domingo, 9 de octubre de 2011

Damas en guerra

Bridesmaids.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Hay películas que demuestran que aman a sus personajes, y ésta es una de ellas. Porque “Damas en Guerra” no puede ser lo que es sin la variabilidad de personalidades que pueden encontrarse en un quinteto de mujeres comiquísimo, dispuestas a acompañar a “La Novia” en uno de los acontecimientos más importantes de su vida: su boda. Éstas no tienen la experiencia de Katherine Heigl, pero sí tienen mucho más orgullo, cosa que comienza a marcar grietas en algunas relaciones de amistad que llevan mucho tiempo y muchas cosas vividas. El orgullo por ser “la mejor amiga”, la incondicional, la eterna, pone a competir a dos mujeres. Una, la “amiga clásica”, que hoy en día está desapareciendo. Es la amiga de la infancia, la que ha oído de novios y amoríos, la que ha estado cuando un abuelo se va. La otra, es la “amiga genial”, la sensual, la divertida, la adulta y, por qué no, la rica. Ellas dos harán lo que esté a su alcance para… ¿Para qué? Para demostrarse a ellas mismas quién es “más que quien”. Aunque en esta competencia, comenzarán a demostrarle a “La Novia” cuál es la que realmente vale, o si alguna de las dos vale lo suficiente para ser su Dama de Honor.

Estamos frente a una comedia de dos horas, que (gracias al cielo) evita bastante el romanticismo (aunque siempre cae en él, es inevitable); no diré que es atípica, porque no lo es, pero sí tiene distintos tipos de comedia. Desde la comedia de los egos encontrados, pasando por la comedia del fracasado, hasta la comedia sexual. Veremos que, en los tres casos, siempre hay un hombre en el medio. Principalmente en la comedia del fracasado: el protagonista es un hombre incapaz de conquistar a una dama a la que ama. Acá, es una mujer la que cree haber tocado fondo, pero que aún no se ha enfrentado a sí misma para descender aún más. Y es esta misma mujer la que quiere conquistar al hombre de sus sueños. “Damas en Guerra” quiere plantear que “el perdedor” es él, cuando en realidad, es ella la que reúne todas las condiciones y todos los requisitos para ser una perdedora con todas las letras.

En la otra esquina del ring, la adinerada y sensual que tratará de despreciarla. Y los choques constantes, batallas encarnizadas que darán forma al resto de la historia. ¿En el medio? Otras tres damas de honor que echan leña al fuego, algunas mejores que otras (Wendi McLendon-Covey supera a cualquier otra, totalmente desaprovechada), pero que van solidificando una película con todas las posibilidades de caer en el convencionalismo o, peor, en el fracaso, sacándola a flote en todo momento. Decepcionan los últimos diez minutos finales, fugaces y poco resueltos, como buscando acortar metraje, aburrir menos y conformar a los espectadores. Lo logra todo, igualmente. La película nunca se hace larga, nunca se hace aburrida y seguramente todos la encontrarán agradable. Porque es éso, ni más ni menos: una guerra de egos donde todos ponen en juego lo que mejor tienen para ganar un juego que no existe. Paul Feig, director, juega con lo suyo. Y no le va nada mal.

Puntuación: 7/10 (Notable)

4 comentarios:

Pabela dijo...

Para mí lo mejor es la primera hora después cae bastante y termina siendo una más del montón. O será que tanto la alabaron que me esperaba más. La escena del brindis es inmensa!!!

Arion dijo...

Katherine Heigl se ha dedicado por completo a las comedias románticas. Yo todavía me acuerdo de ella cuando salía en la serie Roswell.

deWitt dijo...

He leido muy buenas críticas de esta película aunque, en principio, no me resultara nada atractiva. Pero la crítica y el público parece que están haciendo el trabajo bien...así que espero verla pronto!!

Un saludo

plared dijo...

El argumento en principio es para hecharse a temblar, pero como te dicen por ahi. Tiene buenas criticas. Habra que verla ya que en tu reseña, la verdad es que pinta bien, parece una de esas corales con espiritu pequeño. Que normalmente suelen ser muy agradables.
Saludos y me ha gustado la forma en que describes a los personajes. Realmente buena, saludos