jueves, 1 de diciembre de 2011

Historias Cruzadas


The Help.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

“Historias Cruzadas” se perfila como una de las posibles nominadas al Oscar en el rubro mayor, y a colarse (justamente) en los apartados interpretativos. Se debe a que tiene todo lo que una buena película tiene que tener, o mejor aún, todo lo que las películas oscarizadas/oscarizables suelen tener. De ahí, que muchas películas no sepan aprovecharlo, es otra cuestión. Pero le garantizo al lector que, por increíble que parezca, esta película maneja esos recursos bastante bien. Por ser una mezcla de “Conduciendo a Miss Daisy” y “Hairspray” (seguramente con alguna otra que no he visto, o que estoy olvidando), logra despegar con soltura y aterrizar sin matar a nadie. Eso sí, este viaje está plagado de turbulencias que pueden asustar en casi dos horas y media de vuelo. Así que ¡a ponerse los cinturones!

No sé a qué se debe mi propia comparación de esta película con un avión, pero es lo que más se acerca a lo que uno siente cuando ve esta película. En principio, la tensión de ignorar qué nos puede pasar durante la película nos llena de incertidumbre. La primera hora recurre al drama, a intensificar el conflicto entre negros y blancos durante la década de 1960, a mostrar las miserias humanas con un tono agresivo y cada vez más desesperante. En algunas de estas oportunidades, la película funciona. Se muestra la gravedad del asunto pero de una manera sofisticada, “blanqueada”, con la mirada puesta en los negros como los “pobres”, es decir, las víctimas. En esta parte de la película es protagonista una Viola Davis en un gran trabajo, pero que al mantener el mismo gesto durante dos horas (y que es el mismo que mantuvo durante 20 minutos en “La duda”), no parece ser más que eso. Pero la segunda hora comienza a agitarse un poco más. Con la aparición (mejor dicho, con el mayor protagonismo) de dos grandes: Octavia Spencer y Jessica Chastain (la más destacada del elenco), “Historias Cruzadas” gira rápidamente a la comedia, comienza a juzgar a los “blancos” como desalmados, mostrando sus “pobrezas”, y mostrando en cierto modo la revolución de los oprimidos. El desenlace está desarrollado de una buena manera, mezclando ambas sensaciones (comedia, drama), enfrentando personajes en situaciones muy buenas, algunas mejores que otras, pero manteniendo la frente en alto y entregando un producto satisfactorio.

La película está plagada de clichés (interpretados por Emma Stone, básicamente), que no caen muy bien. Que se torne previsible una historia como ésta, no hay que mencionarlo, siquiera. Ahora bien, sí debo destacar momentos graciosísimos de una originalidad indiscutible, personajes buenos que le van dando otro sabor a la historia, que la modifican con muchísima inteligencia. El punto fuerte es, sin dudas, un elenco de lujo. Las “blancas”, entre las extravagantes mujeres con el pelo inflado y las buenas/ingenuas/heroínas (acá es donde viene lo previsible, ¿No?), y las “negras”, tan golpeadas como sedientas de venganza. Todas hacen muy bien su papel y condimentan un trabajo que es mejor de lo que se espera. Quizá lo mejor sea que, al terminarla, uno no se compadece de las históricas víctimas, sino de la sociedad en su conjunto. La misma historia juega con la unificación y separación de dos sectores sociales: muestra la enorme fragmentación, pero llama a nuestra conciencia a unirlas con la mirada actual, más homogénea (al menos en ese sentido).Típica película para sentirse bien, por un rato largo, que no aburre más que al principio y que al final deja contento al espectador.

Puntuación: 6/10 (Buena)