viernes, 13 de mayo de 2011

El curioso caso de Benjamin Button.


The curious case of Benjamin Button.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

“El curioso caso de Benjamin Button” supone, en la naturaleza de su íntegra composición, una experiencia irrepetible incluso en el séptimo arte. ¿Cuántas veces por década tenemos la chance de ver una película sobre un hombre que nace con 80 años y va rejuveneciendo? No hay razón por la que películas como ésta no deban verse, ya que para el cine –por su habilidad técnica, su mirada poética y el tratamiento de su historia- es un poco de aire fresco que nunca viene mal. Tampoco hay razón por la que películas como ésta deban encantar, y es éste precisamente mi caso: tanto la primera vez que la he visto como la segunda, la película se ha presentado como una crónica dramática-romántica de aventuras (si puede llamársele así) con tantas fallas como grandes aciertos. El resultado: 160 minutos apasionantes sobre un suceso aprovechado al máximo, en los que podemos apreciar los Estados Unidos de hoy, de ayer (la película, en cierto modo, resume la historia del siglo XX americano) y además reflexionar acerca del paso del tiempo.

Como espectáculo audiovisual es impresionante. Dudo que quepa duda de éso. Los más grandes problemas están en dos momentos puntuales: el primero, es en el que se piensa y analiza a fondo lo que se ve (ejemplo, la cuestión de las edades) y, el segundo, es en el que queda claro que ciertos caminos que toma la película para hablar de, por ejemplo, la Segunda Guerra Mundial, no son del todo apropiados.

La dirección recae en David Fincher, un hombre que personaliza y transforma, en muchas circunstancias de manera imperdonable, algunas de las historias que debe adaptar en la gran pantalla. En 160 minutos se plasman unas 12 páginas (algo similar sucede con “Lejos de ella”) acerca de una simple idea: “niño nace con 80 años, es abandonado, alguien lo recoge, lo cría, comienza a rejuvenecer, vive el mundo al revés, se enamora de una mujer cuya vida es normal…”, adornando la película de una interminable lista de comentarios graciosos sobre las condiciones de Benjamín, tan reiterativos que por momentos parecen convertir al drama en una comedia.

Otra de las cosas medio chocantes en la película es ese aire manipulador que propone su romanticismo. Cate Blanchett [su personaje, Daisy] debe ser el amor de su vida por varios motivos: se conocen y quieren desde chicos, es la más linda de las mujeres del cartel (no se van a enamorar Brad Pitt y a Taraji P. Henson) y además es protagonista de la película, aparece siempre, tiene la valentía para quedarse, etc. Ahora bien, me sorprende con qué desprecio se toma al personaje de Tilda Swinton, que reúne todas las características del amor verdadero. Ella es el verdadero amor de Benjamín Button (también la mejor actuación, el personaje que más se luce, etc), pero es un capítulo aislado en su historia, que en la película dura unos 20, 25 minutos, pero que son los minutos en los que la película alcanza su más alto nivel. Sí, con la aparición de Swinton, una actriz que cada vez me gusta más. Los encuentros son sublimes, están narrados con una sencillez exquisita, encantadora.

En cuanto a los aspectos positivos, que son muchos, debo rescatar esa narración fragmentada, esos personajes independientes que se corresponden, de una manera u otra: la película no sigue una línea (por la historia, por ese rejuvenecimiento, uno puede creer que la película se narra de “fin a principio” con algunas escenas mechadas de Cate Blanchett junto a su hija, generando las condiciones para que este caso sea conocido), sino que es un conjunto de otros casos que responden a la idea de cuán veloz es el tiempo, y a su vez, cuán extraño. Tanto la primera como la segunda vez que he visto el film, me ha impresionado la “crónica del taxi”, o como quiera llamársele. El valor de un segundo, o aún menos que éso, que es límite entre el orden y el caos. Ni hablar de las particularidades de los personajes (el hombre de los siete rayos, que se queda sin tiempo) que van rodeando a Benjamín y permitiéndole, de alguna forma, vivir la vida sin estar pendiente de la curiosidad de su “caso”.

Puntuación: 6/10 (Buena)

4 comentarios:

Manderly dijo...

También a mi me gustó esta película. Me llamaba la atención por lo raro de la vida de este hombre.
Además tenía ganas de verla porque hacía años, había leído un libro que es básicamente lo mismo aunque creo que nada tienen que ver.
Este guión está basado en una obra de Francis Scott Fitzgerald de los años 20 y el que yo he leído es más moderno: Las confesiones de Max Tivoli de Sean Green.
No he oído nada sobre plagios... pero este libro coincide con el argumento de la película...
SAludos!

Juli dijo...

No recuerdo cuándo fue la última vez que vi al cine y no creo que vaya en mucho tiempo, dado que últimamente miro todo desde cuevana. ¡Pero me sorprende ver que la gente continúe gastando tanto dinero! A mí se me fue la costumbre desde que me hice adicta a comprarme los libros que me dan en la facultad antes que tenerlos en fotocopia, porque te aseguro que casi todos valen la pena. Te firmo porque me pediste nomás, porque el blog lo tengo re abandonado y casi no entro a ningún otro (últimamente me estoy tratando de sacar de encima todos los vicios cibernéticos).
La peli está buena! Pero no tan guau como parecía en los trailers. Interesante es que, como dijo el comentario de arriba, esté basada en una obra de Fitzgerald. Ni enterada!
Besosssss :)

Mario dijo...

Ésta película tiene en general críticas muy positivas, la que has escrito también aunque le has visto algunos defectos, todo ello me haría verla pero la dejé y la dejo porque voy a leer el cuento de Scott Fitzgerald, y puede sonar a que estoy cometiendo una insensatez pero a veces caigo en dejar de ver filmes por leer literatura. Lo que puedo decir es que Blanchett es tremenda actriz, hay una película de ella que me fascina "Notas de un escándalo" con una Judi Dench gigantesca. Después Swinton es otra de mis favoritas pero no entiendo porque no consigue mejores papeles, considero que tiene todo el potencial del mundo. Pitt por su lado no me parece mal actor, es muy eficiente. Por todo espero ver la película una vez leído el cuento de Fitzgerald. Un abrazo.

Mario.

J. feat. J. dijo...

Estoy en desacuerdo contigo en lo fundamental. Creo que hemos visto películas diferentes. 'El curioso caso de Bnejamin Button' es una historia sobre el amor y el paso del tiempo. Está narrada de una forma brillante, con gran fuerza visual y estilo y elegancia. La dirección de David Fincher (uno de los mejores directores que hay ahora mimso, por cierto) es digna de los grandes maestros.

"La dirección recae en David Fincher, un hombre que personaliza y transforma, en muchas circunstancias de manera imperdonable, algunas de las historias que debe adaptar en la gran pantalla. En 160 minutos se plasman unas 12 páginas (algo similar sucede con “Lejos de ella”) acerca de una simple idea: “niño nace con 80 años, es abandonado, alguien lo recoge, lo cría, comienza a rejuvenecer, vive el mundo al revés, se enamora de una mujer cuya vida es normal…”, adornando la película de una interminable lista de comentarios graciosos sobre las condiciones de Benjamín, tan reiterativos que por momentos parecen convertir al drama en una comedia".

Obviamente tenemos una idea muy distinta de lo que es drama y comedia. Las dosis de ligero humor (si es que se puede utilizar este término) que intoduce Fincher no son más que una sonrisa, un gesto. No hay vocación humorística. Por otra parte, no entiendo eso de "un hombre que personaliza y transforma, en muchas circunstancias de manera imperdonable". Los mejores directores son los que personalizan las historias, los que crean un mundo propio a raíz de otro que, a priori, no les pertenecía. En este caso toma la idea del cuento de Fitzgerald, y se apoya en la lucidez de un guión escrito por Eric Roth.

"Otra de las cosas medio chocantes en la película es ese aire manipulador que propone su romanticismo". No encuentro qué tiene de manipulador. Además, el romanticismo está bien dosificado.

"...Ahora bien, me sorprende con qué desprecio se toma al personaje de Tilda Swinton, que reúne todas las características del amor verdadero". Supongo qu tendré que verla de nuevo y fijarme en ese desprecio que comentas hacia un personaje que no deja de mostrar lo bonito -y pernicioso- de una relación que se sabe efímera desde un primer momento, entre un joven y una mujer de alta alcurnia casada por aquello de las apariencias.

No es que la peli deba encantar, sino que, dejando a un lado los gustos (cosa muy respetable), su calidad cinematográfica es inapelable. Desde la primera escena hasta la última. Desde la preproducción hasta el último corte en la sala de montaje.

No obstante (y disculpa esta imperdonable parrafada), ¿cómo hubieras tratado tú la parte de la Segunda Guerra Mundial?

Puede que me equivoque, pero plantarle un 6 a esta cinta es como decir que 'El apartamento' o 'Casino' son obras menores.

Espero que no te moleste mi comentario. A fin de cuentas, es cuestión de gustos.


Un saludo!! Y gracias por haber escrito el post. Seguiré pasándome.
Por cierto, quise hacerme seguidor pero no me aparece el gadget.