jueves, 31 de marzo de 2011

Sucker punch: mundo surreal.

Una muchacha es internada en un misterioso instituto psiquiátrico por su propio padrastro, tras un trágico suceso que preferiría olvidar. Pero encuentra en este lugar, un mundo aún peor, más salvaje y desagradable. Decide escapar, y se unen a ella otras cuatro mujeres. Para hacerlo, debe tomar cinco elementos (de los que conoce cuatro, y el quinto es un misterio), pero no ejecutará el plan de una manera convencional: creará un mundo surreal en el que probará su propia fuerza frente a temibles criaturas (de gran diversidad estética) en contextos imposibles de imaginar. Dirigida por Zack Snyder ("300", "Watchmen") y protagonizada por la hermana Baudelaire (ésa que se ata el pelo porque tiene ideas) y Vanessa Hudgens (la protagonista de "High School Musical", que está intentando aprender bien a qué se le llama actuar en nuestros días). No Recomendable.


Trailer subtitulado al español.

Crítica.


Ésta es una de esas películas "genéticamente diseñadas" para ponerme de muy mal humor. Tiene muchas (por suerte, no todas) las cosas que pueden irritar a un ser humano como yo que, dicho sea de paso, es bastante malhumorado por naturaleza. Una cosa es ir a ver una película animada y colorida como, para dar un ejemplo, "Enredados". Uno sabe qué le deparan las próximas dos horas: un festín de canciones, romance, vestidos, colores, chistes con algo de gracia y finales conmovedores. Bárbaro. Lo que sí me molestan son esas películas que son aún más infantiles que la mencionada, y que encima prometen ser algo serio. No puedo evitar sentirme preso del engaño de las apariencias, y como si ésto fuera poco, la película es bastante larga. Ojo, la estética me encanta. Es aún más oscura que "Watchmen" (te implanta la imagen de un funeral a los 5 minutos, cuando "Watchmen" lo hace a los 30), tiene un "prólogo" sensacional, de ésos que prometen que los próximos minutos serán una maravilla aunque no lo acaben siendo, un final interesantísimo (con una doble lectura, la que da el mundo real, y la del mundo surreal, para poder llegar a conclusiones tan simples como: "¿Escapó?") y buena música. El conjunto hace abuso de la técnica, cosa que como siempre he dicho, no está nada mal. Éso sí, argumentalmente no es la madre, sino la abuela de los desastres. Y ese vacío se hace evidente con la aparición de un mundo surreal que prueba dos cosas: primero, que la protagonista no sabe bailar (y ésa es una de las cosas que me irritan, porque te deja con las ganas, y no sólo en este aspecto), y segundo, que la huequedad del relato es infinita. Hay cuatro, creo, subtramas en el "otro mundo", que son nada más y nada menos que una estrategia aplicada para probar que la película no puede sostenerse a base de lo que verdaderamente sucede (sino, es un cortometraje, está clarísimo). Ésas proponen escenarios insólitos, variabilidad de espacios, criaturas, misiones, que es donde la fantasía se va convirtiendo en un juego de niños. A mí, me generan aburrimiento. Hay sólo un momento que capta mi atención, relacionado con un "cuchillo", dentro del mundo surreal. Luego, toda esa construcción "a la Nolan", es insoportable. Me quedo con gran parte de la vida en el psiquiátrico, que evidencia junto a "La Isla Siniestra" mi amor por la locura. El realismo, que es oscuro, violento, repugnante, tiene mejores efectos en mi persona. Quizá porque muestra, sin ser tampoco demasiado explícita (digamos que la prostitución está totalmente pasada por alto), el desafortunado mundo de un grupo de mujeres encerradas por asuntos ajenos a la cordura. Aunque "La Isla Siniestra" es visceral, ambigua, realista, mucho más larga e interesante. Tiene sus cosas positivas, no lo niego. Ya hice mención de ellas, pero el resultado general no es bueno. Esperaba algo como "The Spirit" de Miller, con ese encanto bizarro y esas ganas de mezclar cosas raras. Pero mi decepción viene por otro lado: preparado estaba, porque la baja calidad de su argumento era previsible. Lo que me molesta terriblemente, es que no sirva tampoco para dar(me) un buen espectáculo. Apenas me genera interés al principio y al final (repito, ese final condensa la noción de ambos mundos en una resolución increíble), pero para ver locos y loqueros, prefiero ir a ver "Atrapado sin salida" de Milos Forman.

Puntuación: 3/10 (Mala)