lunes, 14 de febrero de 2011

Fuera de Ley.

Tres hombres se vuelven a reunir tras cuatro años, bajo la dirección de Rachid Bouchareb. Formaron parte del elenco de "Indigènes", premiada en Cannes, y ahora forman parte de "Hors-la-loi", película nominada al Oscar que se sitúa años después de la Segunda Guerra Mundial (contexto en el que se desarrolla Indigènes). Con las manifestaciones revolucionarias que pretenden la independencia argelina de Francia, tres personas que han vivido los años siguientes a la finalización de la Guerra Mundial de diferentes maneras, se reencuentran con un enfoque diferente sobre la revolución, aunque con un único punto en común: la libertad. Protagonizada por James Debbouze (el joven de "Angel-A", "Háblame de la lluvia", que usualmente hace de tontuelo o ingenuo), esta es una interesante crónica sobre el suceso, con inesperados aciertos y un dinamismo indiscutible. Una buena película sobre violencia y libertad. Recomendable.

Hors-la-loi.


Trailer subtitulado al español.

(Por problemas con el servidor, no se puede anexar el trailer de la película)


Crítica.

Y contra todo pronóstico, esta película fue nominada al Oscar. No vi las 65 seleccionadas (habré visto 12 o 15) para discutirlo, pero por el momento, no podría estar más de acuerdo con la elección. En primer lugar, porque es una película que reúne más o menos todas las cosas que le gustan a los Estados Unidos, en materia de cine. En segundo lugar, porque es una buena película. Y finalmente, porque tiene todas las cosas que uno no puede imaginarse viendo el póster. Forma parte del quinteto junto a la obra maestra "Colmillos", de Grecia; "Biutiful", de México; "Incendies", de Canadá; "In a better world", de Dinamarca.
Esta película hace una crónica sobre la vida de Argelia, o mejor dicho, de su nacimiento. Desde la unión de las células (y si uno sustituye las células por los seres humanos, actúan durante los días finales de la Segunda Guerra Mundial más o menos de la misma forma) hasta el parto (una dolorosa pero finalmente independencia). Todo vinculado con la situación de la civilización, el sufrimiento de la subordinación hasta la revolución independentista. La película sigue íntimamente a una familia, que se ve transformada y separada por los enfrentamientos bélicos y que, tras su reencuentro, intenta involucrarse (de una manera u otra) en manifestaciones que logren la independencia del pueblo argelino en Francia (en "Indigènes", estos mismos tres personajes junto a un cuarto, luchan en la Segunda Guerra Mundial). Tres hombres con muy diferentes puntos de vista, que han visto la vida desde una perspectiva distinta ligada al sufrimiento, y que tienen un único punto en común: la libertad.
"Fuera de Ley" es una gran película. En primer lugar, porque cuenta con una historia sólida y precisa, lo que hace que dos horas enteras parezcan poco para una historia tan apasionante. En segundo lugar, porque utiliza recursos para estilizar la cinta, como la estupenda ambientación de los años 60, el diseño de vestuario y la música. En último lugar, porque es consciente de su imperfección, y aún así, busca convencer desde la fuerza de un guión prolijo, con ciertas maneras que no acabo de aprobar, pero que en sí debe todo a la historia misma.
Cuando lo que se tiene que contar es bueno, siempre cautiva el ojo del espectador, oyente o acompañante. Es como un chisme: uno no sabe qué saldrá de la boca del otro, pero pone su oído cerca para recibir la información. Esta película es buena. Puede gustar, o no; el resultado puede ser satisfactorio o no para quien la ve. Desde lo personal, la película me ha resultado sorprendente. Aún así, desde lo histórico, emplea ciertos vaivenes que no cooperan con la historia, y que forman parte de los primeros cuarenta minutos de película. Esa mezcla de imágenes sobre seres débiles que se nutren con la violencia del día a día (aclaración: tiene un prólogo, por así decirlo, muy sanguinario, violento, crudo y muy bello), con el transcurrir de los años, el ir y venir del tiempo, del espacio, impiden una mejor conexión con la historia. Porque al estar fragmentada, se disfruta menos. Se convierte en algo más difícil de tragar.
No es una película extraordinaria, ni de otro mundo. Tiene sus fallas, varias, básicamente en el primer tercio, pero aún así merece ser vista. Un gran acierto para el cine argelino, que se arriesga a presentar una historia mucho más seria aunque menos correcta que "Indigènes", del mismo director y también nominada al Oscar en el 2006, con una intensidad que hiere por algunos momentos, y que es difícil de olvidar. El gran problema es que muchas de esas heridas, queden abiertas por mucho tiempo. La historia sobre la independencia, es decir, sobre cómo esas heridas de un pueblo se cierran, deja demasiados cabos sueltos. El final es fácil. La película, no.
Puntuación: 6/10 (Buena)

Imparable.

Un mal día para los trenes. Todos los trenes que atraviesan una ciudad parecen tener algún desperfecto, y todos estos desperfectos en conjunto van empujando la fatalidad. Un tren, increíblemente, a toda velocidad, carga vagones con una sustancia inflamable y peligrosa. El tema es que no tiene quien lo conduzca, y minuto a minuto acelera más. Pero dos hombres que trabajan mientras tanto con otra máquina, van descartando posibilidades y pensando qué estrategia implementar para que el imparable tren finalmente se detenga. Protagonizada por Denzel Washington (¿Necesita presentación?) y Chris Pine (Star Trek), y dirigida por Tony Scott (Hombre en Llamas), esta cinta de acción propone un entretenimiento a toda velocidad, aunque las apariencias engañan, claro. No Recomendable.

Unstoppable.


Trailer subtitulado al español.

(Por problemas con el servidor, no se puede anexar el trailer de la película)


Crítica.

Hace unos días publiqué mi opinión sobre una gran "película de trenes", llamada "The Edge" y seleccionada por Rusia para el Oscar. Me sorprendió el muy buen uso del tren para contar una historia con un trasfondo político en segundo plano, y añadirle vértigo a la historia. Con "Imparable", la nueva película de Tony Scott, sucedió todo lo contrario: pareciera que el tren, un protagonista más, fuera el núcleo de una película que no puede sostenerse sólo sobre ruedas, necesitada terriblemente de otros elementos. El tren no fue suficiente para la construcción de la historia, no produjo demasiada tensión como sí lo hicieron muchos de los largometrajes de Tony Scott, y además se vio sostenido por unos inteligentes diálogos mezclados con algunos que rozaron el absurdo.
Tony Scott es un director muy particular. Le da una estética adrenalínica, vibrante, volcada al movimiento. La película "Imparable", por diferentes motivos, es una enorme mezcla de "Déjà Vú", "Hombre en Llamas" y "Pelham 123". No sé si, inconscientemente, se debe a la presencia de Denzel Washington en todas éstas, o a cómo maneja las situaciones y los estilos. Desafortunadamente, no tiene la fuerza argumental de "Domino", pero es más o menos atractiva por lo que se ve, sobre lo que se cuenta.
La película presenta, físicamente, un móvil a altísima velocidad, acelerando segundo a segundo. El peligro que supone su contacto, a esa velocidad, con otro cuerpo sólido, es altísimo: carga combustible, y una explosión puede ser fatal. Es una carrera a contrarreloj, con dos protagonistas que saben bien lo que hacen, que se comportan como héroes desde el momento en que consigue el ingreso al trabajo, y el otro el egreso. La idea es crear un plan estratégico que lo pueda detener sin causar un caos, y ser más o menos fiel a la realidad, ya que está basada en una historia que realmente ha sucedido.
La propuesta es sencilla, dos héroes tratando de aplicar todo su ingenio y salvar a la ciudad. Con Tony Scott en la dirección, uno espera que aún con dos actores en la pantalla, una hora y media sea corta para esa narración. El equipo externo (que también trabaja con Washington en "The taking of Pelham 123", ayudándole a emplear su misión), todos los informativos que se matan por cubrir una noticia a una velocidad tan grande que no pueden siquiera filmarla, plus: los titulares debajo de la pantalla para añadir realismo, y siguen: dos historias de amor y familia conectadas para darle una conclusión sobre cuán atractivas parecen ser las personas que tienen coraje, un costado cómico sobre un viejo y un nuevo diciéndose de todo, uno criticándole al otro la vejez, y el otro, la juventud, son pequeños adornos que van dejándonos en claro de que ni los efectos especiales, que son buenos, ni el impacto audiovisual de un tren volador, son suficientes para captar nuestra atención como espectadores. Y recurren a la forma más fácil de entretenernos: implementar a una única historia sobre un tren imparable una serie de herramientas (no niego su veracidad, aclaro) que no agregan nada al relato, más que minutos de metraje.
La película, al final, deja un buen sabor en la boca. Es un interesante entretenimiento, con una idea bien montada sin ser aprovechada al máximo. La historia es creíble, es bastante intensa y atrapa bastante. Sí hay muchos personajes y muchas situaciones que tranquilamente pueden restarles 20 minutos a una película demasiado larga para lo que realmente es. Aún así, esa técnica que tiene Scott a la hora de dirigir una historia, es muy particular. Un ciego puede notarla, incluso. Porque haga lo que haga, sea una película buena como "Dèjá Vú", una película inexplicablemente mala como "The taking of Pelham 123", o una muy buena película como "Domino", su estilo no deja de ser admirable. Puede funcionar más o menos, lo que está asociado a cuán osada es la realización de la película. En este caso, no está a la altura de una buena historia, y sustituye lo que la podría haber hecho excelente, con cosas que rebajan su nivel, dejándolo simplemente como un largometraje interesante.
Puntuación: 5/10 (Floja)

El Hombre Lobo.

Actores como Benicio del Toro, Anthony Hopkins, Emily Blunt y Hugo Weaving protagonizan esta película de terror sobre la leyenda que todos conocemos, sobre la luna llena, las mordeduras y las transformaciones. El prometido de una muchacha ha desaparecido misteriosamente, y ella quiere viajar a la residencia de su suegro. Pero antes, le avisa a su cuñado sobre la desaparición de su prometido, aunque éste no quiere saber demasiado sobre el asunto, pues es un actor de teatro a punto de despegar en una gira. La cuestión, es que en esta residencia acaban encontrándose, un día común a fines del siglo XIX, y una serie de misterios comienza a hacerse más notoria en la región. Parece que los hombres lobo están más hambrientos que nunca, y la película muestra cómo vale más morderse que amarse los unos a los otros. No Recomendable.

The Wolfman.


Trailer subtitulado al español.

(Por problemas del servidor, no puede anexarse momentáneamente el trailer de la película)

Crítica.

No he visto esta película por otra cosa ajena a la nominación al Oscar por su maquillaje, siendo la primera del trío nominado en dicha categoría que puedo ver. Y puedo afirmarlo: el logro del maquillaje es impresionante. Es capaz de, y confío que intencionalmente, hacer de Benicio del Toro un hombre más joven de lo que es, al punto de que la misma oscuridad lo confunde, de lejos, con Dominic Cooper ; es capaz de hacer pálida y espantosa a Emily Blunt, una bellísima actriz; y finalmente, es capaz de crear unos bichos más o menos interesantes. No digo que causen asco, ni pánico, pero son mejores de lo esperado. Unas criaturas que sobre todo, causan interés.
Y la película, en sí, también lo causa. La musicalización, por más superficial que parezca en una película de terror, colabora muchísimo para la conexión entre el espectador y la pantalla, al punto de que hace mucho más ágiles ciertas escenas, les da un ritmo particular muy atractivo, intentando ser un producto serio.
Más allá de algunos mínimos aciertos, asociados mucho a la técnica, o a un Anthony Hopkins que últimamente se está inclinando mucho al cine oscuro (quizá le den otro Oscar por una película de suspenso/terror, ya que muchos consideran -no en mi caso- a "El Silencio de los Inocentes" como una película de terror), la película no tiene demasiado sentido. No hablo del sentido que pueden tener unas criaturas que cazan en luna llena, se muerden unas a otras y van convirtiendo a humanos en chupasangres, sino del sentido que puede tener hacer una película narrando exactamente todo lo que uno sabe de los hombres lobo, sin agregar nada a lo naturalmente conocido. Son dos horas de uso (y abuso) de efectos que más que remover el estómago, remueven billeteras, sin demasiada utilidad. Son versiones contemporáneas, propuestas para destacarse con la aplicación de la mejor tecnología. No digo que no crea momentos realistas, pero en sí, "El hombre lobo" es una película innecesaria.
La puesta en escena es interesante, como más o menos lo es todo en esta película. No es una película que produzca aburrimiento, pero tampoco es una historia que genere demasiada diversión. Todo el costado de la acción, está bastante medido, limitado por las palabras. En lugar de mostrar cosas, mucho está dicho. Hay personajes puestos en el casillero exacto para dar respuestas mínimas a aquel que no sepa (me incluyo) demasiado sobre estas cosas. Uno de estos personajes es el interpretado por Geraldine Chaplin, que realmente ha logrado desconcertarme. No le encuentro respuesta a su participación como actriz, así como tampoco puedo responderme la importancia de su personaje, que de hecho, es prácticamente nula. Y cuando hay figuras, actores, que sobran en el reparto (a los que el guión pasa por encima, evidentemente), es (y quien sigue el blog, sabe por qué) algo imperdonable. El resto de los actores realiza un trabajo entre lo pasable y lo mediocre.
Es una película que, bajo ningún aspecto, puede considerarse seria. Tiene todas las características para no serlo, y no está nada mal. Tiene varias cosas que son correctas, lo que no significa que sean serias, y que logran adaptarse o adaptar a la historia. Una de ellas es la transformación de hombre a hombre lobo. Cuando ésto sucede, el clima de la película cambia, se vuelve más oscuro, logra captar el ojo humano. La conversión es asombrosa, tiene un trabajo puntilloso detrás que la hace creíble y que además añade carga positiva a la parte estética. Aún así, tiene otras cosas, algunas más, que son graves errores. La falta de peso en el personaje protagónico, algunos diálogos metidos a los empujones, la ausencia de lo monstruoso, lo aterrador, lo impactante, la extensísima duración, la falsa profundidad a la hora de desentrañar un mito y un desaprovechado Hugo Weaving. Todo el conjunto, lo bueno y lo malo, forma "El hombre lobo", una película indiscutiblemente comercial, poco seria, poco divertida, pero con muchas herramientas bien encaminadas. Es como hacer un ovillo de pinceladas sobre un papel. La nada misma, quizá, para muchos de nosotros que no entendemos el fanatismo por lo fantástico. Aunque eso no quita que para profesionales en la materia (jóvenes que han pasado su vida entera mirando películas como ésta), como puede serlo un pintor que observa atentamente esas pinceladas abstractas, la cinta sea una obra maestra.
Puntuación: 4/10 (Regular)