinteto junto a la obra maestra "Colmillos", de Grecia; "Biutiful", de México; "Incendies", de Canadá; "In a better world", de Dinamarca.
Esta película hace una crónica sobre la vida de Argelia, o mejor dicho, de su nacimiento. Desde la unión de las células (y si uno sustituye las células por los seres humanos, actúan durante los días finales de la Segunda Guerra Mundial más o menos de la misma forma) hasta el parto (una dolorosa pero finalmente independencia). Todo vinculado con la situación de la civilización, el sufrimiento de la subordinación hasta la revolución independentista. La película sigue íntimamente a una familia, que se ve transformada y separada por los enfrentamientos bélicos y que, tras su reencuentro, intenta involucrarse (de una manera u otra) en manifestaciones que logren la independencia del pueblo argelino en Francia (en "Indigènes", estos mismos tres personajes junto a un cuarto, luchan en la Segunda Guerra Mundial). Tres hombres con muy diferentes puntos de vista, que han visto la vida desde una perspectiva distinta ligada al sufrimiento, y que tienen un único punto en común: la libertad.
"Fuera de Ley" es una gran película. En primer lugar, porque cuenta con una historia sólida y precisa, lo que hace que dos horas enteras parezcan poco para una historia tan apasionante. En segundo lugar, porque utiliza recursos para estilizar la cinta, como la estupenda ambientación de los años 60, el diseño de vestuario y la música. En último lugar, porque es consciente de su imperfección, y aún así, busca convencer desde la fuerza de un guión prolijo, con ciertas maneras que no acabo de aprobar, pero que en sí debe todo a la historia misma.
Cuando lo que se tiene que contar es bueno, siempre cautiva el ojo del espectador, oyente o acompañante. Es como un chisme: uno no sabe qué saldrá de la boca del otro, pero pone su oído cerca para recibir la información. Esta película es buena. Puede gustar, o no; el resultado puede ser satisfactorio o no para quien la ve. Desde lo personal, la película me ha resultado sorprendente. Aún así, desde lo histórico, emplea ciertos vaivenes que no cooperan con la historia, y que forman parte de los primeros cuarenta minutos de película. Esa mezcla de imágenes sobre seres débiles que se nutren con la violencia del día a día (aclaración: tiene un prólogo, por así decirlo, muy sanguinario, violento, crudo y muy bello), con el transcurrir de los años, el ir y venir del tiempo, del espacio, impiden una mejor conexión con la historia. Porque al estar fragmentada, se disfruta menos. Se convierte en algo más difícil de tragar.
No es una película extraordinaria, ni de otro mundo. Tiene sus fallas, varias, básicamente en el primer tercio, pero aún así merece ser vista. Un gran acierto para el cine argelino, que se arriesga a presentar una historia mucho más seria aunque menos correcta que "Indigènes", del mismo director y también nominada al Oscar en el 2006, con una intensidad que hiere por algunos momentos, y que es difícil de olvidar. El gran problema es que muchas de esas heridas, queden abiertas por mucho tiempo. La historia sobre la independencia, es decir, sobre cómo esas heridas de un pueblo se cierran, deja demasiados cabos sueltos. El final es fácil. La película, no.
Puntuación: 6/10 (Buena)

1 comentario:

Mario dijo...

Desde que vi "el Profeta" nominada a mejor película de habla no inglesa el año pasado, estoy enganchado con las películas de acción que selecciona la academia de las arte y las ciencias cinematográfícas americanas, además siempre provoca expectación ver una película de un país de poca difusión, en el caso Argelia, ver como manejan su propia arte y con el estándar de calidad que deben tener para ser escogidos solo resta disfrutarla. Un abrazo.

Mario.