miércoles, 17 de agosto de 2011

El mundo según Barney.

Barney’s version.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Quede claro que estamos frente una de las mejores interpretaciones del pasado año, y seguramente una de las mejores interpretaciones de la carrera de Paul Giamatti, actor al que últimamente no suele vérselo en grandes productos y que retorna a éstos con un personaje emblemático y complejo. Se trata del indescifrable Barney, individuo de historia común y corriente cuyo carácter hace de ésta algo mucho más duro y pesado de lo que realmente es. Lo de “indescifrable” no necesita demasiada explicación: un hombre que no sabe a quién ama, que difícilmente sepa qué es lo que quiere hacer con su vida, un hombre que esconde secretos (o no) gracias a una cara poco expresiva, con mayor tendencia al arrepentimiento que a la confesión, a la liberación espiritual antes que a la prisión.

Giamatti encarna a un productor televisivo, padre de familia, hijo de familia, amante, a lo largo de los años. La narración se encarga de modificar el orden de los hechos y los propone “a la manera de”, según podemos entender con el título de la película, para dejar en claro que es un testimonio mudo de Barney Panofsky, segundo a segundo más enemistado con el mundo. Sin embargo, esa versión no parece ser “una en un millón”, sino una versión simple en torno a un caso judicial, con una respuesta también judicial de alguien que no parece creer en él. Se aleja del tono personal de “Amadeus”, que puede entenderse como “Tony’s version”, es decir, como una descripción de un genio contada a modo de confesión por quien combina admiración y envidia. Acá, el tema de las versiones (tema tan polémico en “Copia Certificada”, de Abbas Kiarostami) pasa a segundo plano. Más que ser la vida según Barney, es “La vida de Barney”, donde no se distingue la objetividad de la subjetividad, la honestidad de la conveniencia.

Pese a esta falta de conexión entre el título y el cuerpo de la obra, que alguno puede considerar algo superficial (no es mi caso), la película es una interesantísima comedia romántica sobre un rompecorazones, donde se aborda su relación amorosa con tres mujeres diferentes, su vínculo familiar con su padre, un genial Dustin Hoffman, y con sus dos hijos. Desde el inicio, el tono irónico de la historia va conduciendo al personaje a través de los años, donde la falta de seriedad protagoniza su vida, posee al personaje y lo hace cometer errores imperdonables. Son dos horas intensas donde deben destacarse la impresionante labor del protagónico masculino, que emociona (realmente) en una o dos escenas y hace reír en las restantes, los diálogos (que son fantásticos) y la música, que es sensacional. Una película recomendable por todas las virtudes que tiene, que son varias. No es una película complicada, aunque se anuncie como una mezcla de todo, y se disfruta como una comedia dramática sencilla, hasta ingenua por momentos. Mención especial para Scott Speedman.

Puntuación: 6/10 (Buena)

5 comentarios:

Mario dijo...

Tenía ganas de ver éste filme que hasta puse un avance cinematográfico en mi bitácora hace tiempo, pero me olvide él incluso luego teniéndolo, leyéndote me has regresado las ganas de visionarlo. Giamatti es un actor que me agrada, no será impactante o rememorativo pero creo que ostenta buenos atributos histriónicos, además ganó el globo de oro 2011 con ésta perfomance. Todo apunta a que puede ser interesante. Tu reseña incentiva mucho además. Un abrazo.

Mario.

Olvin Otero dijo...

La tengo en mi lista de películas por ver.. quizás en un mes. Giamatti me gusta como actúa, seguro será interesante.

Saludos.

April dijo...

Aca estoy acordándome de vos, obviamente, como siempre. Me encanta el nuevo look del blog, los colores claros van con vos, te iluminan baby, no te digo que te pongas un amarillo pro porque te lo arranco pero, unos pasteles te van bien.
PD: Guarde la hoja que escribimos hoy, en dos años es lo mas lindo que me escribiste
Te quiero muchooooooooooooo

Emilio Luna dijo...

Pues me apetecía y me apetece mucho. No he ido opiniones demasiado brillantes sobre ella pero le voy a dar una oportunidad. Me gustan estas comedias costumbristas.

En Sidesways el protagonista está brutal. Merece la pena devolverle la confianza.

Un abrazo Rodri.

Veroka dijo...

Habra que verla
Me dieron ganas de ir al cine, con un chocolate, claro ;)