domingo, 12 de febrero de 2012

Larry Crowne

Larry Crowne.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Tom Hanks es el máximo responsable de “Larry Crowne”, como productor, director, guionista e intérprete principal. Digamos que escribe unas líneas bastante interesantes en conjunto con Nia Vardalos, algunas mucho más profundas de lo que parecen, produce y dirige una comedia romántica agradable, del subgénero “it’s never too late for a second chance” (Nunca es demasiado tarde para una segunda oportunidad), con actores maduros (otros casos: “Noches de tormenta” con Richard Gere y Diane Lane; “Tu última oportunidad” con Dustin Hoffman y Emma Thompson) e historia medianamente adulta. Y como actor, Tom Hanks se regala a sí mismo un personaje que padece (no recuerdo si se explicita o no) un retraso mental terrible, pero en el fondo es un sujeto entrañable, inteligente y abnegado. Al ser despedido por no tener estudios universitarios, decide embarcarse en la aventura de estudiar, casi a los cincuenta años, y se enamora de su profesora de oratoria (interpretada por Julia Roberts). Por fortuna, el mensaje es alentador: “la universidad es fácil”. O al menos “Larry Crowne” deja en claro esto, que no hay demasiado detrás de los estudios, y que cualquiera, incluyendo un retrasado mental desempleado, puede aprender si lo hace con amor.

Tiene la duración justa y está plagada de clichés, no es más ni menos que una típica comedia romántica americana, pero cuenta con el encanto de dos enormes actores que saben lo que es actuar, que hacen creíble una relación bastante inverosímil, dado que los personajes están pésimamente escritos. Pero las situaciones no, son mucho mejores. Básicamente, porque exponen la realidad económica mundial, inspiran a comprender de forma aproximada la magnitud de los acontecimientos que atraviesan el globo. Y no necesita dar lecciones de economía para que el espectador comprenda la crisis, simplemente nos aporta una historia de vida (veraz o no) y nos permite descubrir detrás de toda la sonrisa y la gracia, del tonteo y la pavada, que las cosas en el mundo real no están funcionando bien.

No creo que pese a sus errores sea un fraude. Como comedia cumple, hace reír desde lo sano y lo inocente, diálogos a veces ingenuos, un humor cándido, pero que dibujan una sonrisa, por leve y vergonzosa que sea. Como romance también, el vínculo no se hace tan chato, y digamos que entre dos dibujos, el amor adquiere cierto volumen necesario. Como crítica, ha podido arriesgarse mucho más, pero hace una revisión buena de la situación global. Y por último, un elenco sin tanto lujo, que acaba siendo útil. Desde una inflada Pam Grier, (¿dónde quedó Jackie Brown?), pasando por los divertidos Rami Malek, la voz de Nia Vardalos, y quien se devora la película de un bocado: George Takei. Todos conforman una película para sentirse bien, pero sin evitar sentir cierta culpa porque, de alguna forma, uno no debería sentirse así.

Puntuación: 5/10 (Floja)

1 comentario:

Orientadora dijo...

No estoy de acuerdo con la observación que hace sobre el personaje Larry Crowne: ¿dónde se alude a la supuesta deficiencia intelectual de Crowne?. Es más.... ¿qué evidencias hay en la película sobre este hecho? Posiblemente su capacidad de adaptación en una situación de crisis como la que vive, sea el ejemplo más claro de inteligencia.