domingo, 1 de abril de 2012

El mal del sueño.

Schlafkrankheit.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

“El mal del sueño” es uno de los dramas más tristes estrenados durante el 2011. Con el Oso de Plata al mejor director en el prestigioso Festival de Berlín (premio que recibió Ulrich Köhler), narra la historia de un hombre que se ha desconectado de su tierra para meterse de lleno en su trabajo a varios cientos de kilómetros de su dulce hogar. Esto incluye abandonar a su familia, y ante todo, abandonarse a sí mismo. La metamorfosis del personaje principal es sorprendente, pero chocante a la vez. Y gran parte del golpe que te da esta gran película tiene que ver con esta evolución, o involución, plasmada con sutileza magistral por el intérprete francés Pierre Bokma. Desde un inicio oscuro, pero feliz, hasta un final luminoso pero agresivo, todos los matices de la compleja historia nos dan un pantallazo de la vida misma, con las manos del destino temblando, ancianas pero fuertes, y nos meten de lleno a nosotros en el mal del sueño, es decir, nos hacen poseer al protagonista en su pensar y en su hacer, nos hacen ser él por una hora y media, nos hacen tomar el control de un barco que se hunde.

Hay un gran manejo de los paisajes, algunas escenas son espeluznantes, otras exquisitas, pero en conjunto muy bien hechas. Jamás me he encontrado con película similar, quizá sí en el abordaje de la temática (por el tema de la medicina), pero nunca con una que se aproxime en su puesta en escena. Son varias historias cruzadas más allá del horizonte, y Köhler sabe manejar muy bien la situación, con maestría, con esmero, con mucha atención en los detalles. Si “El mal del sueño” tiene un punto débil, estará más vinculado con el cuento que con la puesta en escena. El guión cuenta demasiado en poco tiempo, y da algún que otro salto de tiempo y espacio que es difícil de seguir, por momentos. Llega un punto (y aclaro cuál: la aparición del segundo protagonista, el hombre que va a estudiar cómo se está tratando el mal del sueño en los institutos médicos de África), en el que estamos más preocupados en entender las escenas previas, que en entender qué está haciendo este nuevo personaje. Luego atamos cabos, y nos dejamos llevar por ese final, que entra en la lista de los mejores del año. Por lo ridículo, pero también por lo impactante. Los últimos veinte minutos, entre árboles, disparos, animales y malos humores, parecen un extracto de una obra maestra. Puede no seguir el ritmo del resto, pero sin lugar a dudas convence. Y uno no hace más que admirar la imaginación del guionista, el talento del director, que son la misma persona: y merece los elogios por combinar tan bien estos peligrosos factores en un producto osado y satisfactorio.

Puntuación: 6/10 (Buena)

2 comentarios:

plared dijo...

La vi ayer y la verdad es que sin ser una gran pelicula. Esta bastante bien. La ultima media hora genial. Me gusto. Saludos

Dialoguista dijo...

A mi no me gustó nada. Si tiene un clima raro bien logrado. Pero ese final, ridículo como bien decís, me aleja de todo lo que se contaba. Que se yo, para mi le falta mucho a la peli. Por supuesto, es solo mi opinión. Saludos!!!