miércoles, 21 de septiembre de 2011

Amigos con beneficios.

Amigos con beneficios.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Nuevo ejemplo de cómo hacer una “anti-película” para imponer originalidad. En este caso, vuelven a entrometerse con el género romántico, y crean una película “anti-romántica” extrema, es decir, que puede considerarse una “sátira de las películas anti-románticas”, porque en definitiva, es una burla de los que intentan poner frenos teóricos a la idea del amor. Con Justin Timberlake y Mila Kunis, dos co-protagonistas de la pasada entrega de premios Oscar (por “Red Social” y “Cisne Negro”, respectivamente), “Amigos con beneficios” parte de la promesa de mantener una relación puramente sexual, donde la conexión física esté solamente amparada por una amistosa relación, sin compromisos. Historia repetida, quizá, pero original en su desarrollo. Comienzo vertiginoso y una química que sorprende (inesperada para mí, al menos), pero que es indiscutible.

Está bien, la historia tiene elementos cautivantes, dos actores que ofrecen una contribución más bien estética que interpretativa, pero va envolviéndose en sus propias redes. Está llena de contradicciones, principalmente en la segunda mitad, y en el final decae. Eso no quita que sea un producto novedoso, simpático y alegre. De hecho, es una película que se disfruta íntegramente, porque es carismática y, en ella, desfilan otros rostros aún más carismáticos, vinculados por diálogos que se burlan del cliché, pero que pese a ser típicos, generan algo. Me recuerda mucho a “Loco y estúpido amor”, porque ambas tienen ese espíritu rebelde contra el amor, a favor del interés; ambas se enredan, se burlan de las películas románticas y acaban siendo de los romances del año. Aunque no haya demasiadas estrenadas, claro. La diferencia es que “Amigos con beneficios” sale mejor parada. Quizá porque tiene corazón, algo que deja en claro en esas escenas coreografiadas, que pueden parecer una estupidez suprema y que, aún así, generan algo más que simpatía.

Estos dos amigos hacen esta promesa sobre una Biblia virtual, y tienen intenciones de superar sus derrotas en el amor a través de relaciones sexuales. Pero detrás, cargan otro tipo de derrotas. Consigo mismos. Con sus propios padres (quizá la parte más interesante sea en la que aparecen Richard Jenkins o Patricia Clarkson). Derrotas que no están dispuestos a admitir, pero que deben hacerlo para seguir adelante. La película es, en síntesis, la historia de una amistad con derecho a roce. La amistad está planteada tan auténticamente, que se hace más que creíble. Luego, que las moléculas empiecen a dispersarse y que la película vaya volviéndose cualquier otra cosa, defrauda. Pero en resumen, el resultado es triunfal para un año mediocre. Una comedia romántica sencillísima pero que se disfruta tanto como “El Rompecorazones”. Pensar sino en Romain Duris intentando conquistar a la chica de su sueños a través de la canción de “Dirty Dancing” y verán (a través de esas coreografías) ese espíritu de serio encanto que nos hace rendirnos a los pies de un trabajo imperfecto.

Puntuación: 6/10 (Buena)

1 comentario:

Manderly dijo...

Pues para ser una comedia aparentemente típica... no le das tan mala nota!! el caso es pasr un rato entretenido!
Un saludo.