viernes, 18 de febrero de 2011

The Way Back.

En los inicios de la Segunda Guerra Mundial, Polonia se ve invadida por Alemania en el oeste y por la Unión Soviética en el este. Un muchacho es tomado como prisionero por la URSS y su esposa, torturada, acaba mandándolo al frente. En un campo de concentración, él y los demás, parecen estar destinados a vivir los próximos años, sino el resto de sus vidas. Pero un escape en el medio de la noche y la nieve supone una esperanza para ellos. Sin embargo, presos por una naturaleza desierta, buscarán caminar y caminar hasta ver algo que les permita sobrevivir. Basada en una historia real, esta película cuenta con una nominación al Oscar como mejor maquillaje: un gran trabajo por parte de los encargados del make up, así como en el resto de las cuestiones. Una conmovedora historia de aventuras, con una visión que va desde la esclavitud hacia la libertad, con aires de grandeza y un elenco de primera: Saoirse Ronan, Ed Harris, Colin Farrell, Jim Sturgess. Recomendable.

The Way Back.


Trailer - Audio Latino.


Trailer en su versión original.


Crítica.

Sorprendente película de aventuras durante la Segunda Guerra Mundial. Peter Weir, el gran director de "Capitán de Mar y Guerra: la costa más lejana del mundo", regresa a la gran pantalla tras siete años con un producto más que interesante sobre unos sujetos que escapan de un campo de concentración en Rusia, algunos acusados injustamente, y caminan cientos de kilómetros hasta llegar a La India. La propuesta es sencilla, ya que en ningún momento profundiza en cuestiones políticas, a excepción de alguna frase medio inadecuada y exagerada sobre "lo buenos que son los ciudadanos, lo malo que es Stalin...". Es simplemente una película de aventuras, de caminantes que sufren las transformaciones de la naturaleza (que pasa rápidamente a ser un enemigo del grupo), de cómo construyen un mapa mental que se transforma rápidamente en un camino de regreso a la libertad, y que desgraciadamente está ligada a una política ausente a lo largo del relato, y que sólo se hace presente en un prólogo y un epílogo, si se los puede llamar así.
La película no funciona demasiado bien con el costado sentimental. Tras la aparición de Saoirse Ronan, la niña malvada de "Expiación", estos individuos se convierten en humanos. Ella, con la gracia de un cactus, se convierte en un nexo comunicativo entre cada uno de los personajes, que se van conociendo por medio de ella. Previamente, se ven como participantes en una competencia por la vida, por la comida, por la escasez de agua. El desarrollo de la historia, la aparición de personajes y el tiempo que vuela, va transformando siempre esta relación.
La primera hora está mucho más lograda que la segunda. En sí, toda la película está muy bien hecha, es entretenida, divertida, apasionada y apasionante. Pero el impacto de la mitad inicial es superior. Probablemente se deba al paralelismo que evidentemente pretende con la obra maestra de Roman Polanski, pues maneja los mismos códigos, estéticos y argumentales. Todo gira alrededor de la supervivencia, el arte tiene algo que ver (el piano, los dibujos), y sumado a ésto, una fotografía grisácea y gélida que recuerda mucho a "El Pianista", película que voy a recomendar aprovechando la oportunidad. La segunda hora, añade altas temperaturas y un desierto que agrega desesperación. Si bien en ningún momento de la película, el espectador llega a un nivel de depresión absoluta, se usan ciertos recursos para reforzar la conexión del espectador con la historia. Las alucinaciones, el valor del agua en medio de la nada y la crudeza con la que se trata el desgaste físico, son algunas de las cosas que impresionan a quien ve la historia. Aunque no imite la atmósfera de Polanski, hace lo suficiente para que el esfuerzo no se reduzca a la nada misma
Lo bueno es que, además de un gran realismo visual, hay talento interpretativo. Los actores están demasiado concentrados en lo que hacen, en ser polacos y en padecer un extensísimo camino a casa. Es así que los mencionados recursos no están aplicados en vano, pues los intérpretes saben muy bien lo que hacen, inclusive uno de los más jóvenes del conjunto, el protagonista Sturgess que hace con su voz una transformación estupenda. El guión no les ofrece demasiado a los intérpretes, ya que los personajes son bastante chatos y no ganan profundidad hasta la aparición del cactus, pero aún así muestran su profesionalismo escena tras escena, a lo largo de más de dos horas de una gran película, por momentos desesperante, sobre la esclavitud del hombre.
Puntuación: 6/10 (Buena)

1 comentario:

Mario dijo...

Ed Harris para mí es el gancho de ésta película que veré cuando termine mi ciclo con las cintas nominadas al Óscar, un actor buenísimo de esos infravalorados que en una de esas brilla y se coloca en la merecida cúspide, dramatiza con espontaneidad, cómo recuerdo una escena de "Las horas" en que se deja caer por la ventana tras una charla sincerándose sobre su terrible vida, una de las interpretaciones más sufridas que he visto, ¡impresionante!. "El Pianista" es sobresaliente con un Adrian Brody famélico e ingenioso para sobrevivir a la persecuión y al fanatismo, desde ese filme su cara melancólica me acompaña cuando presenta una nueva cinta. Un abrazo.

Mario.