lunes, 20 de febrero de 2012

Tres grandes cortometrajes del siglo XXI. Parte 2.

A casi un año de la anterior publicación, Una Locura de Película vuelve con “tres grandes cortometrajes del siglo XXI”. En Marzo del 2011 hablábamos de ÉSTOS, pero en este caso analizamos tres nominados al Oscar del próximo 26 de Febrero.

THE FANTASTIC FLYING BOOKS OF MR. MORRIS LESSMORE.

En un año donde los libros han sido protagonistas de enormes adaptaciones, donde el “homenaje” ha sido pan de cada día, donde Humpty Dumpty se ha hecho lugar entre los íconos para mostrar su lado oscuro, llega este mágico cortometraje llamado “The fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore”. Así como Bradbury dibujaba una sociedad donde los libros podían ser capaces de manipular (de manera corrupta) la opinión pública (por lo que eran incinerados, prohibidos), este cortometraje se encarga de volverlos a la vida, de montar la fuente de las ideas, y de construir dándole sentido al ciclo de la lectura: personas que leen, se dejan envolver por el color, devuelven lo aprendido y dan paso a nuevos aprendices. Se respira un aire embriagador, ayudado por un muy buen trabajo de composición musical. Enternecedora, dinámica y didáctica, esta gran fábula no dejará indiferente. Con un encanto sublime y una narrativa comprometida con sus objetivos, es uno de los mejores trabajos del año.

Calificación: **** (sobre 5)

WILD LIFE.

Este cortometraje impacta por lo que no impacta cualquier otro de los nominados al Oscar este año: su estética. Cada cuadro se va pintando, son pinceladas y fotografías que se suceden en un ritmo endemoniado, desfachatado, como quien recuerda momentos de su vida e inconscientemente arma las piezas en unos segundos. Acá, no se necesita demasiado tiempo para reconstruir la vida de este Christopher McCandless inglés, y nos dejamos llevar por una atmósfera muy peculiar. Cuando termina, no nos deja demasiado en que pensar, simplemente nos hace entristecer por unos momentos. La nostalgia y la tragedia se toman fuerte de la mano, transformando este cortometraje en la crónica del valiente noble que se enfrenta a la naturaleza salvaje. Con una poderosa música de fondo, hace las cosas bien sin ir más allá. Pese a las sugerencias macabras, no se ve ningún Lars von Trier que nos deprima.

Calificación: *** (sobre 5)

DIMANCHE.

Ingenioso, ácido, divertido. Este cortometraje es de lo más gracioso que he visto en el año, capta con gran sentido del humor algunas de las torturas más significativas en la vida del niño tradicional, puntualmente en las jornadas dominicales. La iglesia, las reuniones familiares, se vuelven motivos de angustia y desazón para la mente juvenil, quien con esa perspectiva anhela cambiar las cosas. Y con algo tan simple como una moneda, cree que puede hacerlo. Acá, un inexperto trata de acelerar el mundo con una patada, sin saber que la esfera del planeta es bastante más grande que su pie. “Dimanche” sigue el movimiento del joven con estilo, y con un humor admirable. Después de todo, ni siquiera los más grandes son, por el simple hecho de serlo, capaces de asumir las consecuencias de sus actos. Pero lejos de toda connotación trágica que pueda llegar a surgir de su resolución, es una divertida experiencia que hábilmente rescata el clima del domingo. Con sus altibajos, pero de forma fiel y loable.

Calificación: **** (sobre 5)