jueves, 5 de enero de 2012

Paul

Paul.

Trailer subtitulado al español.

“Paul” es “lo nuevo de Simon Pegg y Nick Frost”, y como tal, es una comedia que se vale del disparate para arrancar “carcajadas legales”. Y estos disparates son los que van dando forma y volumen a una road movie diferente, y probablemente superior a todas las anteriores películas de Pegg y Frost (aunque nadie esté de acuerdo: no creo que “Hot Fuzz” o “Shaun of the dead” sean películas buenas). La trama no ofrece demasiada historia, ni tampoco interesa demasiado de dónde viene el muñequito alien llamado Paul, que rápidamente despierta simpatía. Sí interesa cuál será su final en la historia, que dentro de su género y más puntualmente de su estilo, puede terminar de cualquier manera.

Es una película bienintencionada, donde logra exprimir a los personajes en tiempo récord, sin bastarle para convertirla en un producto dinámico. Es algo lenta, lo que genera que el espectador fácilmente se desprenda de la historia, se canse del estancamiento de los personajes, de los paisajes, de los diálogos. Por fortuna siempre acaba sucediendo algo que contrarresta este efecto y la dispara, de formas muy originales, a lugares inimaginables. Con un desarrollo un poco trompicado, y un final decepcionante, “Paul” se convierte en lo mejor de su director, Greg Mottola. Algo no demasiado estimulante para un director que pone el ojo en buenos proyectos con efectos entre regulares y decepcionantes. En este caso, la película no se derrumba como las otras de su breve trayectoria, pero se va deshojando, va perdiendo brillo, y termina casi por accidente. Los diálogos cada vez son menos divertidos, más obvios y, en muchos momentos, se tornan cada vez más americanos.

Más allá de que el mundo la recuerde por su dúo protagónico, cuya gracia no discuto, creo que “Paul” es grande por otras cosas. Y una de ellas es el estupendo reparto, que reúne a algunos de los íconos de la comedia del momento: Kristen Wiig, Jane Lynch y Jason Bateman. Además de la esperadísima aparición de Sigourney Weaver. Otra, quizá, es la misma historia en conjunto con la excelente caracterización de Paul, que crea lazos que pocas películas sobre extraterrestres saben crear. De simpatía, quizá. El personaje es producto de un experimento: de mezclar aspectos sentimentales, delicados, con aspectos vulgares y repugnantes. Algo así sucede con la película: un híbrido a través del océano que se deja ver.

Puntuación: 5/10 (Floja)

3 comentarios:

Criticón 5.1 dijo...

yo le dí un puntito más, pero por algunos golpes.
Me quejo del doblaje de Paul en España, que no le pega ni con cola aunque pudo ser peor.

La música de David Arnold me gustó mucho, y poco mas.

Saludos!

Mike Lee dijo...

Me pareció muy divertida, sobre todo por el dúo Pegg/Frost y por los secundarios, todos sorprendentes.

¡Saludos!

Pabela dijo...

Yo admito que tengo una debilidad especial por las road movies asique en ese aspecto ya la miré con buenos ojos. Me divirtió muchísimo cosa que honestamente tras ver el trailer no pensé que sucediera. Tiene muchos gags y muchos guiños que realmente me hicieron reir sobremanera. También opino que más allá del fanatismo zombiano por decirle de alguna manera, es lo mejor de Mottola.