lunes, 7 de noviembre de 2011

Violeta se fue a los cielos



Violeta se fue a los cielos.


Crítica.

Característico biográfico de un personaje del mundo de la música y el arte en general, Violeta Parra. Y característico, básicamente, por dos motivos. Primero y principal, no sigue estrictamente el modelo típico del género: nacimiento, juventud, obra (con sus idas y venidas) y muerte, sino que capta la esencia de su personaje a lo largo de situaciones significativas en su vida. Y segundo, porque no refleja, como suelen hacerlo las películas, ese costado heroico de estas personas: se basa en sus debilidades, en sus controversiales modos de encarar el mundo, tanto la vida como la muerte, y los rastros que va dejando el paso del tiempo. No hace hincapié en la grandeza de su arte, sino en la discutible grandeza de su persona.
Francisca Gavilán da forma a una personalidad muy inestable, impredecible y diferente. Crea con gran compromiso y enorme sensibilidad a esta “Violeta Parra de la casa”, dado que su representación es producto de lo que ha visto su hijo, uno de los realizadores de la película. Con saltos narrativos que al principio confunden y ponen muy nervioso, pero que luego nos permiten observar su historia, o su esencia, sin fijarnos en el cómo, “Violeta se fue a los cielos” es compleja porque está erguida sobre una base aún más compleja de lo que un espectador puede llegar a comprender. Esa idea muchas veces despreciativa de la vida, que por momentos parece alabar a la muerte; ese sentido del humor tan peculiar que deja en la sombra a su talento artístico y su pasión y entrega absoluta a la música, son las claves para seguir un apasionante retrato humano, que desmitifica totalmente al artista. Un principio que pocas veces es visto, pero que parece ser bueno para espectadores cansados de lo mismo.
Y luego viene el amor, que junto a unas contadas situaciones nos hacen pensar demasiadas cosas. Porque en efecto, no estaremos todos de acuerdo en que ella ha hecho las cosas bien. Es muy probable que muchas de las cosas hayan sido mal hechas. Se convierte en un ser humano polémico, por sus ideas políticas, sus ideas sobre la naturaleza, sus ideas sobre la familia: la culpa, el dolor y la alegría. Vale verla por su excepcional personaje, y por la construcción del mismo a cargo de la ya mencionada actriz. No creo que sea interesante, bien puede estar sometida a buenos recortes, pero deja una enigmática sensación, entre la reflexión, la admiración y el odio profundo.
Puntuación: 6/10 (Buena)

1 comentario:

daniel dijo...

Quiero verla, muchos hablan muy bien de ella y tu critica lo corrobora.
Un saludo Rodri,