martes, 13 de marzo de 2012

La vida es un milagro.

Život je čudo.

Trailer subtitulado al español.

Video adicional.

Uno de los mejores momentos de la película.

Crítica.

Emir Kusturica es a quien suelo llamar, a modo de chiste, el director de animales por excelencia. Es muy raro que en una producción suya no aparezca algún característico mamífero (o no) que se robe la atención del espectador. Algo ya ha sucedido con “Underground”, la obra maestra que le ha dado al director su segunda Palma de Oro en el Festival de Cannes (1995), pero acá hay doble mérito de un elenco: la fauna pasa a segundo plano (aunque sea algo totalmente discutible: alguno se habrá enamorado del oso asesino o del burro suicida) y son los humanos los que deben enamorar al público con sus excentricidades, que siguen el instinto del maestro de las exageraciones y las locuras más divertidas. En dos horas y media nunca se desploma el ambiente, nunca deja de sentirse el olor a fiesta. Después de todo, el cineasta homenajea a la vida misma, en los tiempos más difíciles (el abandono de una mujer, el engaño, la guerra, la “desaparición” de un hijo) y expone sobre todas las cosas malas el amor como condimento salvador de los malos platos.

“La vida es un milagro” cuenta la historia de un matrimonio que convive con Milos, un muchacho joven, que se trasladan a la frontera entre Serbia y Bosnia. El padre, es un ingeniero contratado por el alcalde para restaurar el funcionamiento de las vías ferroviarias. La madre, una cantante de ópera. El hijo, un talentoso futbolista. Pero cuando la inminente guerra civil golpea las puertas del lugar, la desgracia empieza a hacer vibrar las colinas en la bellísima región balcánica, y el ingeniero debe afrontar su situación con ingenio y optimismo. Es una historia dramática pero en clave de humor, un romance insólito que pone a prueba la tolerancia y burla a la guerra que, en todas sus películas, Kusturica tilda de absurda. Siguiendo con ese ojo crítico, ácido y encantador del director, monta un escenario fabuloso donde la orquesta sigue tocando aunque la niebla, el polvo y la oscuridad parezcan arrastrar malos augurios.

Con la picardía de siempre, con ese ritmo disparatado y momentos tan memorables como ridículos, “La vida es un milagro” recoge lo mejor del cine de Benigni, Leigh y Kaurismäki (para mencionar algunos a lo largo del mundo) y se exhibe directo hacia el mundo, aún imperfecta, como un clásico incomprendido. Después de todo, es una experiencia sumamente agradable para cualquier espectador, con un final que encantará por mantener el tono delirante del resto. Una composición cálida y sensible, pero que no busca la lágrima del espectador en los momentos que pueden parecer tristes: roba la risa y enamora cuadro a cuadro, algo más que loable en tiempos tan duros como los que se viven hoy en día.

Puntuación: 8/10 (Muy buena)

1 comentario:

magu dijo...

RODRIGO
Mirá EL ARTISTA y pasame la crítica, yo le hice una rimita, me encantó, y hacé otra sobre LA DAMA DE HIERRO, me interesan ambas cr´ticas. Me gustaría muchísimo que aquí se vendan los cds de las películas cómicas de JEAN DUJARDIN donde parodia a JAMES BOND, OSS o algo asi, fijate si las podés ver, saludos