viernes, 2 de septiembre de 2011

Viudas

Viudas.

Trailer en su versión original.

Crítica.

Marcos Carnevale es uno de los más conocidos directores de cine y televisión, gracias a productos como “Elsa y Fred”. Sus películas no salen del género de la comedia dramática, por lo que aquello que uno va a ver, puede anunciarse desde antes de empezar a verse. Y “Viudas” no es la excepción, es decir, es una comedia dramática más, con los mismos recursos que Carnevale ha usado para marcar un estilo personal, más que nada con “Elsa y Fred”, que será recordada por los siglos de los siglos como la obra maestra del cineasta –cosa que no comparto- por varios motivos: porque tiene todo para contentar a la gente, porque el pueblo argentino pocas veces se ha movilizado de una manera tal por una película argentina, y porque es difícil que especialmente este director, que –insisto- no se aleja de los límites de la comedia dramática fácil y agradable, supere su propia obra. No es que opine que “Elsa y Fred” es una obra maestra, pero sí el trabajo más destacable de su trayectoria.

“Viudas” arranca bien. El impacto de las primeras escenas, con una Graciela Borges estupenda y el golpe trágico que le sigue, van sorprendiendo al espectador. Porque uno no espera que “Viudas” sea tan buena como ese inicio. Los diálogos son de aplauso, las situaciones son divertidísimas y el clima más se asemeja a “Tocar el cielo” que a “Anita”. El problema es: ¿Cómo mantener esta genialidad durante una hora y media más? Y es ahí donde vienen las grandes fallas. La fuerza de los actores se desploma, los chistes suenan reiterativos, las palabras se tornan densas y falsas, las situaciones van agrietándose y el producto llega al final sin demasiada sorpresa. Un trabajo de mayor a menor, con grandes intentos de recuperarlo del fracaso. Y son intentos que rinden lo suyo. Porque después de todo, Graciela Borges es una profesional, Valeria Bertucelli y Martín Bossi son dos grandes comediantes, y saben darle un poco de vida a sus diálogos, vida que no le dan precisamente unos secundarios deplorables.

Como puede esperarse, una película típicamente argentina para pasarla bien. No hay nada que rescatar más allá de los contrastes generados por las dos actrices protagónicas, reunidas a la fuerza por la necesidad o la obligación ante un acontecimiento trágico. Y por qué no “tres actrices protagónicas”, porque después de todo, Martín Bossi responde a un personaje que es “una viuda más”. Y éso es más que interesante: ver la agresividad, el maltrato, el insulto sutil, que nos hace reír un rato, pensar un poco y olvidarnos, al menos hasta la reaparición de algún secundario, de bostezar. Por fortuna: es lenta, pero los grandes actores evitan su perpetuidad.

Puntuación: 5/10 (Floja)

3 comentarios:

Pabela dijo...

Tengo ganas de verla, la semana pasada ni pude ir al cine asique veré si este finde puedo. Es que no hay persona que me cruce que la haya visto que no me la recomiende. Quizá un poco por lo que decís, que tiene todos esos ingredientes para poder disfrutarse masivamente pero tengo que verla a ver qué onda!

ATTICUS dijo...

Pues no la he visto no.Tendre presente la recomendacion.

Emilio Luna dijo...

Hay de todo sobre esta película. En USA ha gustado, ganó en Venecia en mi país la destrozaron. A mi me gustó sin apasionar. Es original. También me puede de La Iglesia que es uno de mis directores patrios preferidos.

Un abrazo Rodri