domingo, 1 de enero de 2012

Año nuevo.


New year’s eve.

Trailer subtitulado al español.



Crítica.

Me he llevado una enorme sorpresa con esta película sobre la llegada del año nuevo, un trabajo futurista que predice cómo será el festejo de veinte personajes a fines de este año en algún lugar de los Estados Unidos. Siguiendo la línea de “Día de los enamorados”, y dirigida por el mismo encargado de películas como “Novia fugitiva”, “Mujer bonita”, “Educando a Helen”, “Diario de una princesa” y demás, esta comedia no es más que una mediocre mirada optimista de que todo estará bien. Como siempre. Plagada de clichés, de personajes sueltos que se cruzarán de la forma más obvia y previsible, que se complementan bajo la luz de un nuevo año, tiene algunas cosas que la hacen distinta a todas las malas películas sobre estas festividades. Que son las que la salvan de ser un fracaso absoluto.
La primera pregunta retórica nos advierte que veremos una estupidez. Dice algo así como “la magia existe porque no hay otra forma de explicar que todo el mundo se reúna para festejar una misma noche”. Claro que se olvida de los estudios sociológicos y culturales, que explican por qué las personas actúan según una conciencia colectiva, que es la que los hace reunirse casi inconscientemente. Claro, como otras festividades, aunque ésta es la que reúne a más personas. Navidad aleja a los ateos, igual que Pascuas; los días de madres, padres, niños, son distintos en cada país. Pero el año nuevo, que es una representación boba de que todo cambiará, cuando en realidad la vida sigue (a mí me encanta eso), reúne al mundo en una gran fiesta que según la película es mágica, pero que de mágica no tiene nada.
Y luego sigue conectando personajes a través del amor. Si vamos al caso, se forman más parejas que en “Día de los enamorados”, en una fecha donde deben reinar otras cosas. Igualmente, “Año nuevo” es mejor porque las emociones son mucho más reales (y no todo es tan perfecto); también porque a diferencia de otros trabajos ésta resalta la labor de los grandes actores (los más destacados son Swank, DeNiro, Berry, Schweiger, Elizondo y principalmente Pfeiffer), y no tanto los puramente cómicos (como Kutcher, Heigl, Michele –que repite su Rachel en una insoportable, clastrofóbica y espantosa noche-, Parker, Biel, Efron, etc), porque la resolución no es tan fugaz (todo comienza a solucionarse desde la mitad de la película, y no en los cinco minutos finales a modo de flash). También tiene algún momento gracioso (la parodia de RuPaul y la carrera en el hospital por el dinero – de donde destaco nuevamente la actuación del gran actor y director Til Schweiger, o Hugo Stiglitz, un personaje genial) que la hace más disfrutable. Antes de recomendarles que la vean en DVD algún día de aburrimiento, porque no es gran cosa, les hago un comentario. Robert DeNiro dice una frase totalmente desafortunada. ¿Alguno se dio cuenta? No puedo creerlo.
Puntuación: 4/10 (Regular)