lunes, 14 de febrero de 2011

Imparable.

Un mal día para los trenes. Todos los trenes que atraviesan una ciudad parecen tener algún desperfecto, y todos estos desperfectos en conjunto van empujando la fatalidad. Un tren, increíblemente, a toda velocidad, carga vagones con una sustancia inflamable y peligrosa. El tema es que no tiene quien lo conduzca, y minuto a minuto acelera más. Pero dos hombres que trabajan mientras tanto con otra máquina, van descartando posibilidades y pensando qué estrategia implementar para que el imparable tren finalmente se detenga. Protagonizada por Denzel Washington (¿Necesita presentación?) y Chris Pine (Star Trek), y dirigida por Tony Scott (Hombre en Llamas), esta cinta de acción propone un entretenimiento a toda velocidad, aunque las apariencias engañan, claro. No Recomendable.

Unstoppable.


Trailer subtitulado al español.

(Por problemas con el servidor, no se puede anexar el trailer de la película)


Crítica.

Hace unos días publiqué mi opinión sobre una gran "película de trenes", llamada "The Edge" y seleccionada por Rusia para el Oscar. Me sorprendió el muy buen uso del tren para contar una historia con un trasfondo político en segundo plano, y añadirle vértigo a la historia. Con "Imparable", la nueva película de Tony Scott, sucedió todo lo contrario: pareciera que el tren, un protagonista más, fuera el núcleo de una película que no puede sostenerse sólo sobre ruedas, necesitada terriblemente de otros elementos. El tren no fue suficiente para la construcción de la historia, no produjo demasiada tensión como sí lo hicieron muchos de los largometrajes de Tony Scott, y además se vio sostenido por unos inteligentes diálogos mezclados con algunos que rozaron el absurdo.
Tony Scott es un director muy particular. Le da una estética adrenalínica, vibrante, volcada al movimiento. La película "Imparable", por diferentes motivos, es una enorme mezcla de "Déjà Vú", "Hombre en Llamas" y "Pelham 123". No sé si, inconscientemente, se debe a la presencia de Denzel Washington en todas éstas, o a cómo maneja las situaciones y los estilos. Desafortunadamente, no tiene la fuerza argumental de "Domino", pero es más o menos atractiva por lo que se ve, sobre lo que se cuenta.
La película presenta, físicamente, un móvil a altísima velocidad, acelerando segundo a segundo. El peligro que supone su contacto, a esa velocidad, con otro cuerpo sólido, es altísimo: carga combustible, y una explosión puede ser fatal. Es una carrera a contrarreloj, con dos protagonistas que saben bien lo que hacen, que se comportan como héroes desde el momento en que consigue el ingreso al trabajo, y el otro el egreso. La idea es crear un plan estratégico que lo pueda detener sin causar un caos, y ser más o menos fiel a la realidad, ya que está basada en una historia que realmente ha sucedido.
La propuesta es sencilla, dos héroes tratando de aplicar todo su ingenio y salvar a la ciudad. Con Tony Scott en la dirección, uno espera que aún con dos actores en la pantalla, una hora y media sea corta para esa narración. El equipo externo (que también trabaja con Washington en "The taking of Pelham 123", ayudándole a emplear su misión), todos los informativos que se matan por cubrir una noticia a una velocidad tan grande que no pueden siquiera filmarla, plus: los titulares debajo de la pantalla para añadir realismo, y siguen: dos historias de amor y familia conectadas para darle una conclusión sobre cuán atractivas parecen ser las personas que tienen coraje, un costado cómico sobre un viejo y un nuevo diciéndose de todo, uno criticándole al otro la vejez, y el otro, la juventud, son pequeños adornos que van dejándonos en claro de que ni los efectos especiales, que son buenos, ni el impacto audiovisual de un tren volador, son suficientes para captar nuestra atención como espectadores. Y recurren a la forma más fácil de entretenernos: implementar a una única historia sobre un tren imparable una serie de herramientas (no niego su veracidad, aclaro) que no agregan nada al relato, más que minutos de metraje.
La película, al final, deja un buen sabor en la boca. Es un interesante entretenimiento, con una idea bien montada sin ser aprovechada al máximo. La historia es creíble, es bastante intensa y atrapa bastante. Sí hay muchos personajes y muchas situaciones que tranquilamente pueden restarles 20 minutos a una película demasiado larga para lo que realmente es. Aún así, esa técnica que tiene Scott a la hora de dirigir una historia, es muy particular. Un ciego puede notarla, incluso. Porque haga lo que haga, sea una película buena como "Dèjá Vú", una película inexplicablemente mala como "The taking of Pelham 123", o una muy buena película como "Domino", su estilo no deja de ser admirable. Puede funcionar más o menos, lo que está asociado a cuán osada es la realización de la película. En este caso, no está a la altura de una buena historia, y sustituye lo que la podría haber hecho excelente, con cosas que rebajan su nivel, dejándolo simplemente como un largometraje interesante.
Puntuación: 5/10 (Floja)

1 comentario:

Pabela dijo...

Ya viendo el trailer me lo imaginé y aunque adoro a Denzel no se me dió por ver esta honestamente. Jeje asique te haré caso y la dejaré en lo último de mis listas... o sea para cuando la den en TV. Ahora, da para que esté nominada a mejor sonido por la Academia? :/