lunes, 27 de febrero de 2012

Resultados de la 84ª entrega de los Oscar.

Con un trabajo admirable de Billy Crystal como anfitrión de la gala, un indiscutible buen gusto y unos premios que se cerraron en el duelo entre "lo viejo" y "lo nuevo", es decir, entre "El Artista" y "La invención de Hugo Cabret", hace unas horas acababa la octogésima cuarta entrega de los premios de la Academia.

El año 2011 fue un año de homenajes, algo que se vio reflejado en la distribución de los premios. Si hay tres trabajos (oscarizados) que apunten a homenajear la pasión por las artes, ellos son el bellísimo cortometraje "The fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore" (que celebra el amor por la lectura en un episodio mágico) y las dos multinominadas producciones "La invención de Hugo Cabret", americana dirigida por Martin Scorsese y ambientada en Francia, y "El Artista", francesa (a no ser que sean los Independent Spirit Awards, donde la película se vuelve "camaleónica") dirigida por Michel Hazanavicius y ambientada en Estados Unidos. Ambas en un mismo momento histórico (los años 30), que homenajean al cine de forma diferente.

Son muchos sus puntos en común: son películas agradables, nostálgicas, entretenidas, además de tener sus puntos débiles en el guión, razón por la cual ninguna de las dos grandes ganadoras de la noche se han llevado un premio, y sí trabajos increíbles como "Medianoche en París" y la que fuese favorita (principalmente por ser excelente, estar excelentemente dirigida, excelentemente escrita, excelentemente montada y excelentemente actuada, motivos que parecen ser insuficientes: debía ser muda y en blanco y negro) "Los Descendientes".

Tanto "El Artista" como "La invención de Hugo Cabret" han triunfado en cinco categorías. No las mismas, desde luego. La película que aman los mismos que tildan de pretenciosa a "El árbol de la vida" (claro, una película en blanco y negro, muda, no es pretenciosa, sino que capta la esencia y la magia de ir al cine en aquellos tiempos, como una gran obra maestra), que dicho sea de paso se ha ido sin nada a su casa (sí, horroroso), ha triunfado en los rubros de mejor película, mejor dirección, mejor banda sonora, mejor vestuario (!) y mejor intérprete protagónico masculino. La cinta de Scorsese ha triunfado en rubros técnicos: mejor edición y mezcla de sonido, mejor fotografía, mejor dirección de arte y mejores efectos visuales.

Plummer y Spencer, por sus respectivos roles en "Beginners" e "Historias cruzadas" han sido galardonados como actores secundarios. "Rango", "Undefeated" y "A Separation" como mejor película animada, documental y extranjera -respectivamente-. Meryl Streep y su milagrosa personificación de Margaret Thatcher triunfan así como el maquillaje de "La dama de hierro", y finalmente la canción "Man or Muppet" gana, como era de esperarse, a "Real in Río".

"La chica del dragón tatuado" gana a mejor edición, sobre las favoritas "El Artista", Los Descendientes" (las dos premiadas por el gremio) y "La invención de Hugo Cabret", además de mi favorita "El juego de la fortuna". Cinco excelentes trabajos entre los que se ha destacado el de la película de David Fincher.


Un año bueno para el cine, donde la nostalgia abunda. Esperemos que el año próximo la Academia dé un giro más progresista, y sobre todas las cosas, más justo.

4 comentarios:

mientrasleo dijo...

Me ha decepcionado bastante este año la ceremonia, han ido a lo fácil. El único caso que me ha gustado ha sido la película de animación que, por una vez, no ha sido necesariamente infantil.
Pero bueno, soy de gustos extraños.
Besos

Manderly dijo...

La academia es clásica y así lo ha demostrado una vez más.
Estoy de acuerdo con las ganadoras. No hubo sorpresas así que poco más que decir.
La gala ha sido correcta y no será la mejor gala presentada por Billy Cristal. No ha sido aburrida pero tampoco me ha parecido notable.
Saludos.

plared dijo...

La nostalgia vende y mas en una industria sin rumbo, que cada vez inventa menos y dirige su mirada irremediablemente hacia el remake.

Mis favoritas, eran lo descendiente y el árbol de la vida. Ambas olvidadas, pero bueno, digamos que el artista, era una pelicula hecha sencillamente par arrasar en estos y cualquier otro premio...políticamente correcto. Saludos y agradable resumen

Ismael Cruceta dijo...

A mí también me haría ilusión que el año que viene den un giro más progresista, jejejeje. La academia sigue siendo la academia, está claro. Nostálgica y coherente, no podemos reprocharle nada en ese sentido...
Un abrazo!