miércoles, 14 de diciembre de 2011

The host.

The Host.

Trailer subtitulado al ingles.

Crítica.

“The Host” es una película atípica en todo sentido. No sólo porque sabe añadir entretenimiento puro en dos horas de una película sobre monstruos, sino porque combina todas las sensaciones básicas de un espectador satisfecho en una película, insisto, de dos horas sobre monstruos. Y lo hace de una forma admirable: porque es fabuloso el modo en que trabaja con los personajes, el modo en que retrata los escenarios, el modo en que desarrolla la acción, el modo en que se intercambian diálogos tanto cómicos como dramáticos, y ese modo en que acaba: sereno, complaciente, aislado, eterno.

Es difícil encontrar una película de este estilo, sin desmerecer a muchas otras que lo han hecho muy bien, con un poco de cabeza. Ésta la tiene, aunque todas sus situaciones parecen demostrar que “la ha perdido”. Y puede ser que ése sea el secreto: “The Host” no es una gran película por toda su ciencia, su tecnología, sino por mostrar de una forma tan divertida la estupidez humana. Algo así como hacen los Coen más allá del Pacífico. Es ejemplar por todo lo que no es serio, organizado, rígido. Pero para crecer, deben hacerlo a partir de un esqueleto, que sólo se limita a mostrar sus huesos en los primeros diez minutos, donde una explicación sirve para explicar el resto de la película, sin pensar demasiado, ni intentar develar qué está pasando. Va con crítica política (¿De qué país son los que impulsan a arrojar residuos al río?).

La propia gestación de la criatura va probando a estos estúpidos para ver cuán lejos pueden llegar, y en qué momento se dan cuenta del peligro que los rodea. Durante media película, los protagonistas son como sonámbulos hartos de las costumbres, y ni siquiera la desesperación parece volverlos de su distracción. Luego se vuelven superhéroes tratando de desafiar a una criatura de grandes dimensiones (muy bien realizado, a propósito). Pero esa criatura es el resultado de las debilidades de la población: nace como un experimento genético involuntario, y representa todo lo que esta familia no puede vencer (la velocidad de la flecha, la inteligencia, la prudencia), o en líneas más generales, lo que seguramente el pueblo no puede vencer. El gobierno hace el resto: impone una realidad que nada tiene que ver con lo que sucede realmente, y se convierte en un adorno más, en algo inútil. El conjunto (gobierno, familia, criatura) hace las cosas bien en una película dinámica, ácida y emotiva, que no deja indiferente ni proponiéndose lo contrario. Película para no dejar pasar, ni mucho menos para olvidar.

Puntuación: 9/10 (Excelente)

3 comentarios:

Pabela dijo...

Esta peli la vi casi de casualidad una tarde que no quería ver nada demasiado profundo y al final me encontré con un peliculón! Tiene un ritmo estupendo y una crítica muy bien establecida. Además lo que significa esa unión familiar por rescatar a la más peque de la familia también le da mucha emotividad. La disfruté horrores y espero que no sea cierto la remake que Hollywood está queriendo hacer... lo leí por ahi y se me revolvieron las tripas porque ya sabemos qué tinte le darían, no?

plared dijo...

La vi, igualmente de casualidad, bueno empece a verla, pero realmente al poco me fui. Igual leyendote, ma da que me perdi algo. Saludos y la volvere a ver.

Emilio Luna dijo...

A mi me encantó Rodri, la vi hace muchísimo, en coreano con subtítulos eso sí. Eran otros tiempos y razones para verla. Mezcla cine social, con aventuras y thriller.

Siempre dijeron que Cloverfield era un remake americano de esta a su manera. Se puso en marcha el proyecto de precuela pero creo que está parado de hecho hay un video en la red sobre él. Espera lo busco...

http://www.youtube.com/watch?v=hstqsVVqPiI&feature=fvst

Está genial eh.

Un abrazo.