jueves, 2 de febrero de 2012

Transformers: el lado oscuro de la luna

Transformers: dark of the moon.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Insoportable bochinche. Al igual que con “La invención de Hugo Cabret”, me cuesta encontrar palabras que reflejen mis tan profundos sentimientos por esta película. La idea es, principalmente, que el lector conserve una vaga idea de lo que quiero decir. Quizá no llegue a ser preciso en los próximos párrafos, pero sí bastante honesto. No garantizo orden en mis opiniones, porque quiero ser tan caótico como “Transformers: el lado oscuro de la luna”, una película que, si una producción fuese un útero, debería fomentar el aborto. No sé si es el peor trabajo jamás hecho, pero sí uno de los más horribles que he visto. Aún aquellas parodias idiotas, que se reconocen malas, son conscientes de su calidad y juegan con eso. La segunda entrega de esta trilogía mal nacida, con Megan Fox y unas secuencias totalmente chocantes, sabe que es mala y le exprime jugo al mal gusto. El resultado, un trabajo divertido por lo malo, espontáneo, aunque absurdo e inaguantable. La tercera parte viene con todo, a reventar cualquier tipo de límite físico, a involucrar a la luna en su juego asqueroso. Con un discurso científico de fondo, con un par de datos históricos sacados de algún manual en Internet, se cree todo lo seria que en realidad no es. Y cada minuto de los 150 muestra cómo una taquillera cinta de ciencia ficción puede humillarse a sí misma. Queda tristemente en evidencia.

Parte de la culpa la tenemos quienes la vemos, algunos con mayor ingenuidad, otros para reírse del desastre. Pero algunos aún albergamos la posibilidad de que, en algún momento de la historia, la ambición la lleve a un terreno que la favorezca. Hay mucho presupuesto invertido, mucho nombre famoso en el equipo de producción, una historia que da para explotar la pantalla. Insisto, “El lado oscuro de la luna” no es el caso. Tristemente, ni su (falta de) humor, ni sus (nefastos) personajes, ni todo el ruido a acero oxidado e inservible que le ha garantizado unas cuantas nominaciones a los premios Oscar, la hace algo aceptable. No hay un aspecto de esta película por el que deba verse. Es un insulto a una saga prometedora (que jamás ha hecho una película superior a lo malo, pero siempre nos deja con esperanzas de algo mejor), un insulto a todos los fanáticos, un insulto a uno de los géneros más abierto en cuanto a posibles innovaciones, y más rico en detalles de la historia del cine. Yo acepto que la gente quiera ganar dinero a costa de derrumbar el entusiasmo de la gente, pero este caso roza la falta de respeto. No tiene nada de sentido en ningún momento. Las escenas de acción te llevan a otro mundo, que no tiene nada que ver con la película: te hacen pensar en tus obligaciones como ser humano de carne y hueso, en el mundo real, en el calentamiento global. Pero no involucra al espectador, ni lo invita a probar un bocado de semejante espanto. Hace agua por todos lados, no da respiro. Asfixia, en el peor de los sentidos. Y encima, contradice su propio mensaje: invita a que los hombres dejen su estado de mediocridad para ser alguien, a que dejen de ser mensajeros para ser héroes y que se arriesguen a salvar el mundo. A la producción: si quieren dejar de ser mensajeros y quieren volverse héroes, si quieren salvar el mundo real, les ruego que jamás hagan una película como “El lado oscuro de la luna”. Aunque el orgullo y la avaricia les impida escuchar las súplicas de quienes la hemos sufrido de verdad.

Puntuación: 1/10 (Pésima)

1 comentario:

Ismael Cruceta dijo...

jajajja! bueno, era previsible, no??