lunes, 16 de enero de 2012

El precio del mañana.

In time.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

“El precio del mañana” nunca acaba de definir su lugar. A juzgar por el cabello de Amanda Seyfried, bien podría ser una fiesta de disfraces. O por su estilo, una película de ciencia ficción futurista. O por su contenido, una crítica contra la monopolización de recursos y servicios por parte del gobierno, algo así como “Rango”. O por la historia de sus personajes, un tonto romance de película ingenua y olvidable. Desde lo personal, no puedo inclinarme por una de estas cuatro opciones, aunque sí creo que la película puede ser un resultado cercano de combinar cada una de las hipótesis. Un trabajo que puede parecer complejo, pero que en síntesis, es mucho más simple de lo que parece.

La historia nos muestra un futuro no tan lejano de personas cuyo tiempo es dinero, literalmente. Viven veinticinco años asegurados, a partir de los cuales tienen “un año de tiempo”. Depende de su trabajo y de la fortuna que vayan haciendo extender su “año de vida”. Hay muchos que se han convertido en millonarios, es decir, inmortales; otros que han sido robados, o que han perdido su dinero, y mueren. Cuando un hombre desafía el sentido común diciendo que no quiere vivir todos los años que le restan de vida, se suicida, transfiriéndole su tiempo al personaje principal, Justin Timberlake. Pero cuando quienes controlen el tiempo comiencen a notar que alguien posee más tiempo del que le corresponde, comienzan a investigar. Mientras tanto, y muy al estilo “Fahrenheit 451”, Timberlake encontrará el amor en una mujer rica, hija de un hombre poderoso, y ambos comenzarán a rebelarse contra el sistema.

El inicio, al igual que el resto de la obra, es muy entretenido, aunque está plagado de chistes que, repetidamente, nos recuerdan que “el tiempo es dinero” hasta el hartazgo. Y de muchas cosas buenas que equilibran, de alguna manera, todas las malas. Personajes algo estereotipados representan ideales de una vida posible, oponiéndose a un presente donde la inflación está, los bancos están, el gobierno está y las relaciones entre ellos también. Que digamos, no dista demasiado de la realidad, a excepción de ese detalle del tiempo. Película que divierte, con las vueltas entre buenos y malos, con sus lecciones de economía y su romance Hollywoodense. Aunque no podemos culparla por cavarse un lugar en el mundo. Porque se esfuerza tremendamente por ganárselo.

Puntuación: 6/10 (Buena)

2 comentarios:

Emilio Luna dijo...

La película, bueno...es floja flojísima pero se deja ver muy bien.

Los dos protagonistas están de pena, como prueba la escena del beso en el coche. Él está apunto de cantar Cry me a River y ella parece un maniquí. El acercamiento es buff he visto en los Muppets más pasión.

Me gusta la leve presencia de Tom Boomer, el guaperillas del inicio. En White Collar interpreta a un ladrón de guante blanco muy carismático.

Yo le voy a poner un cinco pero en la esencia estamos muy alejados. Por cierto el dominio espacio tiempo del filme es que para que lo vuelva a reinventar Zeus.

Un abrazo friend.

plared dijo...

La verdad es que la película tiene un planteamiento bastante interesante. Vamos que la historia a priori parece buena. Aunque lo que me han dicho de ella no lo sea tanto. Vamos que me han comentado que es un petardo...

Cuando encuentre una versión decente en la red, la ver, me da que esta para el cien en pantalla grande...Va a ser que no. Saludos