miércoles, 21 de diciembre de 2011

A separation.

جدایی نادر از سیمین

Trailer subtitulado al español.

“A separation” es una de las películas del año. Un experimento totalmente inestable, natural, vivo, que va modificando su estructura a la medida que avanza el tiempo, a la medida que suceden cosas. Un trabajo que comienza de una manera, priorizando un conflicto, y acaba abriendo nuevos debates, abarcando otras problemáticas aún más complejas. Esquemáticamente, es una película que abre grietas en un campo fértil: cierra las que puede, no lo hace con las que no, y nos llama a curiosear dentro de ellas. Muestra que la tierra es permeable, así como los seres humanos somos vulnerables en algún punto de nuestra vida.

Sobre individuos al límite, parece contar con cierto paralelismo con la argentina “El hombre de al lado”. Individuos de dos clases sociales distintas se chocan en un conflicto cotidiano agravado por el trágico curso de los acontecimientos. Acá, sin pinceladas de humor, sin metáforas, sin sutilezas, se nos narra el conflicto desde sus adentros, desde lo que el ojo de su protagonista puede alcanzar a ver. Y los personajes acaban sometiéndose al extraño manejo de la justicia, que de justicia parece tener poco. Los lleva a una situación de estancamiento, de malhumor, donde nadie puede llegar a ponerse de acuerdo en Su presencia. Pero el conflicto va más allá. Tiene que ver con cuestiones humanas, con la ética, la fe, donde se encuentran límites a nuestra conducta. La narración tiene dos núcleos fundamentales: la historia de la ruptura matrimonial, el sufrimiento de la hija, la decisión, y el problema judicial, los testimonios y las mentiras. De cada uno de ellos, nos llevamos una impresión pesimista u optimista, dependiendo del caso. Pesimista, porque después de todo, los niños son los que más sufren en este tipo de inconvenientes (sin haberla visto, pienso en “Carnage”); optimista, porque la mentira no es ilimitada, o al menos en esta película no lo es, hallando límites en algo tan banal para muchos habitantes de nuestras sociedades occidentales (mínimamente: hablo por mí y por mi país). La vida, expuesta con serio realismo, con un nivel de conflictividad inmenso, es una mezcla de cosas buenas y malas, de impresiones satisfactorias y decepcionantes.

Las peleas son fuertes, atraviesan la pantalla. Momentos de enorme tensión (muy bien lograda y sostenida) y gran alcance, que nos llenan de angustia, de impotencia, de furia. Acá, la injusticia, la mentira, la hipocresía, nos molestan muchísimo. Pero después de todo, cada uno de los personajes se hacen entender: la honra, el orgullo, la soberbia, el enojo, la tristeza, la locura, los hace reaccionar humanamente (es decir: con contradicciones, con violencia, como verdaderamente son los hombres, aunque las películas los dibujen distinto), aunque no precisamente sea reaccionar bien. Una catarata de hechos desafortunados va volviendo un simple acontecimiento en una enorme desgracia capaz de destruir muchas vidas. Todo este laberinto sin salida es muy bueno, aunque todo lo vemos con un solo ojo: el del protagonista masculino. De alguna forma, uno no puede separarse de su modo de entender las cosas (el “hecho” lo vemos desde sus ojos: sabemos la verdad), lo que nos quita la posibilidad de juzgar por nosotros mismos. Sentimos tristeza y nos identificamos con un único personaje, en lugar de poder ponernos en la posición de otros (lo mejor pudo ser, por ejemplo, no mostrar el conflicto judicial). “A separation” nos deja dos únicos lugares para juzgar: el conflicto familiar (el divorcio: los motivos, el tema de quedarse con uno o “permanecer” –en Irán- o irse con el otro y abandonar el país) y el final. Este último, para muchos, quizá, haya sido un escape fácil. Para otros, la decisión resultante de un gran aprendizaje. Para mí, la serena manifestación de que, durante más de dos horas, nos hemos enfrentado a una película durísima e imprescindible.

Puntuación: 8/10 (Muy buena)

4 comentarios:

daniel dijo...

Espero verla pronto, tu critica es muy buena Rodri, y como se ha dicho, todo el mundo habla muy bien de ella. Espero disfrutarla mucho tambien. El cine irani tiene su encanto, recuerdo lo mucho que me encantó Children of heaven.

Saludos.

Dialoguista dijo...

Excelente como le diste una pincelada a la peli de todo lo que contiene, que es tantooo. El final, creo que es de los mejores que vi este año, sensacional. Inmensa peli, honda y real. Saludos!!!

General Urko dijo...

Tienes razon en que los personajes se hacen entender. Podemos actuar/pensar diferente en casos parecidos pero comprendemos sus acciones gracias a la buena mano del director y de los actores. Muy buena critica, felicidades.

Veroka dijo...

Muy buena peli.Es impresionante como de un hecho, se desatan varias cuestiones que se entrecruzan. Me gustó mucho, la tensión va creciendo en el transcurso del film de un modo muy duro, bien realista.
Me gustó tu crítica =)
saludos