jueves, 8 de marzo de 2012

Amor por siempre.

A little bit of heaven.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Tras discutir y analizar junto a mi conciencia la manera en que el cáncer ha logrado crear un subgénero dentro del drama en el cine, parece un poco macabro cómo el público ha convertido una enfermedad en una fuente de ingreso segura, aún para aquellos que realizan producciones pequeñas. Y con el paso de los años, son más y más las que tocan esta temática, aunque esta tendencia intenta equilibrar el drama con la comedia: es decir, que ya no podemos hablar del cáncer como un subgénero dentro del drama, sino que gracias a esa imprecisión, poco a poco va volviéndose un género más. Cuando queremos describir una obra en pocas palabras, ya sea para advertir al otro de qué se trata (por si la rechaza), o simplemente para hablar de más, no podemos evitar mencionar a la enfermedad. Y es que de alguna manera, inclusive dentro de las comedias, ha ido marcando terreno y robando un protagonismo increíble.

Pero no es fácil hacer una buena comedia sobre el cáncer. Sino pregúntenle a Jonathan Levine o a Nicole Kassell, quienes este año han caído en su propia trampa, intentando eliminar el golpe bajo y el cliché de los libretos, pero cayendo finalmente en ellos. Si vamos al caso, “Amor por siempre”, es una comedia romántica – dramática que fuerza situaciones (sobre el inicio) con tal de poner la lágrima en un escenario divertido (tanto “50/50” como ésta tienen boliches, por ejemplo). Visiblemente, ha resultado un arduo y fallido trabajo expandir el tumor a un organismo con sentido del humor, por así decirlo. Después de todo, la debilidad de Kassell para mantener un ritmo coherente queda expuesta cuando se vuelve lacrimógena: los últimos cuarenta minutos son repulsivos, cualquier mosca que se pose puede permanecer pegada por siglos y siglos: una resolución empalagosa e insoportable, donde reina el golpe bajo, la magia, y por supuesto esa sensación de plenitud (inexplicable) en los momentos más difíciles.

Es una película mala, desde luego: sin el humor del que se jacta desde un principio, exagerando el drama –que después de todo es lo más fácil de lograr-, sin personajes que llamen demasiado la atención, sin interpretaciones memorables –Kate Hudson es la única que logra llevar adelante un drama catastrófico-, y sin nada que sirva de motivación para seguir viéndola, “Amor por siempre” pasa a ser, entre “Beginners”, “One day”, “La guerre est déclarée” y la mencionada “50/50” (por nombrar comedias o dramas que abordan esta temática, ya sea de forma directa o no), la peor de todas. No hay nada que la salve del destino caótico que, desde un principio, hace notar un paraíso físico con la figura de un Dios sirviendo a los moribundos como un Genio. Más cerca del desastre que de lo tolerable.

Puntuación: 2/10 (Mala)

1 comentario:

Gabo dijo...

Esta si que tiene una pinta de inmiribale terrible. Mi pregunta es, que le pasó Gael Garcia Bernal? Él no hacia estas películas, de hecho nos ha dado grandes peliculas latinoamericanas/hispanas de la década pasada 'El crimen del padre Amaro' 'Amores Perros' 'Y tu mamá también' 'La Mala educación' y ahora esto??? Kate Hudson siempre me pareció medio pelo aunque me encantó en 'La llave maestra', le sienta bien ese género.

Basta de cáncer, basta de películas de Virginia Lago. Basta. Ahora si podes decir que hay una peor que 50/50 jajaja!

Saludos!