lunes, 29 de agosto de 2011

Super 8.

Super 8.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Para muchos, una máquina del tiempo que les ha hecho recordar ilusiones y viejos cosquilleos pasados. Para otros tantos, un entretenimiento espectacular, una película de ciencia ficción tan o más buena que “Star Trek”, esa extraordinaria producción dirigida por J. J. Abrams, director también de “Super 8”. Para unos pocos, parece, una película interminable. Y me incluyo entre ellos, quizá por una cuestión de edad, o de haber rechazado toda mi vida al género de la ciencia ficción, rescatando sólo los productos muy buenos. Parece increíble que en 110 minutos puedan condensarse tantos aspectos irrelevantes de una historia sobre invasiones extraterrestres, dejando de lado las cosas que realmente pueden valer la pena. Es decir, el miedo o el impacto que puede generar la idea, que jamás se ve; las rupturas que este impacto puede generar, dirigidas en realidad por un amor preadolescente. Y así, entre deseos de que acabe y deseos de que nunca más sea proyectada por temor a poner en riesgo nuestra salud mental, vemos algunas luces que la hacen menos insoportable, que por capacidad (intelectual, económica o de cualquier otro tipo) la hacen, inclusive, un poco más ágil.

Producida por Steven Spielberg, a quien más quiero por su trabajo en “Munich” y “La Lista de Schindler” que por “E.T.”, “Super 8” parece ser, al menos por su magnífico trailer, una película distinta. Debe quedar en claro que, al terminar la película, esa idea queda desechada en el pasado de una conciencia en la que no se puede confiar tanto. Uno piensa que puede llegar a ser como “The Host”, o que –siendo un poco más mala- puede acabar como “Cloverfield”. Pero, viendo un adelanto como ése, uno jamás puede pensar que puede tener el (aún) vivo espíritu de “La guerra de los mundos”. Y lo tiene, que es lo peor. Aún así, siendo la parte argumental bastante pobre –no sólo es previsible y convencional, sino también monótona y eterna-, la salva lo estético, que es muy bueno. Tiene grandes efectos, que hacen de la película algo más que digerible. Los efectos sonoros, particularmente, son sobresalientes. Y en conjunto, se ve y se oye bastante bien. Una película lograda pero que cuenta mal algo que es, en sí, muy frágil. Una historia demasiado sencilla de la que, la película, no es capaz de extraer demasiado jugo.

Una ciudad acechada por extraños acontecimientos, siendo un grupo de jóvenes los testigos del primer evento poco usual, puede prometer tensión y sorpresas, algunas encontradas a lo largo de la obra y otras no. La trama tiene giros interesantes, alguna enemistad bien fundamentada y algún que otro personaje más que bueno. El discurso de la película, y la plata invertida, sirven de escudo para proteger a actores al borde del ridículo. Sí debe ser aplaudida la pequeña Elle Fanning, que en medio de tanta oscuridad intelectual (y también oscuridad propia de la noche, claro) desborda simpatía, belleza y talento. Una chica para tener en cuenta. Es un organismo destacable entre tantos organismos que pueden destacarse en una película como ésta, que no es un producto afortunado pero sí una diversión garantizada para fanáticos.

Puntuación: 4/10 (Regular)