miércoles, 29 de febrero de 2012

Jack y Jill.

Jack & Jill.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Pilas no, montañas de clichés congregados para una función lamentable protagonizada por el humorista poco cómico y muy exitoso Adam Sandler y la esposa de Tom Cruise: Katie Holmes. Con una premisa divertida y el mismo desafortunado humor que suele incluir Sandler en sus comedias, “Jack y Jill” va de mayor a menor, rebotando y rebotando hasta finalmente caer. Muchos la han considerado la peor película del año, aunque es muy difícil serlo compitiendo con la todopoderosa “Transformers: el lado oscuro de la luna”, que una vez más demuestra que su campo de batalla no es la gloria, sino el fango. Estamos frente a una comedia ingenua que reúne todo lo obvio que sea posible, y que poco nos sorprende, aún cuando roza con su falta de talento la frontera del mal gusto.

Dos hermanos gemelos con una relación bastante conflictiva deben convivir durante un tiempo. Ella es una fracasada (interpretada por Sandler, quien le demuestra a Eddie Murphy que no se necesita tanto maquillaje para hacer de mujer, y sí un poco de gracia –que él tampoco tiene- para hacer reír). Él es un trabajador antipático. Esta comedia se enfoca en los choques cotidianos entre ambos, la sensibilidad de ella, el mal carácter de él, con una resolución tan amena como predecible. Lo que sorprende es la intervención de Al Pacino, que le inyecta una gracia inesperada que ayuda a levantar el decaído espíritu de la película. Por otro lado, los chistes de gases y judíos se tornan extenuantes, pero abundan en el universo de los guionistas, entre los que increíblemente no se encuentra Sandler.

Su introducción y sus créditos finales, con testimonios de hermanos gemelos (vaya a saber uno si lo son realmente, o sigue siendo ficción pura), son lo más interesante. Aunque es innegable que, por momentos, las idioteces sacan una sonrisa. Siguiendo la línea de la otra comedia dirigida por Dugan y protagonizada por el cómico (“Una esposa de mentira”), las exageraciones, por grotescas que parezcan, alcanzan un efecto mayor a la seriedad forzada. Ni hablar del personaje de Jill, sobreactuado y muy mal escrito, pero que con una indescriptible e injustificable gracia aportada por el humorista, genera una simpatía que hace sentir culpable al espectador. Después de todo, algo así sucede en “Norbit” (con Eddie Murphy), y sucede con muchas de estas comedias. No aportan otra cosa que un buen rato, cargado de un patetismo noble, con el que a la larga acabamos solidarizándonos con una sonrisa.

Puntuación: 4/10 (Regular)

martes, 28 de febrero de 2012

The turin horse.

A torinói ló.

Trailer en su versión original.

Crítica.

Béla Tarr escribe su carta de despedida y la titula “The Turin horse”. En ella, camina sobre la cuerda floja como lo hacen los grandes cineastas. Y sale ileso como los artistas. Un trabajo amargo, muy duro, como si “Viñas de ira” hubiese estado ambientada en el siglo anterior. Uno como espectador se ve envuelto por el drama de sus personajes, en una crónica que capta la esencia del día a día en un marco trágico y desolador, que capta el ritmo rutinario (sus aspectos básicos, mínimamente) camino al caos, a un presunto Apocalipsis. Sobre todas las cosas, trata sobre la agonía y la resignación. Las condiciones de extrema pobreza en el lugar, así como la situación física de sus personajes (un hombre que apenas se mueve, un caballo que se niega a vivir, una mujer que inspira fortaleza cuando es la más débil de todos) y el viento de la desgracia (que bien parece ser un concepto de “La increíble y triste historia…”, de Gabriel García Márquez) son el motor de esta tragedia que progresivamente se acerca al fin.

Y ojo, toda la película se maneja con un lenguaje más bien poético, donde los blancos y negros juegan como contrastes necesarios para marcar los límites de esta sencilla historia, y donde el conjunto (es decir, la sucesión de exquisitos planos-secuencia) puede estar ligado, como bien lo indica su prólogo, a la demencia (o por qué no, a la dependencia de la sociedad sobre sus recursos). Quizá esta historia sea ficción dentro del encuentro entre el filósofo Nietzsche y la violencia entre un cochero y su caballo, una proyección de la turbulenta imagen que ha presenciado, la condena que lo ha enmudecido durante años. Bien puede ser ese agujero negro que invade y domina por completo, y que evidentemente nos dirige lentamente hacia el final. Todo gira alrededor de la muerte, pero no como final de la vida, sino como el fin de la voluntad del ser. Nosotros somos alguien, en este mundo, siempre que tengamos un motivo para serlo. Y de ahí puede surgir la resignación de nuestro personaje principal (que ni siquiera aparece en escena), ¿para qué cambiar un mundo inmutable, si todos somos una insignificante parte del todo?

¿Béla Tarr está cansado? ¿Cree que lo ha dado todo y no puede más? Quizá se trate de una obra muy personal, o quizá me equivoque. Pero dentro de la incertidumbre, en medio de las tempestades, presenciamos un drama de gran categoría. Milagrosamente, convierte cine arte contemplativo en algo interesante y sin irregularidades. Lleva una historia pequeña a la universalidad y a la eternidad, tomando como eje al mundo en su “crónica semanal” y ejecutando su inminente autodestrucción. Da su voz como narrador (por momentos de manera innecesaria), aunque “The Turin horse” es mucho mejor mostrando que planteando. Y filma un trabajo admirable: el dolor que le causa a uno la desnudez de sus imponentes imágenes es prolongado; la sensación que causa su apabullante destreza artística, inolvidable.

Puntuación: 8/10 (Muy buena)

lunes, 27 de febrero de 2012

Resultados de la 84ª entrega de los Oscar.

Con un trabajo admirable de Billy Crystal como anfitrión de la gala, un indiscutible buen gusto y unos premios que se cerraron en el duelo entre "lo viejo" y "lo nuevo", es decir, entre "El Artista" y "La invención de Hugo Cabret", hace unas horas acababa la octogésima cuarta entrega de los premios de la Academia.

El año 2011 fue un año de homenajes, algo que se vio reflejado en la distribución de los premios. Si hay tres trabajos (oscarizados) que apunten a homenajear la pasión por las artes, ellos son el bellísimo cortometraje "The fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore" (que celebra el amor por la lectura en un episodio mágico) y las dos multinominadas producciones "La invención de Hugo Cabret", americana dirigida por Martin Scorsese y ambientada en Francia, y "El Artista", francesa (a no ser que sean los Independent Spirit Awards, donde la película se vuelve "camaleónica") dirigida por Michel Hazanavicius y ambientada en Estados Unidos. Ambas en un mismo momento histórico (los años 30), que homenajean al cine de forma diferente.

Son muchos sus puntos en común: son películas agradables, nostálgicas, entretenidas, además de tener sus puntos débiles en el guión, razón por la cual ninguna de las dos grandes ganadoras de la noche se han llevado un premio, y sí trabajos increíbles como "Medianoche en París" y la que fuese favorita (principalmente por ser excelente, estar excelentemente dirigida, excelentemente escrita, excelentemente montada y excelentemente actuada, motivos que parecen ser insuficientes: debía ser muda y en blanco y negro) "Los Descendientes".

Tanto "El Artista" como "La invención de Hugo Cabret" han triunfado en cinco categorías. No las mismas, desde luego. La película que aman los mismos que tildan de pretenciosa a "El árbol de la vida" (claro, una película en blanco y negro, muda, no es pretenciosa, sino que capta la esencia y la magia de ir al cine en aquellos tiempos, como una gran obra maestra), que dicho sea de paso se ha ido sin nada a su casa (sí, horroroso), ha triunfado en los rubros de mejor película, mejor dirección, mejor banda sonora, mejor vestuario (!) y mejor intérprete protagónico masculino. La cinta de Scorsese ha triunfado en rubros técnicos: mejor edición y mezcla de sonido, mejor fotografía, mejor dirección de arte y mejores efectos visuales.

Plummer y Spencer, por sus respectivos roles en "Beginners" e "Historias cruzadas" han sido galardonados como actores secundarios. "Rango", "Undefeated" y "A Separation" como mejor película animada, documental y extranjera -respectivamente-. Meryl Streep y su milagrosa personificación de Margaret Thatcher triunfan así como el maquillaje de "La dama de hierro", y finalmente la canción "Man or Muppet" gana, como era de esperarse, a "Real in Río".

"La chica del dragón tatuado" gana a mejor edición, sobre las favoritas "El Artista", Los Descendientes" (las dos premiadas por el gremio) y "La invención de Hugo Cabret", además de mi favorita "El juego de la fortuna". Cinco excelentes trabajos entre los que se ha destacado el de la película de David Fincher.


Un año bueno para el cine, donde la nostalgia abunda. Esperemos que el año próximo la Academia dé un giro más progresista, y sobre todas las cosas, más justo.

domingo, 26 de febrero de 2012

Predicciones para la 84ª entrega de los premios Oscar.

A continuación, el listado de nominados por categoría. Debo aclarar que el ORDEN, como siempre, está dado por favoritismo (es decir: mi favorita es la primera que figure; la que menos me gusta, la última), y en MAYÚSCULAS está mi predicción.

Por otro lado, en verde figurarán aquellas que no he visto aún.


MEJOR PELÍCULA.

La invención de Hugo Cabret.

Los descendientes.

El árbol de la vida.

Medianoche en París.

EL ARTISTA.

El juego de la fortuna.

Caballo de guerra.

Historias cruzadas.

Tan fuerte y tan cerca.


MEJOR PELÍCULA ANIMADA.

RANGO.

A cat in Paris.

Kung fu panda 2.

El gato con botas.

Chico y Rita.


MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA.

A SEPARATION.

Rundskop.

In darkness.

Monsieur Lazhar.

Footnote.


MEJOR DOCUMENTAL.

PARADISE LOST 3: PURGATORY.

Pina.

Hell and back again.

If a tree falls…

Undefeated.


MEJOR DIRECCIÓN.

Terrence Malick – El árbol de la vida.

Martin Scorsese – La invención de Hugo Cabret.

Woody Allen – Medianoche en París.

Alexander Payne – Los descendientes.

MICHEL HAZANAVICIUS – EL ARTISTA.


MEJOR GUIÓN ORIGINAL.

MEDIANOCHE EN PARÍS.

A separation.

Margin call.

Damas en guerra.

El artista.


MEJOR GUIÓN ADAPTADO.

LOS DESCENDIENTES.

Secretos de estado.

El juego de la fortuna.

El topo.

La invención de Hugo Cabret.


MEJOR CANCIÓN.

REAL IN RÍO – RÍO.

Man or Muppet – Los Muppets.


MEJOR SONIDO.

Caballo de guerra.

LA INVENCIÓN DE HUGO CABRET.

El juego de la fortuna.

La chica del dragón tatuado.

Transformers: el lado oscuro de la luna.


MEJOR EDICIÓN DE SONIDO.

Caballo de guerra.

Drive.

Transformers: el lado oscuro de la luna.

LA INVENCIÓN DE HUGO CABRET.

La chica del dragón tatuado.


MEJOR MÚSICA.

La invención de Hugo Cabret.

Las aventuras de Tintin.

EL ARTISTA.

El topo.

Caballo de guerra.


MEJOR MAQUILLAJE.

Albert Nobbs.

La dama de hierro.

HARRY POTTER Y LAS RELIQUIAS DE LA MUERTE, PARTE 2.


MEJORES EFECTOS VISUALES.

EL PLANETA DE LOS SIMIOS: REVOLUCIÓN.

Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2.

La invención de Hugo Cabret.

Transformers: el lado oscuro de la luna.

Gigantes de acero.


MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO.

Anonymous.

La invención de Hugo Cabret.

EL ARTISTA.

Jane Eyre.

W.E.


MEJOR DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA.

EL ÁRBOL DE LA VIDA.

Caballo de guerra.

La invención de Hugo Cabret.

La chica del dragón tatuado.

El Artista.


MEJOR DIRECCIÓN DE ARTE.

LA INVENCIÓN DE HUGO CABRET.

Medianoche en París.

Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2.

El artista.

Caballo de guerra.


MEJOR EDICIÓN.

El juego de la fortuna.

La invención de Hugo Cabret.

EL ARTISTA.

La chica del dragón tatuado.

Los descendientes.


MEJOR ACTOR.

GEORGE CLOONEY – LOS DESCENDIENTES.

Brad Pitt – El juego de la fortuna.

Jean Dujardin – El artista.

Gary Oldman – El topo.

Demián Bichir – A better life.


MEJOR ACTRIZ.

Meryl Streep – La dama de hierro.

Glenn Close – Albert Nobbs.

VIOLA DAVIS – HISTORIAS CRUZADAS.

Michelle Williams – My week with Marilyn.

Rooney Mara – La chica del dragón tatuado.


MEJOR ACTOR DE REPARTO.

Max von Sydow – Tan fuerte y tan cerca.

Nick Nolte – Warrior.

CHRISTOPHER PLUMMER – BEGINNERS.

Kenneth Branagh – My week with Marilyn.

Jonah Hill – El juego de la fortuna.


MEJOR ACTRIZ DE REPARTO.

Jessica Chastain – Historias cruzadas.

Bérénice Bejo – El artista.

OCTAVIA SPENCER – HISTORIAS CRUZADAS.

Melissa McCarthy – Damas en guerra.

Janet McTeer – Albert Nobbs.


MEJOR CORTOMETRAJE ANIMADO.

Predicción: The fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore.

MEJOR CORTOMETRAJE.

Predicción: The tsunami and the cherry blossom.

MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL.

Predicción: Raju.


De esta forma, si yo fuese el encargado de dar los premios Oscar, estaría otorgándole 3 premios a "La invención de Hugo Cabret" [Mejor Película, Mejor Dirección de Arte, Mejor Banda Sonora Original], 2 premios a "El árbol de la vida" [Mejor Dirección, Mejor Dirección de Fotografía], a "Caballo de guerra" [Edición de Sonido, Mezcla de Sonido] y a "Los descendientes" [Mejor Actor, Mejor Guión Adaptado].

Según las predicciones, "El Artista" estaría llevándose 5 premios [Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Banda Sonora Original, Mejor Vestuario, Mejor Edición], "La invención de Hugo Cabret" se llevaría 3 premios [Mejor Dirección de Arte, Edición de Sonido, Mezcla de Sonido] y con 2 premios acabarían "Los descendientes" [Mejor Actor, Mejor Guión Adaptado] e "Historias cruzadas" [Mejor Actriz, Mejor Actriz de Reparto].

Veremos qué sucede en unas horas. Por el momento, éstas son las predicciones, éstos son mis favoritos. Muy buenas noches para todos los seguidores, y nos reencontramos tras la resolución de la octogésima cuarta entrega de los premios Oscar.

sábado, 25 de febrero de 2012

Paradise lost 3: purgatory.

Paradise lost 3: purgatory.

Trailer en su versión original.

Crítica.

Salvando las distancias, “Paradise lost” se dedica a desentrañar un caso atascado en la nada, o lo que es peor, en la falta de justicia, así como lo hace el muy buen documental “El rati horror show”. La diferencia fundamental entre uno y otro no es su calidad, pues ambos son notables trabajos dentro de sus respectivos estilos a la hora de presentarlo, sino el modo de trabajar con el contenido. Mientras que en la producción argentina seguimos paralelamente la investigación a través de su director, quien nos muestra cuáles son las falencias del sistema judicial a la hora de emitir un veredicto errado (al menos, insisto, según las evidencias expuestas), en “Paradise lost 3: purgatory” se nos sugiere constantemente que algo anda mal (los directores no estudian pruebas, sino discursos y testimonios).

En un punto culminante de sus vidas, algunos de los tres acusados (creemos que injustamente, según las pruebas y los testimonios) dicen frases como “no es perfecto” o “no es justicia”, refiriéndose a las maniobras, quizá tramposas, con las que se manejan los jueces. Todo el conjunto, que demuestra constantemente cómo puede orientarse para otro lado un testimonio, cómo pueden manipularse pruebas trascendentales, está plagado de momentos donde la crítica domina el escenario sobre la acción misma. Y, como tercer parte de una saga, intenta aportar algo nuevo a una situación que refleja la parálisis del caso. Si algo debe criticársele a esta nueva entrega, que no deja de ser buenísima, es que nos pone demasiado a tono con la historia. Y cuando digo demasiado, es demasiado: invierte demasiado en hablar del pasado, ya trabajado en las anteriores entregas (está bien hacer una introducción, un epílogo, pero no abusar del tiempo) sin dejarle tanto espacio al presente (que sin lugar a dudas es el que trae importantes novedades al espectador).

Dividida en tres capítulos, una introducción o prólogo y un epílogo, “Paradise lost 3: purgatory” sabe plasmar artísticamente, y hasta con un poco de humor, esa faceta rebelde y oscura que, presuntamente, es la que ha llevado a tres sujetos comunes y corrientes tras las rejas durante casi dos décadas. Metallica contribuye un poco, y la película hace el resto. Nunca perdiendo la seriedad o la gravedad del asunto, que es clave para permanecer atados al curso de los acontecimientos durante dos horas. Y, por sobre todas las cosas, arrojando las palabras justas para generarnos una ligera sensación de furia e impotencia. Desde lo personal, para que un buen documental de carácter crítico tenga efecto, esa es la primera sensación que debe causar sobre el espectador. Y también la última.

Puntuación: 7/10 (Notable)

viernes, 24 de febrero de 2012

Los Muppets.

The Muppets.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Hay películas y películas. Entre las que van dedicadas a los chicos, hay películas que saben separar lo imaginario, lo imposible y lo poético de lo real, capaces de conmover con metáforas y personajes entrañables. Una de ellas puede ser “Donde viven los monstruos”, una producción hermosa, triste y emotiva. A ese estilo puede llamársele “cine infantil” o, en muchos casos, “cine familiar”. Y después están las que no saben separar estas cosas y, entre otras graves fallas, entregan un mal borrador sin corregir. A ese cine lo podemos catalogar como “cine idiota” o, dependiendo del nivel de credibilidad que nos genere, “cine idiota e hipócrita”. Desgraciadamente “The Muppets” ingresa en la segunda categoría. Desde su inicio es como comer una torta hecha de espuma. Todo es repugnantemente plástico, y no hay que dejarse engañar por su discurso excesivamente optimista, o su despliegue inacabable de colores: es un homenaje falso (e insisto, feliz) como puede serlo un perro con dos colas.

Con un elenco formado por grandes intérpretes y por Jason Segel, que también se acopla a la redacción de un guión bastante tonto (al menos es genuino, no puede esperarse otra cosa), esta película apenas funciona como un musical. Porque hay algunas canciones bien logradas (como la nominada al Oscar “Man or Muppet”) y otras que son bastante flojas, y que encima aparecen más de una vez (como “Life’s a happy song”), pero que en general tratan de animar un argumento cadavérico, rígido, estancado, donde cualquier duración (desde una a dos horas) puede parecer exagerada. Los personajes, que alguna vez han sido carismáticos, acá no tienen una gota de gracia. Es un humor sano, pero malo. Los mejores momentos, están dados por tres intérpretes: Amy Adams, que llena de encanto la pantalla, Chris Cooper (como uno de los villanos más dignos de los últimos dos años) y Jack Black, que realiza algo notable, sorprendente, siempre acorde a su nivel como actor.

Y luego está la media hora final, que bien sabe recrear el caos a través del caos. Entre números torpes, otros un poco más coordinados, nos adentramos a una resolución obvia. Lo que nunca imaginamos como espectadores, es que todo puede acabar tan rápido, y de forma tan poco creíble. Es como si en un segundo, una persona viajara de Estados Unidos a Francia (bueno,…); así de tonto. Y somos testigos de la destrucción del villano, única figura memorable de un trabajo paupérrimo, en un golpe de felicidad insoportable. Todo lo que viene después del final sobra, por supuesto. Pero ¿qué hace uno hablando de sobras, si lo que sobra en realidad es toda la película?

Puntuación: 3/10 (Mala)

jueves, 23 de febrero de 2012

Bullhead.

Rundskop.

Crítica.

Bélgica ha enviado a competir a los Oscar a su producción “Bullhead”, que curiosamente ha alcanzado un lugar entre las cinco mejores películas de habla no inglesa del año. Este trabajo mezcla el suspenso y el drama en una historia que constantemente pretende ser más compleja de lo que realmente es. De hecho, si ha alcanzado una nominación a un Oscar, posiblemente sea porque no se la ha considerado algo complejo; por el contrario, su mérito claramente es su simpleza detrás de todo. Tanto en las experiencias traumáticas que se arrastran desde la temprana edad, como en las dimensiones que pueden adquirir nuevos acontecimientos en la vida adulta, abarcando personas no del todo familiarizadas con la cuestión.

Pese al original argumento que propone, del que no es conveniente develar nada, me da la impresión de que “Bullhead” (que podríamos traducir como “cabeza de toro”), falla en todos los objetivos que se propone. Básicamente, porque nunca define su territorio. Si estamos frente a un trabajo con tintes cómicos, no están logrados; si estamos ante un thriller criminal, no termina de convencer. Si estamos ante un drama psicológico sobre represiones y venganzas, menos aún. La misma historia sugiere que todas estas cosas acaban yuxtapuestas en algún momento de la vida del personaje principal, Jacky, pues todas reflejan de una manera u otra la verdadera naturaleza de un oscuro personaje, a quien en numerosas oportunidades vislumbramos como una sombra. Es una proyección de lo que ha podido ser, de lo que debe ser según los parámetros sociales, y no de lo que verdaderamente quiere. Su destino ya está escrito, está marcado y es irreversible. Está en él tratar de hacer las cosas lo mejor posible.

Interminables dos horas de duración que nunca alcanzan un ritmo aceptable, nunca llegan a involucrarnos en ninguna de las tramas secundarias, y mucho menos en la trama principal. No podemos hablar de suspenso porque, aunque lo intente, no lo tiene. La parte criminal es buena por lo que cuenta, y no por los métodos que usa para contarla. El resto, todo lo que tenga que ver con el conflicto interno de Jacky (resuelto en un clímax final que el espectador merece a modo de recompensa, pero que se ve débil), no acaba de resultarnos duro ni doloroso. Tampoco sentimos enojo, ni nos da rabia la injusticia. Simplemente somos testigos pasivos de la trágica historia de Jacky, rodeado de otras sombras que no puede controlar. A nosotros, sólo nos queda admirar su originalidad, el estupendo trabajo de Nicolas Karakatsanis en la fotografía y de Matthias Schoenaerts en la interpretación principal. El resto, puede tener algún momento interesante, pero el resultado es muy poco satisfactorio.

Puntuación: 4/10 (Regular)

miércoles, 22 de febrero de 2012

My week with Marilyn.

My week with Marilyn.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

“My week with Marilyn” representa una vez más la tendencia de las actrices nominadas al Oscar: son grandes intérpretes en grandes roles, pero en películas que fallan. Marilyn Monroe, como Margaret Thatcher, son mujeres revolucionarias que dejan ver, en sus “homenajes”, sus puntos débiles. Así, nos encontramos con una muchacha insegura, muy frágil, que se vuelve dependiente del hombre que se le cruza. Película dirigida por Simon Curtis que retrata, en parte, la crónica de Colin Clark, cuyas memorias sobre su semana con Marilyn son llevadas a la gran pantalla en esta adaptación, que sin adaptarse al espíritu de este controversial y delicioso personaje, bien parece reflejar la personalidad entre testaruda y torpe del Clark que tan bien interpreta Eddie Redmayne. Por momentos capta el ritmo sensual y juguetón de Monroe, pero no en su totalidad. De no ser porque continuamente están diciendo su nombre, además de por algún rasgo físico explícito, nadie se daría cuenta de que esta comedia dramática biográfica trata sobre la mismísima Marilyn.

Con una puesta en escena elegante sin exageraciones, sobria, modesta, está ambientada en los finales de la década de 1950. Los momentos más interesantes de la película son los que no tienen como protagonista a Michelle Williams: y no porque ella no actúe bien, sino porque hay alguien que actúa mejor. Acá, Monroe no es capaz de devorarse al Príncipe. Sin lugar a dudas, el cineasta Kenneth Branagh es la estrella de este telefilme británico, interpretando nada más y nada menos que a Laurence Olivier. Una figurita que, pese a ser totalmente secundaria, nos da motivos como espectadores para seguir conectados a la historia. Somos testigos de un duelo de talentos como en “Amadeus”, donde la mezcla de enojos y admiración se vuelven una telaraña de egocentrismo y malentendidos, quizá no de forma tan extrema como en la obra maestra de Milos Forman, pero sí de manera estilizada, edulcorada y propia de una comedia.

Con un gran elenco, que incluye a Judi Dench, Dominic Cooper, Emma Watson y Toby Jones –entre otros, es un entretenimiento pasajero y olvidable, con un estilo sereno y poco llamativo. Por momentos frío, poco relajado. Casi una antítesis del ícono al que Curtis parece querer rendirle homenaje. Hay escenas que nos roban una sonrisa, mínima, con las respuestas y gestos provocativos de la protagonista, pero se cuentan con los dedos de una mano. Todo lo que podemos llegar a robar nosotros, como espectadores, se reduce al carisma de sus intérpretes principales. Y quiero aclarar que, aún viéndose eclipsada por un monstruo del cine, Michelle Williams ofrece algo magnífico en su caracterización. Le da, por momentos, el alma que la misma película no sabe hallar. Pero claro, por otros momentos, Williams parece sufrir el mismo problema que su personaje al principio del filme: no conecta del todo con lo que tiene que hacer. Y eso indefectiblemente pesa.

Puntuación: 4/10 (Regular)