jueves, 26 de enero de 2012

The guard

The Guard.

Trailer en su versión original.

Crítica.

John Michael McDonagh nos acerca una película diferente, “The Guard”, que no merece ningún tipo de reconocimiento como obra maestra o como una excepción en el género. Desde lo personal, anhelo que sea reconocida por su punto más fuerte: la acción. Aún sin predominar en la obra, que constantemente quiere mezclar “Pulp Fiction” con “Un maldito policía en Nueva Orleáns” y “Escondidos en Brujas” (es decir, metiendo humor y chistes casi indiscriminadamente), es lo que más se destaca. Los últimos veinte minutos finales, que se alejan de la comedia para entregarnos un drama de acción, donde el ruido, la sangre y la melancolía nos caen como lluvia sobre nuestros ojos, están narrados a la perfección. Las escenas más escurridizas, que suelen ser ininteligibles, acá logran lucirse. De forma vertiginosa, quizá no tan arriesgada ni turbia, sino como una cachetada. Y sobre todas las cosas, recalcan el carácter ambiguo del antihéroe, bien encarnado por Brendan Gleeson, en un final que si tiene algo de éxito entre los cinéfilos, dará de qué hablar.

“The Guard” aspira a ser la comedia negra inolvidable, aunque se aleja bastante de sus objetivos. Cae en la trampa de sus propios errores, termina viéndose perjudicada por sus propios excesos. Chistes que, siendo algunos muy buenos, en general no aportan demasiado. Simplemente dibujan alguna sonrisa, pero son gesticulaciones a raíz del patetismo que la condición mental de los personajes genera. Estamos frente a un trabajo donde cada uno de los integrantes de esta historia parece estar bajo los efectos de droga. Como espectador, uno percibe que los delirios se tornan exageradamente irracionales, sin ser justificados por el consumo de ningún tipo de sustancia. En ese sentido, puede llegar a irritar bastante. Pero el resto es bastante bueno. La historia es un policial sencillo, mucho más simplificado para dar cabida, en 90 minutos, a los agujeros que han perforado el cuerpo y el alma de sus dos protagonistas, que representan las dos caras opuestas de la moral. Digamos que, de unir a Colin Farrell en “Escondidos en Brujas” y a Nicolas Cage de “Un maldito…”, podemos llegar a engendrar una dupla con algunas aproximaciones a la que componen Don Cheadle y Gleeson.

No se padece; por el contrario, se disfruta. Tiene todos los condimentos para atraer con pocos recursos, pero eficazmente manipulados. Con su trasfondo poético y su superficie más típica (efectivamente: donde más falla), “The Guard” bien puede quedar en la memoria del espectador por la magia de lo bueno, que eclipsa aquello que puede tener algunos desajustes. Al final, cuando los créditos finales ya han comenzado, nos queda esa sensación de haber asistido a la representación más fiel de ese dicho, que dice que “los locos siempre dicen la verdad”. Acá, no debemos dejarnos engañar por las apariencias. Después de todo, por increíble que parezca, todo cobra un sentido: entre satisfactorio y macabro.

Puntuación: 6/10 (Buena)

2 comentarios:

daniel dijo...

Me la apunto. A Jose B, tambien le ha gustado y creo que tiene todos los ingredientes necesarios para al menos entretener.

Un abrazo Rodri.

mientrasleo dijo...

Esta también me la apunto. Me ha dado muy buena sensación y el trailer está estupendo.
Besos y gracias por el descubrimiento