lunes, 24 de enero de 2011

Copia Certificada.

Abbas Kiarostami dirige una historia de amor y desencuentro entre un ensayista británico y una lectora en desacuerdo con muchas de sus ideas. Así, en una jornada de paseo dominical, ambos exponen sus ideas y sus recuerdos sobre el pasado. Protagonizada por Juliette Binoche, ganadora del Premio a la Interpretación Femenina en el pasado Festival de Cannes, esta película es una travesía por el lado oscuro de las relaciones humanas, sobre la visión auténtica (o no) de las cosas que nos rodean. Muy Recomendable.

Copie Conforme.


Trailer en su versión original.


Crítica.

Cualquier persona que vea esta película, más allá de la historia que es interesante e inteligente, va a hablar seguramente de algo. Algo que es imposible de olvidar, que deja a uno pensando. El tema de los originales y las copias, que ya naturalmente son rivales en el mundo de la distribución. ¿De qué? De lo que sea. Hasta de historias de amor. Ahora, la historia de amor de la que habla "Copia Certificada", la última película del gran director Abbas Kiarostami, ¿Es una historia original o una buena copia? Porque, está claro que esa historia es común. Tiene sus cuestiones particulares pero, en una visión generalizada, puede verse cómo todas las pequeñas cosas que forman esta conexión, que desde el inicio da vueltas entre lo genuino y lo ficticio, se identifican con las relaciones de hoy. O bueno, las relaciones de hoy se identifican con estas pequeñas cosas. Porque original, etimológicamente, habla de nacimiento, del origen. Y curiosamente, podemos ver cuál es la visión de cada uno de los personajes en cuanto a ese nacimiento (que es el momento donde "reviven" sus días en aquel hotel). Ambos personajes viven desconectados de ellos mismos. Uno está viviendo una historia de amor original, que se renueva, que se ilusiona. El otro personaje, está viviendo una copia de esa historia, es una sustitución de esa Persona, una figura que funciona de modo alternativo. Por lo tanto, así como un vivo hablándole a un muerto, la conexión es compleja. Como la vida misma, eso seguro. Pero a veces es mejor una buena copia. Y quizá, vivir una vida que no es auténtica, genera menos problemas.
Abbas Kiarostami dirige esta extrañísima película, que pone en exhibición unas cien temáticas y muestra dos mentalidades completamente opuestas que constantemente están chocándose, pues nunca acaban por ponerse de acuerdo. Y cuando hablo de cien temáticas, quizá el número sea bajo. Son 90 minutos, aproximadamente, sobre dos personas discutiendo por todo. Por pequeñas cosas. Por un cuadro, por un libro, por un autógrafo, por la atención, etc. Dos personas que, de no estar casados, pueden funcionar perfectamente como marido y mujer.
Sin dar juicio en ningún momento, la película persigue una especie de paseo entre dos seres que por momentos se encuentran, y por otros momentos se reencuentran. Es difícil pensar, después de haberla visto, en esta película sin Juliette Binoche. Su interpretación es lo más parecido a un dardo envenenado. En el buen sentido, claro. Consigue que el personaje se introduzca por debajo de la piel del espectador. Sus caras, sus risas, sus lágrimas. Sus acciones. Tiene un poder, como actriz, en escena, que es prácticamente inigualable (siempre la he considerado una de las mejores actrices que hay a nivel mundial). Ha sido capaz de revivir algún que otro fracaso y añadirle sentido, que no es poco. Y acá, que protagoniza una película lejos del fracaso, más que llenarla, la completa.
La película, estructurada a modo de ensayo, parece analizar y definir un género. Que es el género del drama romántico dentro del mundo del cine. "Sólo un sueño" muestra con imágenes la decadencia de una relación al borde del abismo. "Copia Certificada" muestra con palabras el hundimiento de las relaciones humanas a partir de la falta de comunicación (hasta maneja el tema del idioma con, creo, ese objetivo), y avanza minuciosamente por todas las estaciones que cruza cualquier drama romántico sobre parejas en conflicto (aunque ésta lo hace bastante bien). De cualquier modo, esta película (que sobre todas las cosas es sencilla) logra su grandeza por lo que vemos, más allá de todo lo que oímos (que es mucho, y espectacular). Así como "Tu última oportunidad" redefine la Comedia Romántica con un elenco y unas imágenes precisas y preciosas, "Copia Certificada" demuestra que con ganas, puede convertirse algo cotidiano en algo imperdible. Es una película madura, imperfecta (creo que con una campanada más sobre el final, la película puede tener mucho más sentido) pero aún así, es una pequeña delicia.
Puntuación: 8/10 (Muy Buena)

El Discurso del Rey.

Esta es la historia del Rey George VI, que en los años 30s vive una década algo agitada. La muerte de su padre, la abdicación de su hermano y los rumores de una nueva Gran Guerra le acercan al pueblo como Rey, como soberano. Sin embargo, tiene un pequeño problema desde pequeño: es tartamudo. Viendo que sus obligaciones van en aumento y no puede dar discursos en público, busca personas que puedan ayudarlo. Pero ve que nada ni nadie le ayuda, y pierde las esperanzas. En eso aparece un sujeto completamente diferente, sin títulos ni nada, que usa su experiencia para "curar" a las personas. Así, las sesiones entre ambos hombres "iguales", van ayudando a ambos a recuperar la confianza en ellos mismos, y ayudan al Rey a recuperar su verdadera voz. Una película imperdible, con un elenco de lujo. Muy Recomendable.

The King's Speech.


Trailer en su versión original.


Crítica.

Dos hombres de diferente clase social están compartiendo una habitación. El Rey, está tratando de evitar "inútilmente" su constante tartamudeo con un ejercicio que le propone el otro sujeto. Comienza a escuchar música, sin poder oír lo que dice él mismo, y recita un párrafo de "Hamlet", de Shakespeare. Pero llega a un punto en el que no quiere seguir haciéndolo. Lo considera inútil. Y se va. El otro sujeto, que es además un hombre que aparte de comprender los conflictos del tartamudo, puede leer su mente, no lo detiene. Simplemente le da una grabación de lo que él ha dicho para que pueda, finalmente, oírlo.
Parece sacado de un cuento. O mejor, de una obra de teatro. La película tiene muy pocos escenarios, pocos protagonistas y muchos diálogos. También, muchos de los planos parecen estar sobre un escenario. Y esos planos juegan inteligentemente con las cabezas de los protagonistas. Las situaciones están ligadas "al tamaño de las cabezas" (o mejor dicho, a primeros planos), principalmente en los encuentros entre Lionel y Bertie.
Puedo decir sin dudarlo que es la película histórica sobre monarquías más original que he visto en muchísimo tiempo. Estamos hablando de una película divertida, insólita, con situaciones que no son propias de nuestra concepción de "monarca". Y es por eso que la mente de uno, espectador, persigue la idea de la identidad. Tenemos un hombre que "cura trastornos del habla" sin tener un título. Y un hombre que debe inspirar confianza a su pueblo, siendo Rey, sin estar preparado para serlo. Dos personas que se encuentran para complementarse, de algún modo, para darse confianza a uno mismo y dársela a otro.
De alguna manera, es una película histórica que muestra a un Rey en apuros. No sólo porque está a punto de llegar al trono, y aún tartamudea, sino porque los rumores de guerra se están intensificando y, el caso de volverse Rey, no cree apropiada su voz como para alentar a su pueblo en tiempos de guerra. De éso se trata "El Discurso del Rey", de conseguir una voz (como George VI cree) o, para decirlo de una manera más justa, de mejorarla. Recibe el apoyo de su esposa, la madre de quien será Reina de Inglaterra: Elizabeth II, quien reina hasta nuestros días. No sucede lo mismo con su hermano, interpretado por Guy Pearce, un sujeto que además de burlarse de su hermano, deja de lado el Trono por una mujer y le cede todo el peso al tartamudo.
El efecto cómico-trágico de esta película (cómico, en el sentido de lo increíble que es ver a un Rey rodando por sobre las alfombras; trágico, porque además de ser un conflicto que afecta a muchos, estamos hablando de una historia de la Segunda Guerra Mundial - y ya el uso del término "guerra" implica "pérdida", aunque esté ganada o no, de dinero y gente) está magníficamente otorgado no sólo por una estupenda dirección artística (no me detendré, es para la alabanza), sino por una sobresaliente musicalización (de Alexandre Desplat) que, hasta el momento, es de lo mejor del año. Además, tienen muchísimo peso el guión de David Seidler (que probablemente acabe alzando el Oscar) y un elenco de lujo. Por un lado, Geoffrey Rush, un actor frustrado y mayor, que utiliza las experiencias de su pasado de juventud para poder curar a personas con problemas del habla. Es una actuación, por lo menos, conmovedora. Ni hablar de Helena Bonham Carter, LA mujer. LA incondicional. LA Reina, al fin, que logra darle la confianza a su esposo, además de añadir algún comentario medio divertido y hasta fuera de lugar. Y finalmente Colin Firth, que indiscutiblemente realiza la mejor interpretación de todo el año, y además la única sobresaliente. No digo que sea la mejor actuación de su carrera (ésa se la dejo por la estupenda película "Sólo un hombre" de Tom Ford), pero sí la más estimulante del año 2010. El resto del elenco, Michael Gambon, Guy Pearce, hasta Timothy Spall, es genial.
Esta es una película hecha para cualquiera. Tiene todo lo que tiene que tener. Un guión prácticamente perfecto, un elenco impecable, una musicalización emotiva, una reconstrucción interesantísima de la época y un final perfecto (que sigue el ritmo del resto de la película y no habla demasiado sobre la Historia en sí, la Guerra, el Reinado, la Muerte, etc., sino sobre el vínculo entre los dos protagonistas). Es la cinta hecha hasta para los que odian las películas sobre Reyes y Reinas. Porque es una película completamente diferente a todo. Es capaz de desenterrar un género dentro de otro y darle vida. Mucha vida.
Puntuación: 9/10 (Excelente)