lunes, 3 de octubre de 2011

El estudiante

El estudiante.

Trailer en su version original.

Crítica.

Y se inauguró el 7º Festival Internacional de Cine Independiente – Festi Freak el día Viernes 30 por la tarde, trayéndonos al público la película “El Estudiante”, de Santiago Mitre, una extraordinaria reflexión política que, por fortuna, no hace ningún tipo de mención concreta en tiempos de elecciones a ninguna personalidad política real, sino que se maneja en el plano de la ficción, con tintes documentales, y narra la historia de una forma generalizada. Es decir, nos regala un ensayo sobre la poderosa influencia que ejerce la política en la juventud, tomando como universo la facultad y mostrando con humor sutil y pasión los diferentes movimientos divergentes y convergentes que rigen, como si de placas tectónicas se tratara, el mundo del interés, de la traición, de los pactos, de las alianzas, de las estrategias, que en un amplio conjunto constituyen la política de hoy. Escrita y dirigida por Santiago Mitre, esta película tiene un espíritu crítico apasionado, que se ve más allá de su correcta realización: se ve en la intención de los personajes más revolucionarios, no dispuestos a rebelarse contra los que gobiernan, sino contra un sistema nacido en el retorno a la Democracia, que no termina de ser transparente y que, por cualquier maniobra, acaba por poner a las mismas personas al poder.

El protagonista se traslada desde el interior hacia la ciudad de Buenos Aires, hecho para nada atípico en nuestro país, que supone un completo cambio de vida. La noche en Buenos Aires nunca se queda quieta, y la tarde mucho menos, por lo que Roque, nuestro personaje principal, debe acostumbrarse. Ese proceso parece ser demasiado veloz, casi imperceptible, o mejor dicho, “desafortunadamente casi imperceptible”. Rápidamente comienza a notar que las discusiones, el poder, el discurso, la ideología, son aspectos que lo rodearán desde que llega a la ciudad, cosas que brotan de la nada. Roque comenzará a notar que en todas las esquinas de las calles, que en todos los salones de la universidad, que en el lugar donde está viviendo, la política florece en cualquier tipo de expresión, y que se llega a ella a través de charlas que, a priori, no tienen nada que ver. Esta intensidad con la que es retratada la política, ya sea desde las fuertes discusiones en torno al poder que se generan, o el vértigo (y el humor) que se vive en tiempos de elecciones dentro de la universidad, es la que magnéticamente convoca a Roque a familiarizarse con la idea.

De alguna forma, “El estudiante” propone que lo político hace al mundo andar, y que la pasión política puede más que la pasión por otro ser humano. Claro, acá no aparece una pelota de fútbol. Pero es sumamente interesante el retrato de ambiciones y traiciones que se realiza, y como Roque va creciendo, va aprendiendo de qué se trata la política. Como dice uno de los personajes, “deben saberse las cosas antes de discutirlas”, y Roque dará un paso al frente cuando realmente se sienta preparado para hacerlo. Así, abrirá sus sentidos e intentará percibir mejor las cosas, para asomar su cabeza y comenzar a militar. Recibiendo los aplausos y las bofetadas que merezca según su correcta (o no) acción, su conocimiento le hará avanzar hacia un final que, con una enorme ambigüedad en su interpretación, es resultado de lo que el personaje ha venido aprendiendo durante casi dos años.

Puntuación: 8/10 (Muy buena)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

yo la vi rodri y me parece muy acertada tu critica . muy buenn comentario . te felicito

Emilio Luna dijo...

La tengo fichada desde Locarno, donde gustó mucho. Tu crítica me ha encantado aunque he ido con pies de plomo. Espero verla pronto!Un abrazo amigo!

Anónimo dijo...

Una gran película. otra muestra más de los directores argentinos, su dificultad para el circuito comercial, la ví en la sala Leopoldo Lugones un lunes a las 14hs, debiendo modificar horarios para lograrlo, el esfuerzo valio la pena, la comente en algunos foros en los que participo, para darle difusión, una pena que no tuviera más público. V

HALBERT dijo...

Buena peli, me gustó la naturalidad de las actuaciones y el guión. No creo que sea lo mejor del cine argentino, pero es muy valorable. El final, buenísimo!!

Olvin Otero dijo...

Acabo de verla. Me ha encantado, sin dudar un guion muy original, grandes actuaciones, banda sonora y un experimento interesante.

Saludos Rodrigo.!