martes, 22 de febrero de 2011

Iron Man 2.

Secuela de la muy popular "Iron Man", protagonizada por Robert Downey Jr. y dirigida por Jon Favreau, que muestra al superhéroe ya expuesto al mundo. Todos saben su verdadera identidad, que él evidentemente ha compartido en la primer parte (aclaro: no la he visto), y ahora el mundo pretende que también comparta su tecnología. Empezarán a aparecer muchos rostros interesados en poseer o bien copiar lo que él ha creado. Película política sin política, de humor sin gracia y más acción de la esperada, este entretenimiento se queda sin fuerza argumental, pero puede seguir alimentando fanáticos de los efectos especiales con unas batallas imperdibles, que rellenan muy bien dos extensísimas horas de película. No Recomendable.

Iron Man 2.


Trailer subtitulado al español.


Crítica.

Muchos creen que si un ser humano resucita, por acción milagrosa, puede volverse inmortal. Vuelve a la vida y se da el lujo de experimentar todo lo que nunca ha hecho en su vida, o eso que realmente quiere hacer en el momento. Pero la muerte acecha siempre, aunque no se trate de un final físico. Estamos hablando de algo profesional, de una carrera que según la opinión del público, y también de la crítica, ha resucitado de repente. Mickey Rourke está arriesgando ese corazón frágil de "El Luchador" en personajes que no lo mantendrán vivo por mucho tiempo. Estoy hablando de ese villano extraño de "Iron Man 2", que entre su desagradable aspecto y su falta de comunicación, más se parece a un troglodita que a un ruso tratando de destruir a Downey Jr., una persona que con ese carisma, sus gesticulaciones y sus ocurrencias, mejor podría hacer de villano que de protagónico y bueno. Por suerte está Sam Rockwell, que le da un poco de luminosidad artística a la maldad dentro de la película, y que le otorga además cierto dinamismo. Ni hablar de Scarlett Johansson, como la secretaria calladita y sexy, o Gwyneth Paltrow como la CEO de la empresa que no para de hablar: dos lados del feminismo que de algún modo impactan contra el núcleo de la historia, un rockstar con ciertos aires de soberbia, y sin tomarse en serio algunos problemas que pueden hacerlo desaparecer del planeta.
El elenco es tan interesante y prometedor como desaprovechado. Le suma, y a su vez, le resta entretenimiento a la película. No modifica demasiado sus intenciones, ya que pretende ser entretenida desde el primer hasta el último minuto, y frente a toda irregularidad logra serlo. Quizá se hace demasiado larga, considerando lo poco que tiene para contar: es una aventura más en la vida de un superhéroe atípico, enfocada más en la cantidad que en la calidad. Es bastante ambiciosa (no compararé con la primera entrega, porque ni siquiera la he visto) y tiene un buen manejo tecnológico, lo que no significa que administre bien los diálogos, que en más de cientos de ocasiones parecen ser puro absurdo.
Una película de acción con algunas escenas espectaculares, como el Grand Prix de Montecarlo y un enfrentamiento muy bien montado. Acierta en todo aquello que es más superficial, como los duelos que son más que interesantes, las transformaciones (hombre de carne a hombre de hierro) y los golpes metálicos, que son por lo menos intensos y sólidos. Falla en lo profundo, o mejor dicho, lo humano, como ese guiño paterno o el costado más romántico/humorístico. Película con exceso de humor que no hace reir, exceso de personajes que no atraen en lo absoluto, aunque un muy buen exceso de golpes, armas y mucha acción, que agiliza el relato.
Una buena propuesta que apunta más a fanáticos que a otra cosa, y que parece obligar al mundo a ver la primer parte, para entender al menos todo el listado de incomprensibles cuestiones de esta secuela. Dirigida por Jon Favreau, el mismo encargado de "Zathura, una aventura en el espacio" y de "Elf: el duende", la segunda entrega del hombre de hierro no promete demasiado más que dos horas, que realmente dan para todo: para viajar desde el aburrimiento hasta la diversión, desde la quietud hasta la vibración, desde el mundo humano hasta las guerras metálicas. Claro, con un muy buen equipo detrás que sabe añadirle a esta película todo el realismo que las muecas de los actores le quitan al largometraje, y que hasta le ha conseguido una nominación al Oscar. Eso sí, contra "El Origen", una muy buena película.
Puntuación: 5/10 (Floja)

1 comentario:

Mario dijo...

Me parece que Rourke y Downey Jr. le dan otra dimensión a la película incrementando el nivel, los veo demasiado buenos actores para insignificantes papeles, la acción es trepidante pero sin tanto logro aunque a Iron Man le salga competencia con Don Cheadle y eso malogre la impresión que da el superhéroe, Whiplash me parece un villano creativo pero encuandrándolo en el cómic, después cada mujer tiene su encanto, la rubia dulce y la peliroja sensual, para todos hay. Un abrazo.

Mario.