domingo, 22 de enero de 2012

Los hombres que no amaban a las mujeres.

Män som hatar kvinnor.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

La otra cara del éxito que ha cosechado Stieg Larsson después de morir. La versión sueca u original, la adaptación del primer libro de la trilogía “Millennium”, llamado “Los hombres que no amaban a las mujeres”. La historia muestra la relación complementaria de dos personas provenientes de universos distintos. Mikael Blomkvist, periodista enjuiciado por falso testimonio. Lisbeth Salander, hacker con problemas psicológicos y un pasado turbulento. Dos personas que se unen por las fuerzas humanas para resolver el caso de Harriet Vanger, muchacha de dieciséis años que ha sido asesinada en 1966 por una persona de la misma familia, un clan que quien contrata define como “lo peor de lo peor”. Uno, como espectador, no se resiste a querer resolver el misterio junto a sus personajes. Primero, porque en materia de thriller, es de lo más intrigante que se ha visto últimamente. Y segundo, porque los investigadores son personajes con los que uno desearía iniciarse en la profesión.

Gran parte del triunfo de esta película, dirigida por Niels Arden Oplev, se debe a la numerosa cantidad de miembros del clan, cada uno con mirada sospechosa y características que pueden, o no, volverlo rápidamente un candidato. Pero es más profunda de lo que parece, porque los motivos que justifican el crimen no tienen que ver con cuestiones meramente personales, sino que pueden abarcar lo sociocultural, lo religioso, lo político. Es increíble cómo algo ficticio puede reflejar algo tan verídico. Y ahí es donde la ambientación, el olor que despide el lugar es preponderante. Y es donde Oplev pone bien los peones, arriesgándose con una jugada deliciosa. Muestra, sin necesidad de recurrir a tanta falta de luz, una oscuridad que aterroriza y golpea, una oscuridad que brota de miradas violentas, vengativas, misóginas y despiadadas. Sólo es necesario esto, una o dos escenas justificando la situación, para convertir el hielo en frío, para convertir la sangre en peligro.

El ritmo de la película es incontrolable, detalla el proceso de investigación muy minuciosamente, convirtiéndose en lo más interesante de la función. La primera hora, que sirve como motor introductorio de Lisbeth (excepcional Noomi Rapace) y Mikael, es la más floja. No hay emoción ni refuerzos en los diálogos, simplemente una historia sobre cómo el pasado marca el presente de nuestros (anti)héroes, que no deja de servir para la narración en sí, pero que no la agilizan. Carece de recursos menos estructurados de lo que “Los hombres que no amaban a las mujeres” se propone, su perfeccionismo le quita la libertad de moverse a rumbos más divertidos, más caprichosos, y por qué no más miserables. De cualquier forma, basta admirar la fuerza del resto para reconocer el talento de un gran director y la imponente luz que irradia una buena idea.

Puntuación: 7/10 (Notable)

2 comentarios:

Manderly dijo...

Después de leer la trilogía vi las películas suecas y me gustaron mucho. Son buenas adaptaciones. Aunque creo que la versión americana está de más, parece que las críticas le son favorables. Habrá quei verla para comparar, pero así a simple vista creo que es más fiel al libro la Salander sueca.
Saludos.

Ismael Cruceta dijo...

La verdad es que me leí el libro y ahora tengo ganas de ver esta versión de Fincher!