jueves, 14 de abril de 2011

Incendies.

Nominada al Oscar como mejor película extranjera (por Canadá), "Incendies" cuenta la historia de dos jóvenes que, tras morir su madre, comienzan a buscar a su padre (por órdenes de ella) y a un hermano del que desconocían su existencia. En el viaje, se toparán con un pasado de su madre que tampoco conocían, y que los llevará a cuestionarse sus propios orígenes, a la medida en que prosigan en la búsqueda de estas dos personas. Un drama sensacional narrado en dos tiempos (un pasado en los años 70 y un presente anclado en el año 2009) sobre el descubrimiento, la mentira, la culpa, el dolor y la familia, mezclados en un argumento sólido y sorprendente. Muy Recomendable.

Incendies.


Trailer subtitulado al inglés.


Crítica.


Los fanáticos de Radiohead pueden discutirme que 2+2 es igual a 5. Está bien. A mí me gusta Radiohead, así que es algo que podemos llegar a conversar. Pero también me gustan las matemáticas, lo suficiente como para decir que 2+2 es igual a 4, aunque me guste Radiohead. Lo que jamás pensé es que una película que habla de todo menos de matemáticas, pudiera demostrarme que 1+1 no siempre es 2. Y de una manera espantosa, horrible. De la peor manera, si se quiere. "Incendies" de Denis Villeneuve, es una película capaz de todo. Una de las obras más grandes que nos regaló un año decadente. Es una telemaquia contemporánea, oscura en cualquier lugar, que habla mucho. No es demasiado lo que tiene que contar, pero sí que tiene ganas. 125 minutos de metraje dejan en evidencia las ganas que tiene Villeneuve de narrar, y con las que el autor de la obra original ha contado para construir. "Incendies" no es sólo un drama familiar, también es una crónica política sobre la guerra civil en el Líbano. Algo que mucha gente no quiere recordar, algo que se ha quemado hace muchos años. Pero donde hubo fuego, cenizas quedan. Las acciones siempre dejan consecuencias en el mundo, huellas que otros hombres son capaces de seguir para descubrir la verdadera naturaleza de uno. Y una mujer con un pasado que no desea recordar, deja los recursos necesarios para que sus dos hijos, gemelos, lo hagan por ella. Para que indaguen y recuerden lo que en algún momento han vivido, aún sin haber nacido. ¿Cuándo empieza la historia? ¿Empieza en el parto? ¿Empieza en el amor de sus padres? ¿Empieza en el parto de sus padres? Para cada visión de la historia hay un regalo distinto que la vida nos deja. Pero como toda sorpresa, a veces nos puede disgustar, y mucho. La verdad no siempre está hecha para nuestra conformidad, pero son cosas inevitables para quien intenta descubrirla veinte años más tarde. Es ahí donde estos dos jóvenes, más que buscar a un padre y a un hermano, están buscando a su madre. Ella ha muerto, pero ha sembrado misterios por no sentirse apta para contarlos. Ellos hacen lo que su madre no ha podido hacer, poder asumir libremente su pasado, devolviéndole la honra perdida, ésa que ligeramente repasa en su testamento, ésa que mientras esté ausente, la dejará tirada a un pozo y desnuda hasta que su vida (su misión, su objetivo) haya terminado realmente. Me cuesta definir, entonces, qué es lo que más me atrae de esta película. No sé si venderla como una película de aventuras, de viajes al pasado (así como "Cometas en el Cielo" o "Sarajevo, mi amor", por ejemplo), como un drama espiral que minuto a minuto se va cerrando sobre sí misma, demostrando que nuestras vidas siempre pueden ser más complicadas de lo que creemos, como una interesantísima historia política con transformaciones que va golpeando la vida de esta familia en particular, o las vidas de otras tantas golpeadas por los conflictos políticos en general, como una trama fría como las matemáticas (de ahí que las relaciones familiares sean componentes de una o varias ecuaciones). Sí sé que puedo venderla como una de las mejores películas del año. Porque tiene motivos para generarnos interés, tiene una historia extraordinaria, unos profesionales espectaculares (detrás y delante de la cámara), unas escenas fuertísimas, turbulentas, y una duración justa. Éso me basta y me sobra, y espero que cause lo mismo. "Incendies" es una excelente historia sobre la verdadera naturaleza de las personas, un gran ejercicio sobre los diferentes tiempos que manejan nuestra vida (una "Blue Valentine" que toca de verdad) y un conmovedor y estimulante entretenimiento para agitar laureles apuntando hacia Canadá.

Puntuación: 9/10 (Excelente)


5 comentarios:

Cinespera dijo...

Es una verdadera joya, un películón de primera esta obra canadiense..

Forma parte de mi lista de películas favoritas del 2010 que te invito a conocer

Saludos!!

Cinespera dijo...

Por cierto aquí el enlace :D

http://cinealberto.blogspot.com/2011/04/mis-30-peliculas-favoritas-del-2010_13.html

Emilio Luna dijo...

Te ha gustado eh!!!A mi me encantó, como ya dije la competición en filme extranjero era tremenda. Es filme es descarnado, profundo y altamente realista con una situación demente en paises musulmanes.

Un gran filme, pese a que mi favorita era In A Better World, a posteriori ganadora, Incendies era una ilustre tapada.

Un abrazo Rodri!!

Mario dijo...

Otra razón para verla, la tengo y la veré, Canadá no suele hacer mucho cine y encima tan bueno lo hace más llamativo, lo de la familia y el arreglo del pasado me gusta, porque considero que es un tema rico en matices y posibilidades, lo mismo me pasa con la última película de Malick que espero ver igual, como leí en alguna parte, la familia es un núcleo tan importante que el mundo puede entenderse desde una mirada profunda a éste y por eso no dejo pasar ésta variable. Un abrazo.

Mario.

Anónimo dijo...

Rodrigo Se lo que te gustó la peli y lo bien que escribiste sobre esta,como otras...."queria agradecer a el Diario el Dia del 26-5-11 por publicar la sinopsis de "Incendies" copiada de la ya realizada por mi hijo Rodrigo....seria bueno que al menos lo nombren como el autor...gracias
GRANDE RO....