sábado, 8 de octubre de 2011

Las diabólicas.

Les diaboliques.

Crítica.

Y siguiendo con la 7ª edición del Festival Internacional de Cine Independiente – Festi Freak, se ha proyectado en la muestra internacional la película “Las Diabólicas”, de Henri-Georges Clouzot. El director de “Manon”, película que considero la mejor de los pocos trabajos suyos que he visto, nos ha regalado una experiencia que combina muchísimos géneros, desde el thriller, el terror, el suspenso y hasta la comedia. “Las Diabólicas” comienza in medias res: dos mujeres están vinculadas amorosamente a un hombre, y los tres trabajan en un colegio. Pero en lugar de mostrarse la lucha entre “la mujer y la amante”, se muestra la unión (y la fuerza que la sucede) entre ambas para vengarse por el engaño del hombre de sus vidas. Planean cometer un asesinato, pero esta premeditada misión les costará el regalo sagrado de la tranquilidad y la paz, volviéndolas paranoicas y perturbando la dinámica de sus sencillas vidas ante cualquier movimiento o acontecimiento que ocurra.

Una película capaz de transmitir, a más de medio siglo de su estreno, mucha tensión. Y es algo difícil, ya que el género del suspenso y el terror ha evolucionado a lo largo del tiempo, y este tipo de historias ha sido mostrado hasta el cansancio. Sin embargo, pese a volverse previsible al final (un cartel que ruega que no contemos el final suena un poco tonto a estas alturas), el desarrollo está muy bien organizado. Las diferentes personalidades entre las dos mujeres cobra sentido a lo largo de la película: mientras tanto, se ve como una herramienta esencial para darle forma al trabajo en cuestión. “Las diabólicas” me recuerda mucho a la película “Criaturas salvajes”, con Rachel Weisz, por el modo de implantar sensación de misterio en una historia con tintes de ridículo y en clave de comedia. Pero la francesa es aún mejor: tiene más vueltas de tuerca y es mucho más seria. Un trabajo medido, bien pensado y bien actuado.

Mención especial para Simone Signoret, cuya presencia en escena no deja de ser enigmática en ningún momento. Sus rostros y sus gestos, su frialdad, la destacan sobre el resto. Cosa que no significa que Véra Clouzot se vea opacada por ella. También, con una actuación distinta pero muy bien construida, logra ponerse a su altura, y juntas se potencian. Las escenas que comparten son ácidas y divertidas, inclusive en momentos donde la diversión parece estar lejos de las situaciones que van ocurriendo. El resto del elenco está muy bien, y rellena dos horas que pueden parecer demasiado largas. ¿Por qué? Porque tantas vueltas de ingenio a veces parecen ser excesivas, y comienzan a ser vueltas de tedio. Hay momentos irrelevantes, principalmente en la primera mitad de película: luego, el espectáculo se vuelve mucho más dinámico y gana más poder a la hora de hipnotizar al espectador, que sale conforme.

Puntuación: 7/10 (Notable)

3 comentarios:

plared dijo...

Interesante película de la que hicieron una especie de ramake no hace muchos años. Bien llevada y aunque el tiempo ha pasado no ha envejecido demasiado mal. Saludos y buena reseña

Manderly dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Impactante película que te sorprende a cada paso y espectacular trabajo para Signoret!!
Un saludo.

David C. dijo...

Es un filme fascinante. Le daria un 8/10 (por la escena final que me gusto bastante).