sábado, 26 de febrero de 2011

Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte 1.

Séptima entrega cinematográfica de Harry Potter, historia que revolucionó el mundo de la literatura y el cine. Tras la muerte de Dumbledore, los jóvenes reciben una serie de elementos que no saben usar, pero que les servirán en este largo viaje. Harry Potter, por su parte, recibe una espada que está desaparecida, y que necesita encontrar para avanzar. Por otra parte, hay un misterio oculto más allá de la espada: el de las reliquias de la muerte. Tres elementos que le otorgarán a quien los consiga la inmortalidad. Una nueva entrega de aventuras y mucha acción condensadas en algo más de dos horas. Hay un pobre manejo de los tiempos, pero un buen instinto a la hora del entretenimiento, que se mantiene en todas las entregas. Nominada a dos Oscar: dirección artística y efectos visuales. No Recomendable.

Harry Potter and the deathly hallows. Part I.


Trailer subtitulado al español.


Crítica.

Harry Potter ya ha cumplido, cinematográficamente, una década en los corazones de muchos fanáticos, personas apasionadas que gracias a esta curiosa historia, leen algo en su vida. Fanáticos que seguramente habrán visto las películas miles de veces y le encontrarán muchisimos misterios dentro, gozarán de una historia, al parecer, contada a la perfección, con personajes característicos y encantadores, situaciones llenas de entretenimiento y diálogos muy divertidos. Como no me considero para nada un fanático de "Harry Potter", la veo como una película independiente de sus previas, con lo suyo. No me da, desde lo personal, ningún interés en emocionarme con la historia, ni con los personajes, que para mí son algo más que planos; mucho menos con los diálogos, que por momentos son para el cachetazo.
No sé si se debe a la división del último libro en dos entregas cinematográficas, o qué, pero a mí la película se me hizo eterna. Más o menos como me viene pareciendo la saga, de ocho películas que seguramente verán el fin del mundo y seguirán haciendose luego, aunque sea adaptando una recopilación de epílogos. Los personajes dan de ellos lo que han dado en las anteriores, sin sacrificarse desde lo humano como lo han hecho y muy bien en la sexta parte de la saga, la satisfactoria "El misterio del príncipe". Están en una etapa de sus vidas donde la histeria brota sin que puedan controlarlo (con tantos poderes, y efectos especiales de fondo, es lo único que no pueden controlar) y algunas confrontaciones (sólo algunas) son más o menos realistas, hasta reflexivas. El trío sigue haciendo lo suyo y, en un plano humano, la relación es bastante creíble, expuesta de una manera ágil y sencilla. La muerte de Dumbledore, personaje entrañable para lo que es Harry Potter como humano, ha traído un legado consigo. Lo que no se trata de manera sensible, que viene a ser un duelo, es llevado rápidamente a la acción. Un legado que consiste en tres elementos (más bien cuatro) que deja a los tres muchachos. Ellos desconocen bien su funcionamiento y qué tienen que hacer. Fugazmente se antepone el plano fantástico, el de las criaturas de la oscuridad, el de la magia: se embarcan en una parte de la aventura, que es la búsqueda de unas piezas que sólo deben atravesar con una espada que no pueden encontrar.
La aventura avanza de una manera lenta, lentísima. Momentos de sobra, cientos. Demuestran cuán innecesario ha sido recortar un libro en dos, o cuán poco talentosos son para hacer que una película de aventuras de tres horas de duración (como, de tener un buen trabajo de edición, hubiera sido el resultado natural de la adaptación de la novela) resulte dinámica, como "El Retorno del Rey", película aún más larga y mil veces superior al mago Potter, sin echar abajo una saga mejor llevada que la de los vampiros, o los hermanos narnianos.
Al minuto 110, que viene a coincidir con la mitad de una hipotética séptima parte unificada, la acción comienza. Como debe ser, en la mitad, en el nudo. Acá, lo interesante llega al final, lo que hace reflexionar acerca de si es o no necesario lo que ya se ha visto en casi dos horas. La respuesta a la cuestión es "no todo". Tiene muchas ocurrencias fantásticas (como la escena del cementerio), aunque muchos diálogos y escenas de acción demasiado largas (como la de la multiplicación de Potter). Sí son necesarios los últimos veinte minutos, con el peso de un gran personaje como ese elfo (cuyo origen desconozco, insisto, no he visto mucha de las anteriores), o la aparición de las reliquias de la muerte, que finalmente nos recuerdan qué película estamos viendo. Sí, son tres elementos que prometen un final repleto de acción (al menos, éso espero), que espero no reciba nominaciones al Oscar. No porque no las merezca (este año está nominada por sus efectos visuales y dirección artística), sino porque una nominación implica que yo la vea para deliberar. Y no tengo, por el momento, interés en concluir la saga.
Puntuación: 5/10 (Floja)

Another Year

Mike Leigh, director de "Secretos y Mentiras", "Naked" y "Vera Drake", vuelve con "Another Year", película por momentos abstracta, pero finalmente más figurativa que muchas, que combina la comedia con el drama del día a día. Narrada en cuatro estaciones, desde la primavera al invierno, desde el florecer hasta la oscuridad, muestra la vida de un matrimonio que vive felizmente sus últimos años de vida, del hijo de éstos, un abogado soltero, de dos amigos del matrimonio, Mary y Ken, y de una serie de rostros que desfilan por esta casa constantemente ocupada, ya sea por los residentes o por las visitas. "Another Year" es una mirada crítica del ser humano, son maneras de ser y reaccionar, exhibiendo claramente las diferencias entre los que habitamos este mundo. "Another Year", dirigida y escrita por Mike Leigh, cuenta en su elenco con Ruth Sheen, Jim Broadbent (recordado en "Moulin Rouge!" y en "Bridget Jones..") y Lesley Manville, un trío maravilloso que eleva aún más una propuesta original y con uno de los mejores guiones de los últimos tiempos.

Another Year.


Trailer subtitulado al español.


Crítica.

Si alguno creía que "Mi Familia" era (de este año) la comedia dramática de vinos, anécdotas e intrusos en la familia, de reuniones bajo el sol de la tarde o de palabras frías como el invierno, me veo obligado a recomendar de la mejor manera posible a la verdadera y más grande comedia dramática con las mencionadas características de todo el año. Mike Leigh regresa al ruedo tras esa extrañísima película con Sally Hawkins, "La felicidad trae suerte", ahora con una enorme historia sobre historias, sensaciones puras y por momentos mágicas de la vida de unos peculiares individuos que desfilan por la vida. "Another Year" es, a simple vista, una frase asociada a la resignación. Más, cuando para algunas personas, el tiempo se acaba. La vejez ocupa un gran lugar en este largometraje, no sólo porque hay gente mayor, sino porque también hay gente joven que cree que el tiempo marcha demasiado rápido, y le tiene miedo a perderse la vida, o peor, a vivirla en soledad.
La película logra algo muy complicado para otras con múltiples personajes e historias, y que es precisamente introducir de la mejor manera a aquellas miniaturas que portan algunos de los diálogos más ácidos y exquisitos del año. Introducir, aunque sea durante cinco minutos, a seres conflictivos, enfrentados a la vida, u otros aferrados a ella de modo excesivo. Un caso muy puntual es el de Imelda Staunton, esa señora que revolucionó la pantalla en "El Secreto de Vera Drake", cuya terquedad queda definida simplemente con su desaparición de la pantalla. Algo extraño y, como recurso, algo atípico. ¿Un personaje que habla con su ausencia? Es el primer eslabón de una conexión de personajes que, de alguna manera, forma una familia. Clientes, amigos, amoríos y matrimonios, dan permiso a una interacción con aires clásicos y sobre todas las cosas, mucho vino.
La casa de Tom y Gerri (si la crítica fuese hablada, seguramente causaría algo de gracia), un matrimonio que como en la serie animada han sabido atravesar obstáculos y comprenderse durante décadas, es el ojo que ve ir y venir a diferentes perfiles psicológicos, que viven la vida y ven el paso del tiempo de diferentes formas. Algunos están resignados (Ken), otros tienen ganas de cambiar pero no avanzan (Mary), algunos otros están felices (Tom, Gerri) y otros se sienten incompletos sin darse cuenta de ello (Joe). La mesa de la cocina es un modo de reunir a este matrimonio y sus visitas, que recurren a esta casa durante cuatro estaciones (dentro de la película) y seguramente una vida entera (fuera del film). Ahí es donde las risas, el llanto, las decepciones, las ilusiones, la felicidad y la tristeza van volviéndose el pan de cada día, o nunca mejor dicho, de cada año. Porque la vida es una recopilación de altibajos que componen nuestro paso por el mundo, y esta película no encuentra mejores modos de contarlo, porque seguramente no existan.
Todos los actores hacen lo suyo a la perfección. Desde una Imelda Staunton que se devora el prólogo, pasando por Ruth Sheen (una protagónica que sabe, desde la sencillez, llevar sus preocupaciones naturalmente) y hasta Lesley Manville, que hace algo más o menos increíble, como la mejor interpretación protagónica femenina del año. Una mujer que palabra a palabra hace un reclamo (no al resto, sino a sí misma) de la urgente necesidad de conectar con gente, mujer envuelta en un desequilibrio mental no muy ayudada por el alcohol, mujer que vive intensamente el desamor y la decepción: es la típica mujer suicida que no tiene coraje (al menos, durante el tiempo que dura el relato), pero su final es más o menos previsible. Manville logra llevar sobre sus espaldas un personaje complejísimo bajo la sombra de una película aún más compleja que ella. Y detrás de todo está Mike Leigh, un hombre que narra dos maravillosas horas en cuatro estaciones, que le da una innecesaria introducción al invierno que rompe con la estructura del relato, encargado de un guión tan natural como sentarse en un bar a escuchar los problemas ajenos, que le añade un ritmo más similar al de "Vera Drake" que al de su obra maestra "Secretos y Mentiras", y que sobre todas las cosas le otorga talento, casi haciendo de "Another year" una obra maestra, aunque no deja de ser una tragicomedia de tipo teatral, sofisticada como cualquier film británico, y de la más alta categoría. Indiscutible excelencia.
Puntuación: 9/10 (Excelente)

Predicciones al Oscar (Parte 1/2)

Voy a lanzar predicciones y favoritismos, como lo hago todos los años, pero de una manera distinta.
En esta publicación, los tres rubros al mejor largometraje (mejor película, mejor película extranjera, mejor película animada) detallados uno por uno, de manera clara. En la próxima, el resto de los rubros de manera precisa aunque más superficial.
Bajo cada rubro, verán los títulos acompañados de un número. Dicho número los ordena desde la mejor película (1º) hasta la peor (que es 5º en todos los rubros, excepto en el principal, que es 10º). En el caso de que la película tenga una cruz, es porque no ha sido vista.

MEJOR PELÍCULA.

10. Toy Story 3 (5 nominaciones al Oscar: película, película animada, canción, edición de sonido, guión adaptado)
Una película de Disney Pixar en la gran categoría. Toy Story 3 produce emoción en el espectador, o como más de uno ha dicho, dan ganas de ir corriendo a abrazar a los muñecos. Yo entiendo perfectamente éso: la película es, por momentos, conmovedora. Pero en otros momentos, la película es terriblemente cruel. Propone algo insólito: no reemplazar un muñeco olvidado o roto porque puede sentirse mal. Imaginen ésto en la psicología de un niño de 4 años. El daño puede ser irreparable: quizá nunca en la vida quiera tener un muñeco.
También es original. La historia del niño crecido es muy buena, y está tratada con la antipatía de la edad, lo que le otorga cierto realismo. Aunque no imagino a nadie de dieciocho años jugando con Woody y los demás, aunque sea en una despedida. Tiene buenos personajes, buena música y no es aburrida. Es buena, no lo niego. Pero, ¿Suficiente para ser una de las mejores diez películas del año?

9. Mi Familia (4 nominaciones al Oscar: película, guión original, Annette Bening como actriz, Mark Ruffalo como actor secundario)
Una de las pocas películas que, viéndola por segunda vez, me gustó menos que la primera, sobre una pareja homosexual con dos hijos que se preguntan por el padre biológico. El hombre aparece y toda la familia se transforma. Todo lo construído se viene abajo tras la llegada de un intruso. Hay muy buenos personajes, cuidados por una buena historia que da para todo. Una comedia dramática que funciona mejor con lo trágico que con lo divertido (¿Tiene partes divertidas?), con poco realismo en la primera mitad. Sus mayores logros (y también sus menores) son gracias al guión. Primero, porque permite lucirse a los cinco actores protagonistas. Segundo, porque demuestra su habilidad principalmente en la construcción del personaje de Mark Ruffalo, que aunque no sea un gran actor y muchos discutan (yo también) su nominación al Oscar, su perfil es espectacular. Logra hacerlo villano sin serlo realmente. Basta ver la cara que hace Ruffalo a su hijo del otro lado de la cortina, desde afuera de la casa, para tomarle un poco de bronca. Gracias a Dios no se mete de lleno en la polémica gay, de lo contrario, Annette Bening estaría ganando el Oscar.

8. 127 Horas (6 nominaciones al Oscar: película, guión adaptado, James Franco como actor, banda sonora, canción, edición)
Otra de esas películas que nos animan a valorar lo que tenemos. Danny Boyle cree en el milagro de la repetición, y demuestra muchas ganas de ganar otro premio, tal como lo ha hecho hace dos años con la obra maestra "Slumdog Millionaire". Acá imita lo que ya ha creado, con una historia de humor perverso y medio burlón y una excelente ejecución técnica. Me pregunto si es necesario esa introspección psíquica del personaje para crear realismo o tener empatía con Ralston. El hombre es expuesto como un ser completamente antipático, y no hay nada que se pueda hacer para revertirlo. Tiene una fotografía hermosa, que junto a las escenas más terribles, demuestran que muchas veces el sufrimiento ajeno es excitante. Película arriesgada, no tan cruda como se cree, y bella de ver. Supongo que mucho más bella de ver que de escuchar. Hay escenas que son para el recorte. Aunque si se recortara todo lo que es innecesario, ¿Seguiría siendo un largometraje?
Estupenda interpretación de James Franco, lástima que haya gente de sobra, Franco puede llevar esta película solito. ¡Vamos! Si Ryan Reynolds pudo...

7. Cisne Negro (5 nominaciones al Oscar: película, dirección, Natalie Portman como actriz, fotografía, edición)
Bloody Ballet. La bipolaridad en un contexto artístico nunca se ha visto tan bien. Reconozco sus fallas, pero no puedo parar de sentir pasión por esta gran obra protagonizada por Natalie Portman. Hace un análisis profundo del lado oculto y prohibido de todos los seres humanos, crea una historia complejísima, dolorosamente bella y tratada con inteligencia y elegancia. Sin embargo, una segunda vez es letal. La película sigue siendo una genialidad, pero uno cae en la cuenta de que hay personajes prácticamente principales sin influencia en la historia, unos efectos visuales terribles y unos diálogos demasiado explicativos o, peor, delatores. Por suerte, el final da un muy buen remate. Con ese duelo entre Portman y Portman, sostenido durante toda la película, "Cisne Negro" es más combativa que "El Ganador", y más fuerte que cualquier otra. Darren Aronofsky vuelca sus obsesiones en un trabajo de dirección perfecto. Grande e imperfecta película sobre la perfección. Frase final inquietante.

6. Lazos de Sangre (4 nominaciones al Oscar: película, guión adaptado, Jennifer Lawrence como actriz, John Hawkes como actor secundario)
Probablemente se trate de la película más terrible del año. Como en "Temple de Acero", una niña debe hacerse cargo de ciertos asuntos que ha dejado su padre. Aunque a diferencia de Mattie Ross, el personaje Coen, desconoce el paradero del hombre de familia, y sale a buscarlo. Producción chiquita y absorbente, les da cara de sospecha hasta a los personajes más mínimos, una fuerza descomunal al más grande y una agilidad al relato milagrosa. Se mete de lleno en la historia, olvidándose de cuán interesantes son las películas sobre comunidades rurales. Y esa frialdad de la que habla su título original, no se mantiene durante la hora y media de duración. Éso sí, este drama independiente demuestra su fuerza en algunas escenas puntuales, como la del lago. Es hermosa, y escalofriante a la vez. Pero lo más increíble de toda la película, sobre la historia que es un misterio de principio a fin, es por qué ha pasado tan desapercibida. Es una película seria, buena y desconocida totalmente.

5. El Ganador (7 nominaciones al Oscar: película, dirección, guión original, Christian Bale como actor secundario, Melissa Leo y Amy Adams como actrices secundarias, edición)
Más allá de ser una película sobre la superación personal y el clima que se vive sobre el ring, es una historia bellísima de familia. Tiene una introducción y un desenlace geniales, y el resto de la película es toda una maravilla. Los personajes se hacen cargo de sus conflictos, toman decisiones y demuestran la necesidad de un otro para hacerlo. Es divertida y conmovedora, con un espíritu más bien sencillo. Lo que no entiendo es la necesidad de hacer una película sobre Micky Ward cuando, evidentemente, nada interesante tiene que contar. Muchos lo recuerdan por peleas que no aparecen en la película. Supongo que un biográfico sobre Dick Eklund habría tenido mejores críticas. Si a Aronofsky le han aplaudido por resucitar a Mickey Rourke, deberíamos felicitar a David O. Russell por resucitar a Mark Wahlberg, actor que pese a no destacarse, al menos figura. Pensé que había sido enterrado tras hacer de Dirk Diggler en Boogie Nights.

4. Temple de Acero (10 nominaciones al Oscar: película, dirección, guión adaptado, Jeff Bridges como actor, Hailee Steinfeld como actriz secundaria, sonido, efectos de sonido, dirección artística, fotografía y vestuario)
Película atípica en todo sentido, dentro de la filmografía de los hermanos Coen. Algo que, en cierto punto, no está tan mal. Siempre digo que "Fargo" es la película máxima dentro de su cine, ya que conjuga lo estético con lo argumental, y el resultado es glorioso. En "Sin lugar para los débiles", lo argumental reinaba sobre lo estético. Acá la situación es inversa. El guión es sencillo, las ironías Coen comienzan a aparecer en la segunda mitad, los personajes son muy buenos, los actores también lo son. No apunta tanto a los secundarios, ni tiene diálogos tan perfectos. Sí parece dirigirse a los sordos, que son los que más podrán disfrutarla. Porque créanme, ver dos horas de esas hermosas imágenes vale pagar una entrada. Ni hablar del resto de los componentes, que la hacen una de las mejores películas del año. La resurrección de un western, quizá. Aunque yo me quedo con "El asesinato de Jesse James...", está mejor contada.

3. El Origen (8 nominaciones al Oscar: película, guión original, banda sonora, sonido, efectos de sonido, dirección artística, fotografía, efectos visuales)
Por ser que habla de la mente, esta película es más parecida a "El Caballero Oscuro" que a "Memento". Una película que presta atención, y un director visionario. El universo creado es innovador, sorprendente y cautivante. A diferencia de "Avatar", esta película tiene sentido. De hecho, tiene mucho más sentido, inteligencia e imaginación que cualquier otra película en el año. Hace que el caos se vea bien, que el desorden esté bastante ordenado y que el espectáculo sea lindo. Los personajes: uno más interesante que otro, aunque ninguno destacable. La historia: fantasiosa pero con estilo. Tiene el mismo error que "Cisne Negro", y es esa manía por conformar al público y tratar de explicar todas las posibles dudas. Los diálogos de los últimos 40 minutos parecen una charla entre Chris y Jonathan Nolan. De hecho, al final de la película, esperaba un monólogo de Nolan explicando todo lo que el público ya había entendido. Pero al parecer se dio cuenta que con las palabras fue suficiente.

2. Red Social (8 nominaciones al Oscar: película, dirección, guión adaptado, Jesse Eisenberg como actor, banda sonora, sonido, fotografía, edición)
Tras "Zodíaco", su obra maestra, David Fincher regresa con una película enorme. Lo que parece ser un simple biográfico sobre la creación de Facebook, acaba siendo un destacable ensayo sobre los valores humanos, sobre los pecados que comete el hombre. Tiene el mejor guión del año, lo cual no es poco, pues es la base de toda película. Tiene una historia que se va abriendo a nuevos detalles, y que el espectador minuto a minuto va captando. Es obligatorio verla más de una vez, porque analiza muchísimos aspectos de un hombre desesperado por la comunicación y el reconocimiento. A diferencia de Daniel Plainview, personaje de "Petróleo Sangriento", éste no busca dinero. Parece importarle poco. Sí quiere ser reconocido por su obra maestra, y evidentemente lo ha logrado. Sí me molesta la mirada crítica contradictoria en relación al libro. La historia de Ben Mezrich habla muy bien de Facebook (está construida, en parte, por entrevistas al co-fundador Eduardo Saverin), pero la película dice, en ciertas escenas, todo lo contrario. Mi reflexión: ¿Había necesidad de construir esta historia a base de un libro? Limita su libertad, claro, pero a Fincher no le importa.

1. El Discurso del Rey (12 nominaciones al Oscar: película, dirección, guión original, Colin Firth como actor, Geoffrey Rush como actor secundario, Helena Bonham Carter como actriz secundaria, banda sonora, sonido, dirección artística, fotografía, vestuario y edición)
La gran candidata al Oscar por haber ganado los premios del sindicato de productores, directores y actores, además de haber triunfado en el de diseñadores de vestuario. Sin lugar a dudas, la mejor película del año. Cuenta con una historia que, por ser de época, es inusual y muy divertida. Una comedia dramática cuyo enfoque es la amistad por sobre todas las cosas, inclusive, sobre la Segunda Guerra Mundial. Muestra la importancia del liderazgo, de la voz y de la necesidad de ser representados, aunque muestra más que nada la necesidad humana de ser escuchado. Película británica clásica y sencilla, que no produce otra cosa que satisfacción. Una historia encantadora, también, sobre la superación personal y el valor de la amistad. Tan diferente como idéntica a "Red Social", y ambas excelentes. Ésta, sobre un rey al que le corresponde ser líder de una nación al borde del abismo, y encima tartamudo. Hablando de liderazgos, ¿Qué mejor forma que doce nominaciones al Oscar y un hombre que representa la superioridad interpretativa en la categoría de masculinos protagónicos? Justa candidata, una película estimulante y con uno de los mejores trabajos de dirección vistos en años, con Tom Hooper y su nariz tipo James Cameron, detrás de cámara.

Predicción: "El Discurso del Rey"

MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA

X. Incendies. Canadá.
En mi opinión, la que más chances tiene de ganar. Tiene una trama que posiblemente encante a los votantes. Sin embargo, no la he visto como para estar seguro de ello. Parece ser una buena historia de familia, que le daría a Canadá otro Oscar, tras el triunfo en el 2004 de "Las invasiones bárbaras".

X. In a better world. Dinamarca.
Película ganadora del Globo de Oro, que surgió de la nada. Susanne Bier es un nombre reconocido en Hollywood y puede darle chances. Pero la película no parece del tipo de historias que puedan llegar a interesarles a los votantes. Tiene sus chances, pero, seamos francos: ¿Cuántas veces un ganador del Globo de Oro coincidió con el Oscar?

3. Outside the law. Argelia.
Si nos remontamos al año anterior, esta es la película más parecida a "El Secreto de sus Ojos". En cierto modo, imita estéticamente el cine de Hollywood, y éso gusta muchísimo. Pero la historia no creo que acabe de cerrar. Si vamos al caso, "Indigènes", es mucho mejor. Aunque perdió contra la mejor película de la década. Tan pocas chances no tiene, al parecer, aunque de las tres que he visto, es la más flojita. Pero aún así, es una gran película.

2. Biutiful. Mexico (2 nominaciones al Oscar: mejor película extranjera, Javier Bardem como mejor actor)
Necesité verla dos veces para darme cuenta de su tamaño. Es que realmente lo que cuenta, y el modo en que lo hace es genial. Iñárritu no ha sido triunfador en los Oscar, y esta no parece ser una buena opción para hacerlo. Además, es una película anti-hollywood, con la dureza de "Un Profeta" (para compararlas con las del año pasado) y las películas con más de una nominación (El Laberinto del Fauno, La Cinta Blanca) no ganan nunca. Ya hablé de ella en el análisis que hice, sus pros, sus contras y todo el resto de las cuestiones.

1. Dogtooth. Grecia.
La única obra maestra entre todas las películas nominadas al Oscar este año. Inteligencia cerrada, crudeza disponible. Historia inaccesible para ciertos sectores del público, porque lo que cuenta es muy difícil de digerir. Nunca pierde la intensidad, mucho menos el sentido. La primera escena gana importancia y entendimiento a lo largo del relato. Y minuto a minuto, toda la película se ilumina. Aunque sí, es la que menos chances tiene de un Oscar. Es difícil, hay que pensar, es "La Cinta Blanca" del año pasado. Una película probablemente perfecta.

Predicción: "Incendies" (Canadá)

MEJOR PELÍCULA ANIMADA

3. Cómo entrenar a tu dragón (2 nominaciones al Oscar: película animada, banda sonora)
Sencillamente no he tenido una buena relación con los personajes, la historia me pareció aburrida y demasiado larga. Tiene algún que otro diálogo ingenioso, una interesante musicalización y, por ser de Dreamworks, no es tan mala como lo esperado.

2. Toy Story 3 (5 nominaciones al Oscar: película, película animada, banda sonora, canción, guión adaptado)
En esta categoría tiene chances, ya que la última vez que Pixar perdió un Oscar fue con "Cars" en el 2007. Y para ser animada, es una buena película, a la altura de las circunstancias. Buena animación, un muy lindo trabajo, prolijo y totalmente Pixar, con moraleja de fondo. Típico.

1. El Ilusionista.
Otra de las películas del año. Una conmovedora película sobre la magia, o la falta de ella, cómo ha perdido importancia con el tiempo y cómo el capitalismo reina absolutamente todo. Tiene algunas imágenes terribles (un títere cada día más barato), otras hermosas (la relación con Alice, o el final) y algunas tristes (el conejo bajo la lluvia); una combinación de sensaciones incomparable, condensadas en 80 minutos de cine francés, mudo y animado. Del director de "Las Trillizas de Belleville".

Predicción: "Toy Story 3"
_________________________