jueves, 3 de marzo de 2011

Soy el número 4.

Nueve sobrevivientes buscan refugio en la Tierra ("Sector 9" lo demuestra a la perfección), pero tres de ellos han sido asesinados en serie numérica (el número uno, el dos, el tres) y el cuarto sabe que es el próximo. Sin embargo, está dispuesto a vivir el tiempo que le queda sin ser capturado. Se anota en un colegio e intenta no llamar la atención. Pero sabe que la unidad puede contra todo, y empieza a verse acompañado por ciertas personas que le darán confianza para defenderse, y atacar a la medida que aprenda a controlar unos poderes sobrenaturales heredados de su padre. Una película de ciencia ficción con muchas fallas, pero al menos entretiene. Y mucho. Igualmente, no la recomiendo.

I am number four.


Trailer subtitulado al español.


Crítica.

Al parecer, todas las energías están muy bien enfocadas en la recaudación. Esta película lo demuestra perfectamente. Historia sencilla, algún que otro efecto especial algo genial que junto al humor y romance juvenil la convierten en un entretenimiento fácil, de esos que muchos mueren por ver durante las vacaciones. Y acá en Argentina está teniendo éxito porque la época es perfecta para las películas imperfectas, las salas se llenan y encima todos aplauden.
No se puede esperar mucho más bajo la dirección de D.J. Caruso, cuya mejor película es una tontería del tamaño de "Soy el número 4", con alguna que otra falsa (pero al menos se agradece algo de inteligencia) referencia a "La Ventana Indiscreta" de Hitchcock. Esa mejor película se llama "Paranoia", o "Disturbia", y más o menos maneja los mismos códigos: jóvenes en edad de cruzar los límites, encerrados en la transición entre la adolescencia y la adultez. Está bien, no mete monstruos, y en su lugar añade algo de suspenso del bueno. Además trabaja David Morse, quien sabe poner cara de malo y que en mi opinión ha encarnado a uno de los seres más malévolos de la historia del cine: el policía de "Bailarina en la Oscuridad".
Volviendo a "Soy el número 4", es una interesante historia sobre huir. Más o menos lo que hace "Agente Salt", aunque ella lo hace con sensualidad y cambio de cabello. El protagonista simplemente se cubre la cabeza con su campera y mira no con sensualidad, sino con sexualidad a las mujeres mientras pretende ser invisible. Uno de los mejores aciertos de la película es mostrar la vida universitaria tal como es, o tal como todas las películas malas lo hacen (todas parecen acertar en lo mismo), quiénes son los menos queridos del instituto, quiénes son populares y quiénes valientes. Los freaks suelen quedar a un margen, y son los personajes que mayor curiosidad generan. Esta película lo explica muy bien: los dos chicos más freaks, o "losers", tienen una historia de fondo. Y qué historia. Una de ellas involucra otro planeta, un atentado masivo, la palabra "sobrevivir" y para colmo, la "huida". Los nueve que sobrevivieron vinieron a buscar refugio al planeta Tierra y son buscados por unos espantosos y para nada carismáticos villanos. Por un momento, pensé que se había infiltrado Mickey Rourke de "Iron Man 2" con exceso de make-up.
Este número 4 está a punto de ser asesinado (han asesinado al número 1, al número 2 y al número 3 en orden) pero en lugar de ocultarse, quiere vivir la vida. Se inscribe en un colegio y concurre a diario. Pero su cuerpo empieza a manifestar cambios (uno de ellos es al enamorarse, o encapricharse con la que todos conocerán con el nombre de Quinn Fabray) y se da cuenta que tiene poderes especiales. Viéndose amenazado, trata de aprender a controlarlos.
La película tiene una serie de cosas que irritan, y una serie (aparte) de cosas bastante acertadas. Inexplicablemente, es divertida y muy dinámica. Prueba de ello es pasar 110 minutos sin un bostezo. Además los muchachos saben hacer lo suyo, aprovechar sus figuras sobre su perfil psicológico y ganarse al público. Además, hay algún que otro personaje destacado (como el encargado del número 4, o su compañero de escuela) y muchas ocurrencias bastante apropiadas en cuanto a diálogo.
No me queda en claro cuál es la necesidad de crear una historia tan fantasiosa, pudiendo relacionar la huida con muchísimas posibles grandes historias. Le juega muchísimo en contra, pues a fin de cuentas, el argumento es demasiado tonto. Los efectos, ni hablar. Algunos son más que olvidables, son un horror. Para colmo, está llena de las mismas frases que han convertido en fracasos a muchísimas otras comedias románticas. Pero ésta tiene algo especial. No sé si es una buena distribución, un elenco atractivo o la falta de competencia, pero al parecer es un éxito que la juventud consume en masa. Y promete secuela.
Puntuación: 4/10 (Regular)

2 comentarios:

Mario dijo...

Me parece que te ha gustado en el fondo y tu cerebro te dice que la rechaces, a mí me pasó algo similar con la película "Bastante parecido al amor", la cinta fue un flechazo instántaneo, sentí la química de Kutcher y Peet, y me encantó la canción de Bon Jovi cantada por Kutcher, y eso que creo que el Razzie 2011 a actor ha sido uno de los más merecidos. Claro que me doy cuenta que ni de cerca es una maravilla de película pero a mí me agrada dentro de mi lado "loser". Sobre la película que mencionas no tenía ni idea que existía pero si la encuentro, las "malas" cintas siempre llegan rápido, la voy a ver. Buena crítica. Un abrazo.

Mario.

Dayan dijo...

Hola! a mi me gusto mucho,pero claro que hay muchas parecidas pero esta tiene muchas cosas que loa hace especia, el resto exageran o no saben hacerlas, por supesto que atrae a muchos por los actores... Alex Pettyfer.. por favor, la mayoria de las chicas en Costa rica son atraidas por alguien misterioso y lo sexy que se ven!!! matan a cualquier cara bonita...